Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional DOMINGO 22 1 2006 ABC JOSÉ ANTONIO BAUTÍS Jefe del Componente Terrestre de la misión OTAN en Pakistán La OTAN no ha valorado lo suficiente el esfuerzo de España en Pakistán Marchó al terremoto con el primer relevo y se encontró con que no podían salir de un hangar. El día 29 regresará con los últimos TEXTO: LAURA L. CARO FOTOGRAFÍA: MDE MADRID. Durante 90 días, ha estado al frente de un millar de soldados de media docena de nacionalidades en el corazón de la Cachemira devastada por el terremoto del pasado 8 de octubre. Entre esos soldados, 392 militares españoles, que regresan con el orgullo -dice- -de haber cumplido su misión en el inhóspito lugar de Bagh, donde la tierra se cobró 9.000 muertos, dejó 10.000 heridos y el 90 por 100 de las construcciones en pie inutilizadas. El balance del general Bautís Otero, al mando de la Fuerza Terrestre desplegada por la OTAN en el país, no obvia, sin embargo, que la misión arrancó con problemas inesperados, que darán mucho que hablar en la Alianza. Él mismo expondrá en un informe la experiencia para que, quien deba hacerlo, saque una conclusión de esta lección aprendida. ¿Cómo han sido las relaciones con Pakistán, un Gobierno que tuvo a los primeros soldados españoles retenidos varios días en un hangar después de haberles llamado para que ayudaran a paliar el desastre del terremoto? -Las relaciones con los militares pakistaníes no podían haber sido mejores. La OTAN desplegó sus medios allí porque el Gobierno de Pakistán así lo solicitó y los países miembros de la Alianza dieron el visto bueno a la activación de la Fuerza de Respuesta (NRF) No obstante, como en cualquier país soberano, hay una serie de obligaciones como fue el Intercambio de Cartas, paso previo a la definición de, podríamos decir, derechos y obligaciones de las partes o Estatuto de las Fuerzas, que se deben acordar en el nivel político, y que no se firmaron hasta el día 4 de noviembre. -Cuando usted llegó a Pakistán el 30 de octubre en el primer vuelo, ¿tenía conocimiento de que la OTAN no había hecho esa tarea? -Cuando uno recibe una orden no se plantea acciones que están fuera de su responsabilidad. Cuando recibimos la Orden de Activación el 21 de octubre, con la que la OTAN nos ordenaba desplegar, se da por supuesto que el trabajo y las responsabilidades previas están hechos y asumidos. Después, el Parlamento español autoriza nuestra participación el día 26 de octubre y nuestro plan de despliegue se ejecuta con prontitud y eficacia, pese a que nuestros vuelos fueron desviados a Lahore. Este hecho, obligado para no obstaculizar la llegada de ayuda humanitaria al aeropuerto más cercano a la zona del terremoto, Islamabad, arrastró una serie de implicaciones no suficientemente valoradas por el nivel estratégico. ¿Se planteó alguna vez que las tropas españolas se dieran la vuelta y regresaran a España? ¿Por qué? -Para serle franco, ni se me pasó por la cabeza, pues a nadie se le escapa que en este tipo de misiones pueden existir discrepancias o interpretaciones erróneas, pero al final lo que prevalece es la misión: posibilitar que la ayuda humanitaria llegara a los más necesitados. Enseguida nos dimos cuenta de que nuestra ayuda era más que deseada, y que los problemas burocráticos no impedirían nuestra completa implicación en la misión. Sólo era cuestión de tiempo resolver las posibles diferencias. No obstante si la decisión de nuestros mandos nacionales hubiese sido abortar la misión, con la misma prontitud que iniciamos el despliegue, hubiéramos ejecutado el repliegue. -Concretamente, ¿qué han hecho las tropas en Pakistán? -La OTAN ha ido a Pakistán a desarrollar una misión de ayuda humanitaria. Consiste en la realización de obras de utilidad práctica y apoyos puntuales que faciliten un acelerado proceso de vuelta a la normalidad en la zona El general Bautís recibió al ministro Bono en su visita navideña a Pakistán afectada, sobre todo para evitar que la dureza del invierno se convierta en una nueva catástrofe humanitaria. Son trabajos de ingenieros diversos: reparación de carreteras, instalación de refugios, remoción de escombros, potabilización y distribución de agua envasada, construcción de módulos para ser utilizados como escuelas o centros de salud, además de apoyo a ONGs y atención sanitaria a la población ¿Cómo se ha encontrado la OTAN en su primera misión netamente humanitaria y además fuera de su área de responsabilidad? ¿Existe algún tipo de complejo de ONG -Desde el punto de vista exclusivamente de los españoles, el que la misión se llame Respuesta Solidaria II ya nos revela que no es la primera vez que estamos embarcados en labores de ayuda humanitaria. Por lo segundo, ni en lo que respecta a mí ni a mis subordinados, creo que podamos encontrar a nadie que se sienta acomplejado por lo que está haciendo aquí. Le recuerdo que la milicia no es otra cosa que la culminación del afán de servicio; servir a nuestro pueblo, a nuestro Gobierno, y si nos demandan ayudar a quien nos necesite, lo haremos aunque tengamos que ir a 6.500 kilómetros y en pleno periodo navideño. ¿Cuál es su impresión hoy, con la experiencia de ver en estas tareas a una NRF diseñada para ser punta de lanza contra el terrorismo -Es el diseño de la Fuerza el que se adapta a la misión y no al revés. Contábamos con una estructura tipo compuesta por diferentes Unidades, parte de las cuales fueron prescindibles y parte hubieron de ser reforzadas. Otro aspecto, es si las naciones han sido suficientemente generosas en la Conferencia de Generación de Fuerzas. España, como nación líder en NRF, ha aportado el mayor esfuerzo, adecuando unas fuerzas originariamente más enfocadas a misiones de combate, cambiando capacidades destructivas por otras orientadas a la construcción. Posiblemente este esfuerzo no ha sido valorado adecuadamente. ¿Cómo ha sido el trato con la población, y cómo se ha hecho frente a los riesgos en una zona teóricamente delicada por su cercanía a la línea de control fronteriza con India? -Nos hemos esmerado en respetar sus costumbres y religión escrupulosamente. Eso ha llevado a que la población civil viera que únicamente veníamos a ayudar y no a intoxicar a sus jóvenes, violar o raptar a sus hijas ni a obtener información sensible de sus instalaciones nucleares, como algunos grupos religiosos extremistas habían difundido previamente a nuestra llegada. Muchos se sorprenderían al saber que nuestros soldados son invitados a entrar en sus casas, presentándoles a sus familias y compartiendo con ellos lo poco que poseen. Sobre lo segundo, aunque efectivamente es una zona muy sensible, la transparencia en nuestra relación y la responsabilidad de nuestros mandos, que han dejado claro que nuestra misión es de ayuda, han hecho que no hayamos tenido sentimiento de inseguridad alguno. ¿Qué balance hace de la misión española y quién la va a continuar? -Puedo decir con todo orgullo que la tarea que se nos asignó ha sido públicamente reconocida por el Gobierno de este pueblo y que en la nueva fase de reconstrucción encomendada mayoritariamente a compañías civiles contratadas por el Gobierno podrán hacerse cargo de la fase final del plan una vez que se supere el invierno. SER MILITAR La milicia es la culminación del afán de servicio. Y si nos piden ayudar, lo haremos aunque debamos ir a 6.500 kilómetros en Navidad PROBLEMAS INICIALES Ni se me pasó por la cabeza traer a las tropas de vuelta: pueden existir discrepancias pero lo que prevalece es la misión, ayudar LA POBLACIÓN Muchos se sorprenderían al saber que nuestros soldados han sido invitados a entrar en casas, a compartir con ellos lo poco que poseen