Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN DOMINGO 22 1 2006 ABC Zapatero cerró anoche en Moncloa un acuerdo global con Mas que el líder de CiU detallará hoy Ambos se mantuvieron en contacto directo y permanente con Duran b El presidente del Gobierno recibi- rá hoy a Carod y a Saura para extender a ERC e ICV un pacto que resuelve los aspectos más cruciales según los convergentes G. LÓPEZ ALBA M. MARÍN MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cerró anoche un acuerdo global sobre el proyecto de reforma del Estatuto de Cataluña con los máximos responsables de CiU, Artur Mas, con quien se reunió personalmente en el Palacio de la Moncloa, y Josep Antoni Duran Lleida, con el que ambos se mantuvieron en contacto directo y permanente según anunció el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, a través de la agencia Efe, cuando pasaban diez minutos de la medianoche. La reunión en La Moncloa duró seis horas y en la misma se acordó que sea hoy el líder de CiU, que tenía la llave política para el acuerdo, quien detalle su contenido en rueda de prensa, que previsiblemente celebrará en Barcelona. confianza en los negociadores, singularmente en el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y en su comisionado directo, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien Rafael Simancas bautizó ayer como san Alfredo dando por sentado que habría acuerdo, que se atendría a las líneas rojas marcadas por el Gobierno y que el PSOE podría sacudirse de encima al fin un asunto que lastra el resto de su gestión en el horizonte cercano de los comicios municipales y autonómicos de 2007. Así las cosas, lo más llamativo resultó ser la ausencia en la reunión del ministro de Defensa, José Bono, y del presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, los más críticos con el proyecto catalán. Ibarra, que no hubiera podido hablar por ser miembro de la ejecutiva, se planteó ir, pero al final aceptó la recomendación de los médicos de moderar su actividad según un portavoz oficial. De Bono, que sí hubiera podido hablar, no constaba ayer, ni en la agenda pública del Gobierno ni en la del Ministerio de Defen- sa, que tuviera actividad oficial alguna que le impidiera asistir. Tampoco estuvo el primer secretario del PSC, José Montilla, que prefirió guardar reposo tras su reciente hospitalización. Zapatero pide el último esfuerzo Zapatero achicó la dimensión del campo para el debate al comenzar su intervención con el recuerdo de que en nuestro proyecto y en nuestro programa electoral hay una propuesta de reformas estatutarias y con la afirmación de que estamos en la fase final de la negociación Hago un llamamiento a las fuerzas políticas de Cataluña para que hagan el último esfuerzo, como lo vamos a hacer nosotros, para culminar un gran acuerdo para Cataluña y para España. Si lo culminamos, pasara a formar parte de la hoja de servicios que tenemos, ya muy repleta, con España, con su integración y con la democracia dijo antes de responsabilizar al PP de su exclusión en la negociación para, a continuación, glosar la gestión del Gobierno y sus prioridades. A partir de ahí, la inmensa mayoría- -encabezada por la federación andaluza, secretarios generales y presidentes autonómicos- -reprodujo la conclusión del sanedrín celebrado el día 10 en el Palacio de la Moncloa: Acabar cuanto antes y bien En los extremos se situaron, de nuevo, el PSC y la federación extremeña, aunque con una acritud sensiblemente menor que en la anterior reunión del Comité Federal, celebrada en septiembre, antes de que el texto fuera aprobado por el Parlamento de Cataluña, hasta el punto de que José Blanco redujo las discrepancias a una y media atribuyendo la media al madrileño José Acosta. Manuela de Madre, vicepresidenta del PSC, tras asegurar que los socialistas catalanes apoyarán la última pro- El proceso iba contra las rocas Ya de madrugada, fuentes de CiU calificaban a la citada agencia de satisfactorio el acuerdo alcanzado por su líder, que a su entender resuelve los aspectos más cruciales del Estatuto catalán y salva un proceso que se iba directamente contra las rocas Zapatero, según fuentes próximas a la negociación, recibirá hoy a los máximos dirigentes de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, y de ICV, Joan Saura, socios del Gobierno tripartito de Cataluña, a fin de completar el abanico de apoyos para aprobar el texto en el Congreso de los Diputados. Horas antes del pacto alcanzado en la Moncloa, a mediodía, había concluido la reunión del Comité Federal del PSOE, en la que Zapatero garantizó nuevamente que el proyecto estatutario será conforme en todo a la Constitución, responderá a los intereses genrales, mejorará el autogobierno e integrará mejor a Cataluña en la España que todos llevamos en el corazón Los más de doscientos dirigentes de toda España que integran el Comité Federal del PSOE salieron ayer de la calle Ferraz ungidos con el bálsamo Zapatero y convencidos de que el acuerdo para la reforma del Estatuto de Cataluña era cuestión de horas, con la velocidad del reloj más condicionada por la forma en que CiU quería escenificar su sí que por una negociación de fondo real. Con esa expectativa y una voluntad general de no estropear las cosas la reunión de la cúpula socialista se redujo prácticamente a una delegación de Zapatero y Mas cerraron el acuerdo minutos antes de la medianoche y después de más de seis horas de reunión El líder del PSOE había recibido el aval de su partido para sacar adelante el proyecto, con las ausencias de Bono e Ibarra Pasqual Maragall fue ayer uno de los protagonistas del Comité Federal puesta de los negociadores gubernamentales, afirmó- -en respuesta a las últimas manifestaciones de Ibarra- -que retirar ahora la reforma del Estatuto sería dar una victoria al PP y sería una traición al proyecto socialista Respondieron los extremeños Ramón Ropero- se podría hablar de otras traiciones -y Francisco Fuentes- no vino lo que se nos dijo; se nos ha soltado un toro desde Barcelona y mejor hubiera venido con los pitones ya limados Fuentes, hombre de confianza de Ibarra, sostuvo que la situación electoral del PSOE es peor de la que debiera ser a causa del debate territorial. En términos cercanos, Acosta aseguró que gente afín me para por la calle para preguntar qué estamos haciendo y puso en duda que se pueda explicar de forma creíble para recuperar la confianza de ese electorado. De estas voces críticas surgió la afirmación de que, sin el debate del Estatuto catalán, el PSOE estaría 10 ó 12 puntos por encima del PP en intención de voto, a lo que Zapatero replicó: ¿Y quién dice que no les vamos a sacar 10 puntos? Pero, más allá de estas puyas, ayer nadie estaba por la pelea, tanto que ni siquiera la reiteración del PSC y de Pasqual Maragall en sostener que Cataluña es una nación y que ello no genera