Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22 1 2006 Los domingos 53 6,8 El consumo de cocaína por chicos entre 14 y 18 años se ha cuadruplicado en los últimos diez años te hay que poner las trabas a la oferta allí, esto es a los camellos que muchas veces son ellos mismos Después Corral apunta que al final, el niño que tiene una conducta irregular es un niño que empieza con un fracaso en el ámbito de la familia. Cuando haces un estudio retrospectivo de aquellos que a los 18, 20 ó 25 años son delincuentes ves que el primer antecedente siempre es un problema en la convivencia familiar. Y ahora también es la ausencia de esa familia, de tal manera que la influencia que recibe es la del modelo de sus compañeros de clase, de la calle, el de sus colegas, porque sus padres sencillamente no están Un desentendimiento que llega a poner los pelos de punta: Asunción Velasco, de CVA, relata cómo durante la realización de una encuesta entre 200 niños de 10 a 12 años, sobre cómo perciben la ausencia de los padres y esa quimera de la conciliación familia y trabajo, se toparon con el caso de un niño de tres años al que el conserje del colegio halló solo tras la valla de tres metros. El crío, callado e inmóvil, tenía un folio pegado en el pecho: Le he tenido que dejar, perdía el puente aéreo Eran las 7,35 de la mañana de un día más. Luego Velasco cuenta cómo el 64 por ciento de los niños confiesa que querría estar más con su madre y el 79 con su padre; el 37 por ciento siente tristeza cuando llega a casa y no están sus progenitores y el 40 por ciento prefiriría que ganaran menos y estuvieran más tiempo con ellos La publicidad tampoco ha resultado eficaz con los menores rector de FAD- Son familias destrozadas. Hablamos de consumidores de 13 y 14 años años, que están en el colegio y que el fin de semana salen ya un poquito, y el problema está en el entorno en que se mueven, cuando empiezan a entrar en contacto con los grupos propios que son los que manejan. La familia pierde una enorme capacidad de control, lo mismo que el colegio, y lo gana el grupo de iguales, en donde las drogas en vez de marginar como ocurría antes, ahora casi integran. Hay que reírse, hay que ligar y desinhibirse, y eso con la máxima intensidad y ahora mismo porque lo aplazado no cuenta. Frente a esto, el Ministerio del Interior adopta medidas con una visibilidad inmediata. Pero eso tiene que ir complementado con medidas de verdad que son las que son complicadas y no se toman, y que van contra la demanda y directamente a la razón de porqué los chicos se drogan con 13 años EFE gio y con conflictos, presas fáciles para ser captados por la organización tanto para la venta como para otros delitos. Como meta, habría que proponerse el separar estas redes de la población escolar y eso sólo se podría hacer cambiando la estrategia de represión Y ante las pegas que le van saliendo al cerco policial al trapicheo de droga en los colegios, el comisario Jesús María Corral, responsable del plan, responde que todo el mundo actúa un poco egoístamente queriendo que la pelota esté fuera de su propio tejado, pero no creo factible que las redes se introduzcan dentro del colegio si éste funciona como tal. Es decir, si hay un control de las actividades; pero si el profesor se limita a transmitir unos conocimientos intelectuales y se desentiende de todo lo demás, que es realmente la base de un proceso formativo y educativo, ya no estamos hablando sólo de la necesidad de una instrucción policial. Depende del colegio y del maestro. Desde luego, veo a la población docente muy preocupada porque los jóvenes de hasta 16 años, que en principio es una edad superior a la que ellos estaban acostumbrados a manejar, tienen un grado mayor de libertades, y por tanto más posibilidades de libertinaje. Eso implica una readaptación de los cuadros docentes a la nueva realidad. En el equipo multidisciplinar del Plan Nacional de Drogas vemos que es necesario controlar la difusión de droga ahí donde está. Ha sido un error durante muchos años preocuparse únicamente de ir a por el gran traficante, a por las grandes estructuras, y no a por el pequeño. Estamos ante un proble- 71,8 La mayoría de los alumnos de ESO han declarado que obtener cannabis es sumamente fácil ma que hay que atajar en todas partes y que no admite situaciones intermedias Luego añade que el riesgo de que los tentáculos de estas organizaciones criminales atraviesen las paredes del colegio no es una cosa que vea en el plazo inmediato, pero si no se actúa a medio o largo plazo habría que fijarse en otros países que han sufrido esa evolución y cómo han actuado, y también observar a los que han progresado en sentido contrario. No sería descartable, pero la actividad que nace con este plan es precisamente con la intención de evitarlo Nadie quiere saber nada Hace falta, pues, que a esos 3.000 policías que cercan la oferta a las puertas de los colegios, y así lo ha pedido Luciano Poyato, presidente de UNAD (Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente) se sumen 3.000 educadores, psicólogos, trabajadores sociales y mediadores. Que la sociedad se ponga en pie y eche un Órdago así han denominado en EDEX, asociación de ayuda al toxicómano que actúa desde el País Vasco, a su programa de prevención para niños entre 12 y 16 años. Su director, Juan Carlos Melero, advierte del panorama que se da en los colegios, un mensaje para aquellos padres que delegan la educación de los hijos en los maestros: Los profesores de secundaria son más reacios a salirse de la propia asignatura y también ellos piensan que educar es función de la familia o del Estado. ¿Alguien puede creerse que en una hora de tutoría se puede hacer algo? El aprendizaje para decir no a las drogas es mucho más complejo. Estamos ante una situación muy delicada y sólo cabe la determinación política de impulsar la prevención en la escuela. Los datos están ahí y no hay que perder más tiempo Los padres ausentes O al menos se preocuparan más: Celia, directora del teléfono gratuito 900 16 15 15 de FAD para consulta y atención a dudas y problemas relacionados con la droga, subraya que de las más de 14.000 llamadas recibidas durante el año pasado sólo un 4,9 por ciento fueron de padres frente a un 20, 1 de madres y un 20, 2 de afectados. Y además- -subraya- -cuando el padre lo hace, suele ser un ultimátum: Indíqueme un centro para ingresar a mi hijo Las cuestiones sobre menores al teléfono de FAD están relacionadas sobre todo con el cannabis y la cocaína, donde hemos encontrado casos complicados de hasta trece años. Son llamadas angustiadas, dramáticas, de familias normalizadas que nunca han tenido que ver con la red pública de asistencia social. Ante todo les decimos que no están solas Es un río constante de llamadas- -insiste Ignacio Calderón, di- Niños camellos El comisario Corral, que además de miembro del Cuerpo Nacional de Policía es pedagogo y psicólogo, es consciente de la limitación de medios en las comisarías, que son las que tienen que poner en práctica las ideas del ministerio, para cuyo titular es básico en este momento hacer más hincapié en el menudeo, en los centros de ocio y en aquellos lugares en donde hay afluencia de nuevos consumidores. Ante la novedad del decremento de la edad de inicio, los 12 y 13 años, en que pasan la mayor parte del tiempo en el colegio, lógicamen- Jesús María Corral, comisario coordinador del plan policial: Ha sido un error durante muchos años preocuparse sólo de ir a por el gran traficante y no a por el pequeño. Estamos ante un problema que hay que atajar en todos los frentes