Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Los domingos DOMINGO 22 1 2006 ABC PARADOJAS DE LA POLÍTICA Iberoamérica La deriva racista del nacional- populismo El etnocacerismo en Perú, el indigenismo en Bolivia... Distintas denominaciones que alientan una suerte de racismo políticamente correcto bajo la tutela del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Intelectuales venezolanos han dado la voz de alarma POR MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL EN CIUDAD DE MÉXICO l manifiesto de una serie de intelectuales venezolanos y la denuncia del Centro Simón Wiesenthal contra unas presuntas declaraciones racistas del presidente Hugo Chávez han puesto de realce la deriva hacia el etnicismo de algunos líderes sociales y políticos en Iberoamérica. Personajes que cuentan con el apoyo declarado del líder revolucionario bolivariano, sólo sea por su común oposición al régimen democrático, los partidos políticos tradicionales y la economía de mercado globalizada. En su campaña contra el imperialismo estadounidense, a Chávez le sirven todos: desde el moderado Lula da Silva hasta el jurásico Fidel Castro, pasando por el indigenismo de Evo Morales o el etnocacerismo de Ollanta Humala. Todo, bajo un barniz de izquierda ahora que este término tiene tan difuminadas sus bases ideológicas. E CLARÍN Norberto Ceresole, quien fuera gurú del presidente Chávez Ejercicios de discriminación Si bien es cierto que las comunidades indígenas americanas, los habitantes originarios del continente, apenas han tenido acceso a los medios de producción y a las fuentes de riqueza en el Nuevo Mundo, tanto durante la época colonial como tras la independencia de la metrópoli, no lo es menos que esa discriminación racial también es hoy apreciable, pero en sentido inverso, en algunos caudillos del hemisferio. El caso más llamativo es el de la familia Humala, en Perú, donde Ollanta parece tener cada día mayores posibilidades de hacerse con la presidencia de su país, encabezando la Unión por el Perú. Ollanta Moisés Humala Tasso es un coronel retirado del ejército y dirigente del Partido Nacionalista Peruano, segundo de siete hermanos de una familia de Ayacucho cuya cabeza es Isaac Humala, fundador del Movimiento Nacio- nalista Peruano, más conocido como Movimiento Etnocacerista, de tendencia indigenista, militarista y socialista. A pesar de que los Humala son mestizos, Isaac y sus hijos Ollanta, Antauro, Hugo y Ulises pretenden instaurar en su país un gobierno nacionalista con plena inclu- El padre de Ollanta Humala, candidato a la presidencia de Perú, propugna el golpe de Estado de las masas para alcanzar el poder y lavar, mejorar y regenerar al peruano sión social que, en resumen, sería el gobierno de los cobrizos andinos El etnocacerismo es una doctrina política surgida en Perú que se define por el nacionalismo étnico, que evoca tanto a la identidad inca como al nacionalismo, mediante la admiración por Andrés Avelino Cáceres, presidente del país a finales del siglo XIX y héroe en la Guerra del Pacífico contra Chile. Entre sus principales objetivos figura la sustitución de las elites criollas y de origen asiático por una clase dominante de sangre indígena. Propugna la nacionalización de la industria local y, como Morales en Bolivia, la legalización del cultivo de la coca. Ollanta Humala ha intentado desmarcarse de la vena racista de su padre y hermanos, haciendo hincapié en las propuestas socialistas de su programa. Sin embargo, se le vincula con el velasquismo, en alusión a Juan Velasco Alvarado, jefe de la junta militar que derrocó al presidente Fernando Belaúnde Terry en 1968, y cuyo régimen se caracterizó por la nacionalización del sector petrolero y una reforma agraria dirigida a Bolivarianos unidos. Unos jóvenes posan en Caracas junto a Chávez, Castro y Bolívar ABC eliminar a los grandes terratenientes. Siendo militar, en octubre de 2000, Ollanta Humala protagonizó un fallido golpe contra Alberto Fujimori. Su hermano Antauro también intentó hacer lo propio en 2004 contra Alejandro Toledo; el fracaso lo llevó a prisión, donde permanece. El progenitor de los Humala cree que su hijo Ollanta será el presidente nacionalista que abonará el terreno para el triunfo del etnonacionalismo. En ese momento, sólo las personas de ascendencia cobriza andina gozarán de la ciudadanía peruana, mientras que el resto serán ciudadanos con derechos Isaac Humala propugna el golpe de Estado de las masas para alcanzar el poder, porque desde el poder se puede lavar, mejorar, regenerar al peruano de su cerebro y corazón El presidente electo de Bolivia, Evo Morales, y su Movimiento al Socialismo (MAS) reivindican el indigenismo, una suerte de racismo políticamente correcto Su fuente también es el rechazo a los criollos blancos de origen español, surgido de una secular y sangrante injusticia social. Ese rechazo alcanzaría a todo lo que huela a civilización occidental el capitalismo, la globalización... El MAS también recurre a la mitología incaica y sostiene la nacionalización de los recursos naturales.