Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 1 2006 Los domingos 57 tro hijos, yo la respeto, y trato de que no le falte de nada, pero mis sentimientos no tienen nada que ver con los de mi primera mujer. Soy justo con las dos, pero hoy en día, si volviera atrás, no me casaría con la segunda ¿Cuántas familias poligámicas hay ya en España? Hasta ahora, es un número muy reducido afirma Riay Tatary Bakry, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas. En mi mezquita- -situada en el barrio de Tetuán (Madrid) -conozco algunos ejemplos, la mayoría de hombres que no han conseguido traer a sus esposas de su país de origen y han tomado aquí una segunda mujer para no cometer ningún pecado Y algo parecido opina Mansur Escudero, español, musulmán, secretario general de la Comisión Islámica, que considera que no hay un clamor social que pida la regularización, aunque tampoco es lógico que en una sociedad plural y laica sólo se permita una forma de matrimonio Si se legisla la unión entre homosexuales, se pregunta, ¿por qué no un tipo de familia que tiene siglos de historia? La ley y las formas de unión Aunque parezca una broma, no faltan los analistas e intelectuales que consideran probable una flexibilización de la ley de ese corte. Opina Eduardo Hertfelder de Aldecoa, presidente del Instituto de Política Familiar, que el Gobierno actual desea la integración del mundo musulmán adaptando nuestra cultura a la suya, en lugar de a la inversa, como sería más lógico Cree que la tendencia es que cualquier unión convivencial tenga los mismos derechos que el matrimonio, lo que encierra un evidente cariz electoralista. Más de un millón de musulmanes, más de un millón de posibles votos. Y en esa misma dirección camina el escritor y ensayista Miquel Porta Perales: Conociendo el progresismo multiculturalista que nos gobierna, no resultaría extraño que se autorizara la poligamia. Se ha legalizado el matrimonio homosexual, ¿por qué no dar otro paso? A buen seguro que encontrarían las justificaciones pertinentes: los derechos de la población islamista que vive en España, la pluralidad de formas de convivencia de nuestra sociedad, las alternativas a la familia tradicional, la democracia avanzada... Amina Lamrini, de la Asociación Democrática de Mujeres de Marruecos, se sorprende de cómo crece este debate en el norte del mundo. Habla desde su despacho en Rabat, con el Código de familia aprobado hace poco más de un año sobre la mesa. Dice que la nueva ley ha mejorado la situación de la mujer en su país. Ya no necesitamos la autorización de un tutor para casarnos, se reconoce la (Pasa a la página siguiente) EPA gámico en España? Esas son las consecuencias. Cuando una sociedad va perdiendo las señas de identidad de las instituciones, al final se queda al pairo, se queda al albur de la conveniencia de la opinión pública española Utah, paraíso de polígamos MERECEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Son como sectas que viven aisladas, con la Biblia en la mano. La organización Tapestry Against Polygamy estima que en Estados Unidos hay unos 100.000 polígamos, aunque otros reducen esta cifra hasta 30.000. En los que todos coinciden es en que Utah es su gran refugio. Allí se instalaron las comunidades mormonas, que hasta 1890 profesaban la poligamia. La presión de la sociedad les obligó a abdicar oficialmente de esa práctica, pero muchos de sus miembros siguieron profesándola. Hasta el año 1940 no empezó a perseguir la Iglesia mormona a los polígamos, lo que provocó varias escisiones. Con todo, durante el siglo XX la poligamía en Utah ha sobrevivido con una política parecida a la que el ex presidente Bill Clinton implantó para los homosexuales en el Ejército: Don t ask, don t tell (no preguntes y no se te dirá) El primer juicio en medio siglo contra un polígamo se produjo en 2001 y sentó en el banquillo a Tom Green, que a sus cincuenta y dos años tenía cinco mujeres y veintinueve hijos. El hombre, que se consideraba un cabeza de turco, fue condenado a cinco años por defraudar al estado en la manutención de sus hijos, así como al pago de 78.000 dólares, y cinco años por cada uno de los cuatro cargos de bigamia. La trampa es que estas sentencias serían servidas de forma concurrente, lo que quiere decir que Green sólo pasaría un máximo de cinco años en prisión, en lugar de 25, y por fraude. La soltería, mal vista Ferrán Iniesta, historiador y antropólogo, ha vivido largo tiempo en África, y ha conocido de cerca el día a día de la poligamia. Algunas compañeras de profesión, que habían dedicado su juventud a progresar en su carrera, terminaron por casarse a una edad avanzada como segundas esposas- -recuerda- porque allí quedarse soltera está mal visto Esta mañana, en su despacho de la Universidad de Barcelona, explica que en Occidente asistimos a una disolución de las estructuras estables de familia, y eso no me parece bueno ¿Está a favor de la poligamia? le preguntamos. No es eso- -señala- pero sí es verdad que es una forma estable de convivencia, y en ese sentido es mejor que la ausencia de reglas a la que nos encaminamos Iniesta cree que en Occidente no hay tiempo, espacio ni dinero para que avance de forma sustancial un concepto de familia amplia, aunque en la práctica sí hay muchos casos encubiertos de relaciones múltiples, amantes, queridas, el segundo despacho que le dicen en Guinea En su opinión, a pesar del crecimiento de la comunidad musulmana, no veremos cifras voluminosas de familias poligámicas, pero sí casos crecientes, lo que puede animar a que se flexibilice la legislación Soy musulmán desde hace treinta años, me casé con una mu- jer musulmana, y a los seis años de casados descubrimos que ella no podía tener hijos- -confiesa en webislam un hombre que prefiere ocultar su identidad- Nos costó, pero decidimos tomar una segunda esposa. Al principio fue muy difícil, pues yo adoro a mi mujer. Mi segunda esposa me ha dado cua- Mi marido se fue a Marruecos y se casó con otra chica. Ella sabía que estaba casado conmigo, porque se conocieron aquí, así que no creo que se queje de nada