Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 1 2006 Los domingos 55 Judíos contra Chávez y Chávez contra los judíos a Prensa francesa de izquierda Libération y, después, Le Monde recogía días atrás un manifiesto, firmado por una serie de intelectuales y artistas venezolanos, contra las alusiones antisemitas en el discurso oficial venezolano que pronto obtuvo eco en los medios de comunicación de otros países. Los firmantes de la carta- -entre los que figuran profesores universitarios, periodistas, escritores, abogados... -aseguran haber visto con asombro y consternación la aparición de ciertas alusiones antisemitas apenas encubiertas en el discurso del presidente de la República, tal como lo acaba de denunciar ese siempre vigilante Centro Simón Wiesenthal, y que contienen dos viejos tópicos antisemitas: el de los que crucificaron a Cristo y que luego, a lo largo de los siglos, han acumulado la riqueza en detrimento, se supone, de los gentiles Los signatarios del comunicado sostienen que, a medio siglo apenas del Holocausto, haya un gobernante capaz de repetir esos lugares comunes, que serían ridículos si no estuviesen manchados con la sangre de millones de seres humanos de toda edad y condición, ya sería alarmante. Pero, por desgracia, no se trata de una declaración aislada del presidente, como fácilmente puede constatarse en otras manifestaciones del discurso ideológico del régimen. Es bien sabido que, durante un tiempo, el hoy presidente estuvo asesorado por el aventurero Norberto Ceresole, que se jactaba no de ser antisemita, ni de oponerse sólo a la política del Estado de Israel, sino de ser enemigo de un pueblo cuya vocación traidora se remonta a su huida de Egipto La nota concluye que éstos son signos ominosos orientados hacia el intento de integrar a Venezuela en un eje racista e intolerante Las declaraciones de Chávez el día de la última Nochebuena, según constan en varias páginas de internet afines al presidente venezolano, fueron: Hoy, más que nunca en 2.005 años, echamos de menos a Jesucristo, porque el mundo se está consumiendo día tras día, así como las riquezas del mundo suficientes para todos, pero, de hecho, unas minorías, los descendientes de aquellos que crucificaron a Cristo, los descendientes de quienes echaron a Bolívar fuera de aquí y lo crucificaron también a su manera, que se han apropiado de las riquezas del mundo y las han concentrado en unas pocas manos, (mientras) más de la mitad de los habitantes del planeta son pobres. Aquí, nosotros hemos decidido cambiar la Historia L Hugo Chávez (centro) estrecha la mano del candidato a la presidencia de Perú, Ollanta Humala, en presencia del presidente electo de Bolivia, Evo Morales. La imagen fue tomada el 3 de enero en el palacio de Miraflores, en Caracas AP ras su apariencia formalmente democrática, el actual régimen cívico- militar venezolano tiene, en la práctica, concomitancias con los de Omar Torrijos en Panamá, Juan José Torres González en Bolivia, Guillermo Rodríguez Lara en Ecuador, Fidel Castro en Cuba y el mencionado Juan Velasco Alvarado en Perú. Pero, en el tutti fruti ideológico que alienta la Revolución Bolivariana del ex teniente coronel (y golpista reincidente) Hugo Chávez tienen especial significación simbólica Simón Bolívar (por sus aspiraciones panamericanistas, no por su inexistente conciencia social Simón Rodríguez (mentor y maestro del Libertador) y otro caudillo del XIX, Ezequiel Zamora, que se alzó en 1846 enarbolando las consignas Tierra y hombres libres Respeto al campesino y Desaparición de los godos (conservadores) En el discurso chavista no faltan continuas referencias al cristianismo, versión de la Teología de la Liberación. Según el analista Alberto Garrido, el proyecto de la Revolución Bolivariana lo formula en Ceresole: el antisemitismo del cerebro bolivariano T 1964 el guerrillero Douglas Bravo. Pero hay otro personaje, poco conocido, que marcó profundamente el pensamiento y la praxis del presidente de Venezuela hasta su muerte, en 2003: el sociólogo bonaerense Norberto Rafael Ceresole. Ceresole, que participó en la revolución del general Velasco, fue miembro de la Academia de Ciencias de la extinta URSS y asesor de Raúl Seineidin, jefe de los Carapintadas argentinos, quien, junto a Aldo Rico, se rebeló en 1987 contra el Gobierno de Raúl Alfonsín, repitiendo y fallando otra vez en su intento al año siguiente. Chávez y Ceresole se encontraron en Argentina en 1994, y pronto congeniaron. El militar adoptó del pensador dos ideas centrales: gobernar con legitimidad popular, pero a través de las fuerzas armadas, de acuerdo a un modelo que Ceresole definía como posdemocracia según la fórmula caudillo- Ejército- pueblo En el ámbito internacional, forjar un mundo multipolar, capaz de enfrentarse al liderazgo hegemónico de Estados Unidos. Pero el aspecto más polémico de Ceresole es su antisemitismo, que él siempre negó, aunque defendiera públicamente a los historiadores revisionistas que niegan el Holocausto judío, tachase de aberración jurídica Nuremberg y no se reprimiera en citar al historiador revisionista francés Robert Faurisson para describir a los israelíes como elementos imposibles de desprenderse unos de otros, un grupo unido por el odio y, para usar el término que prefieren, la cólera. Frenéticos, echando espuma por la boca, en tono que combina el gemido y la amenaza En 1999, Ceresole declaraba en Madrid: Es posible afirmar, sin ningún margen de error, que no existió ningún proceso insurreccional en Hispanoamérica, en las últimas décadas, que no haya tenido su otra cara, la contra- insurreccional, apoyada, siempre y en todos los casos, por asesores y armamento israelíes Una última perla: Una parte importante del relato canónico de la deportación y de la muerte de los judíos bajo el sistema nazi ha sido arreglada en forma de mito, utilizado hoy en día para preservar la existencia de una empresa colonial dotada de una ideología religiosa (monoteísta y místico- mesiánica) la desposesión por Israel de la Palestina árabe; y para chantajear financieramente al Estado alemán, a otros Estados europeos y a la propia comunidad judía en EE. UU. Ceresole, sociólogo bonaerense, se encontró con Chávez en 1994. Pronto congeniaron. El presidente venezolano adoptó su fórmula caudillo- Ejérci to- pueblo