Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura SÁBADO 21 1 2006 ABC Los ladrones entregan como prueba parte del Salero de Cellini A. SÁNCHEZ CORRESPONSAL Tony Franciosa AP Fallece a los 77 años el actor estadounidense Tony Franciosa b Murió en Los Ángeles cinco días EPA VIENA. El célebre Salero del escultor Benvenuto Cellini (considerado como la Gioconda de la orfebrería) que fue robado en mayo de 2003 del Kunsthistorisches Museum de Viena, va apareciendo poco a poco. La Policía austriaca informó ayer de que tiene en su poder una de sus piezas, un tridente dorado, que es la única que se puede desgajar del conjunto sin dañarlo (en la imagen la muestra un agente de la policía austriaca) El pasado mes de octubre los agentes lograron contactar con los autores del robo, quienes piden 10 millones de euros de rescate, y les reclamaron una prueba de que estaban en poder de la obra de arte. Así recibieron el pequeño tridente. La pequeña escultura de oro y ébano, valorada en 50 millones de euros, fue realizada entre 1540 y 1543 en París. después de que falleciera una de sus ex esposas, la oscarizada actriz Shelley Winters. Franciosa intervino en centenares de filmes EFE LOS ÁNGELES. El actor de cine y televisión Tony Franciosa, quien disfrutó de su época de mayor fama mundial en las décadas de los años 50 y 60, ha fallecido en el centro médico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) a los 77 años tras sufrir una embolia. Franciosa intervino en unos dos centenares de películas y series de televisión. Sus trabajos más conocidos en la pequeña pantalla fueron en las series The Name of the Game Valentine s Day y Matt Helm En el cine protagonizó cintas como The Long, Hot Summer Pleasure Seekers y Assault on a Queen aunque su talante rebelde y conflictivo en los rodajes nunca le permitió profundizar en este ámbito de la industria del espectáculo. Rodó varias películas en Europa, entre ellas La cigala (1980) a las órdenes del italiano Alberto Lattuada, y con Virna Lisi como protagonista femenina, y Tinieblas (1982) del también italiano Dario Argento. Casado en cuatro ocasiones, su muerte se produce pocos días después de la de una de sus ex esposas, la también actriz Shelley Winters, quien falleció el pasado fin de semana. En uno de sus libros autobiográficos, titulado Shelley II: La mitad de mi siglo la actriz relata detalles de su tercer matrimonio con Tony Franciosa, del que se divorció a los tres años. Winters obtuvo el Oscar como mejor actriz secundaria por su trabajo en El diario de Ana Frank (1959) La Policía rastrea empresas de transporte para encontrar la escultura de Serra No está claro si fue sacada de la nave antes o después de la suspensión de pagos b Los agentes de la Brigada del Patrimonio de la Comisaría General de Policía Judicial analizan también la lista de acreedores de Macarrón S. A. cuando quebró PABLO MUÑOZ MADRID. El caso del Reina Sofía sin duda el más insólito de cuantos ha tenido que investigar la Brigada del Patrimonio de la Comisaría General de Policía Judicial, está envuelto aún en el misterio, pero esperamos que por no mucho tiempo aseguran fuentes consultadas. Los doce agentes que forman este grupo policial especializado, a cuyo mando se encuentra un inspector jefe, se han volcado en la resolución del rocambolesco asunto, desvelado por ABC y que ha proyectado una penosa imagen no sólo del Museo Reina Sofía, sino también de los responsables del Ministerio de Cultura de éste y anteriores gobiernos. La investigación policial, que comenzó hace ya un par de meses tras la comunicación de los responsables del museo, avanza sobre una evidencia: trasladar una escultura de 38 toneladas de peso sin que sufra daños no es tarea precisamente fácil y no hay muchas empresas de transporte en nuestro país que puedan hacerlo. Además de grúas para mover los cuatro bloques es necesario contar con unos camiones capaces de trasladarlos. Por tanto, una de las principales líneas de trabajo de los agentes es encontrar aquélla que sacó la obra de Richard Serra de la nave de Macarron S. A. de Arganda del Rey, a la que llegó en 1990, para de esta forma determinar dónde fue llevada. Medio de pago o cobro Por ahora- -afirman las fuentes consultadas por ABC- -sabemos que la escultura llegó a la nave de Arganda del Rey y quedó allí almacenada. Ahora bien, no está nada claro cuándo salió de allí, si antes o después de que la empresa quebrara. Pudo ser utilizada como medio de pago o de cobro, porque bastante antes de su definitivo hundimiento Macarrón S. A. ya atravesaba por importantes problemas económicos, de los que además el museo y el Ministerio de Cultura eran conocedores Incluso hay quien asegura que eran en alguna medida directamente responsables de ellos. Los investigadores también han comenzado a analizar las relaciones comerciales mantenidas por Macarrón S. A. sobre todo para conocer a quién debía dinero en el momento en que se produjo la quiebra y en las etapas in- mediatamente anteriores. Una de las posibilidades que maneja la Policía es que alguna de esas empresas pudiera haber cobrado en especie Las fuentes consultadas consideran que ya hay suficientes elementos de investigación como para que en un plazo de tiempo no demasiado largo se pueda ofrecer una explicación al extraño suceso. Entre ellos resulta determinante lo que haya declarado Jesús Macarrón, la cabeza visible de Macarrón S. A. En una breve conversación telefónica mantenida ayer con ABC, el máximo responsable de la firma ya desaparecida explicó que había prestado declaración ante los agentes de la Brigada del Patrimonio hace ya dos meses aunque no quiso comentar su versión de los hechos, al menos de momento. Las incógnitas La declaración del empresario es fundamental para determinar si la empresa abandonó la escultura en el interior de la nave sin más; ordenó llevarla a algún sitio; permitió que otros lo hicieran, o bien advirtió a los responsables del museo de que tras el hundimiento de la compañía eran ellos lo que debían hacerse responsables de la obra y de buscarle una nueva ubicación. Una de las hipótesis más tenebrosas de las que se barajan es que alguien hubiera cobrado una deuda con la pieza y aprovechado que es de acero para llevarla a una fundición y obtener dinero simplemente de lo que cuesta el material. Jesús Macarrón, máximo responsable de Macarrón S. A. declaró hace ya dos meses ante los agentes