Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Los domingos DOMINGO 22 1 2006 ABC MEZCLA DE CULTURAS Riay Tatary Bakry: En España hay muy pocas familias polígamas (Viene de la página anterior) Tres son multitud. Eso se ha pensado siempre, pero uniones como ésta, celebrada en Holanda en septiembre, AP aventuran un mundo cada vez más complejo. En la foto, Victor de Bruijn, de 46 años, Bianca, de 31, y Mirjam, de 35 igualdad de derechos y deberes entre los esposos, y se eleva la edad mínima del matrimonio desde los quince a los dieciocho años, entre otros logros Lamrini confiesa, no obstante, que no han podido impedir que el derecho a la poligamia permanezca en el articulado. Es una opción muy minoritaria, que requiere la autorización de la primera mujer y la igualdad de trato entre las esposas. Entre mis amigos, no conozco ningún caso, por eso es tan curioso que cuando las uniones múltiples están en retroceso en África se empiece a hablar de ello en Europa O incluso más allá. En Estados Unidos se han publicado algunos artículos sobre lo que llaman hombre compartido sobre todo en barrios negros donde la población masculina es menor de lo habitual, con un índice de delitos y encarcelamiento que cambia el paisaje sexual Se cita un estudio realizado en Chicago que concluye que el 21 por ciento de los hombres negros tienen relaciones con más de una mujer, mientras que en otros lugares, como Cook County, esa cifra ronda el 6 por ciento. En EE. UU. la poligamia es ilegal, aunque algunos mormones la siguen practicando, a menudo acusados de bigamia ante los tribunales. En Ontario (Canadá) The Christian Science Monitor también habla de uniones poligámicas en las comunidades islámicas, e incluso hay un estudio financiado por el Departamento de Justicia y Mujer que recomienda su despenalización. Por qué penalizar este comportamiento se pregunta la autora, Martha Bailey. No criminalizamos el adulterio, ¿por qué señalar una forma especial de comportamiento para su criminalización? Mi futuro marido está casado con una argelina. Él es argelino, y yo española musulmana explica Mariam. Otro testimonio, anónimo: Soy española de tradición cristiana, aunque mi familia no es practicante. Llevo casi tres años saliendo con un chico de Senegal, y ahora ha surgido un problema. Este año irá un mes de visi- MATRIMONIO DE UN TRÍO MAR EVANGELIO LUZ P Conociendo el progresismo multiculturalista que nos gobierna, no resultaría extraño que se autorizara la poligamia. Se ha legalizado el matrimonio homosexual, ¿por qué no dar otro paso? se pregunta el ensayista Miquel Porta Perales or si no fuera suficiente el revuelo surgido en nuestro país con motivo de los matrimonios homosexuales, otra noticia producida en Holanda ha hecho saltar la alarma sobre una posibilidad aún más polémica: la legalización de la poligamia. El pasado 23 de septiembre saltaba a los medios holandeses el titular: se ha casado el primer trío. Se trataba de la primera unión formal y pública de un hombre con dos mujeres. Según sus declaraciones, la unión se basa en el amor que se profesan y parte de la bisexualidad de ambas mujeres. Pero no se puede hablar de matrimonio, ya que lo que hizo el trío fue acudir al notario de Roosendaal y suscribir un contrato de cohabitación. Técnicamente, lo efectuado por los contrayentes holandeses se encuadraría dentro del llamado matrimonio grupal o círculo matrimonial categoría incluida dentro de la poligamia, como forma de relación en la cual más de un hombre y más de una mujer forman una unidad familiar, manteniendo una relación poliamorosa, y todos los miembros del grupo comparten responsabilidad paternal para cualquiera de los hijos que surjan del vínculo. Este tipo de poligamia no tiene reconocimiento, hoy por hoy, en ninguna jurisdicción de nuestro entorno, ya que la mayoría de los países occidentales están inspirados en la tradición judeo- cristiana. La cuestión ha suscitado una discusión en Holanda, al no estar permitida la poligamia. Determinados sectores solicitan al Ministerio de Justicia la anulación del contrato, mientras que otros mantienen la defensa del mismo y el cumplimiento de la ley, ya que técnicamente no es matrimonio. La situación nos traslada a España, una vez comprobado el gran debate social suscitado por la aprobación de la ley 13 2005 de 1 de Julio, que elevó a rango de matrimonio la unión gay. Así, una vez posicionados tras Holanda en la vanguardia legal en derecho matrimonial, debemos estar preparados para posibles próximos acontecimientos. Noticias como ésta provocan interesantes reflexiones. La primera es que la aprobación del matrimonio homosexual se puede ver como el fin de una reivindicación, y como punto de partida para la discusión de cualquiera de los pilares de nuestra estructura social. La segunda reflexión es... ¿cabría en nuestro país algo semejante? Dejando aparte los casos de residentes inmigrantes en España que han celebrado matrimonios polígamos en sus países de origen que lo permiten, lo cierto es que el patrón holandés podría reproducirse, con la suscripción de acuerdos privados entre los otorgantes, que no producirían los efectos del matrimonio legal, pero sí organizarían la economía de los convivientes, la distribución del patrimonio que adquieran, e incluso dispondrían a través de testamento legados que permitan heredarse unos a otros. La cuestión es que a estas nuevas formas de agruparse familiarmente les aprovechan los mismos argumentos que han servido para aprobar el matrimonio gay, siendo el primero de ellos el del ejercicio de la libertad personal. En este sentido, algunos miembros de la Federación de Entidades Religiosas Islámicas empiezan a reclamar que se regule la opción matrimonial de la poligamia. José Antonio Marina, en Teoría de la inteligencia creadora declara: El uso indiscriminado de un término no sería grave si las palabras no fueran un instrumento para analizar la realidad. Pero lo son. Sus significados indican senderos abiertos en las cosas, que las hacen transitables. Una palabra perdida es, tal vez, un acceso a la realidad perdido. Una palabra emborronada es un camino oculto por la maleza Desde un punto de vista estrictamente jurídico, la palabra matrimonio ha sido emborronada, y con ejemplos como el de Roosendaal se abre el incierto camino por la maleza. Abogada del despacho Zarraluqui en Valencia. www. zarraluqui. net ta a su país. Es la primera vez que va desde que emigró, hace cinco años, y me ha dicho que si su madre le pide que se case, lo hará Ejemplos como estos no dejan de ser anécdotas, al menos por ahora, en opinión de Mansur Escudero. Yo conozco tres o cuatro casos de poligamia entre españoles y musulmanas, no más Escudero explica que esos tres o cuatro casos funcionan como una familia normal en dos casas, o con dos cocinas. Cada esposa tiene su ámbito. Lo más importante es que se las trate con equidad y justicia, en todos los aspectos Añade que hay familias que se llevan muy bien y otras conflictivas, como en la monogamia, y que la poligamia requiere una madurez enorme por parte de to- dos Escudero es uno de los líderes musulmanes que ha pedido en ocasiones al Gobierno que se flexibilice la ley para aceptar modos de convivencia con tanta historia como la poligamia. Por ahora, parece algo impensable, aunque el runrún (Francia, Chechenia, Canadá, e incluso el trío holandés que formalizó su unión ante notario) cada vez suena más cerca.