Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 1 2006 Sociedad 49 Salud NEUROLOGÍA PEDIATRÍA Los cambios en la dieta occidental aumentan las enfermedades mentales Vinculan la comida basura con la depresión, la esquizofrenia y el alzheimer son mayores en países con bajo consumo de pescado, y la deficiencia en grasas esenciales y vitaminas antioxidantes puede contribuir a la esquizofrenia EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. El incremento de conservantes, aditivos y grasas en la dieta occidental, junto con la creciente ausencia de importantes nutrientes, tiene efectos nocivos en el funcionamiento del cerebro y puede explicar el aumento de enfermedades mentales como la depresión, la falta de atención, la esquizofrenia y el alzheimer. Así lo consideran dos estudios realizados en el Reino Unido atendiendo a la evolución de la dieta en los últimos cincuenta años. La Fundación para la Salud Mental y la organización Sustain han presentado esta semana sendos estudios, realizados en cooperación entre las dos entidades, en los que se denuncia que los modernos métodos de producción y procesamiento de alimentos, junto con los hábitos alimenticios en exceso dependientes de la llamada comida basura están haciendo que la población consuma menos nutrientes de los que necesita y más sustancias, como hidratos de carbono, de las que requiere. Con ello aumentan los factores de riesgo de desórdenes mentales. b Las depresiones Dormir con el bebé en el sofá aumenta 50 veces el riesgo de muerte súbita b La principal hipótesis de la inves- tigación es que, si la madre se duerme y permanece un largo rato abrazada al bebé, lo puede someter a un calor excesivo E. J. B. LONDRES. El riesgo de muerte súbita de un bebé es cincuenta veces mayor si duerme en el sofá con uno de los padres que si lo hace en la cama con ellos. La advertencia que han venido haciendo los médicos sobre lo negativo de dormir con el bebé en la cama ha llevado a que se extienda la costumbre de dormitar con él en el sofá, lo que ha supuesto un incremento de casos de muerte súbita en esa situación, según un estudio realizado en el Reino Unido. El estudio, basado en una investigación llevada a cabo durante veinte años, no es concluyente sobre las razones de esas muertes. Sólo tres de ellas se debieron a que las madres apretujaron a los bebés con su cuerpo. Tampoco se da la circunstancia de que los niños queden sofocados por las almohadas, como ocurre en la cama. La principal hipótesis es que, si la madre se duerme y permanece largo rato abrazada al bebé, lo puede someter a un calor excesivo. Aunque las razones para el incremento de las muertes cuando un padre duerme con su niño en el sofá no están claras, recomendamos con fuerza que los padres eviten esa situación afirma Peter Fleming, doctor del Real Hospital para niños de Bristol y coordinador de la investigación. Ésta indica que, si bien este síndrome infantil ha descendido un 75 en el Reino Unido desde que en 1991 se emprendió la campaña Dormir boca abajo los casos de fallecimiento por dormir en el sofá se han cuadruplicado. El auge de la comida rápida provoca un menor consumo de nutrientes básicos AP El auge de conservantes, aditivos y grasas y la ausencia de nutrientes tienen efectos negativos en el cerebro Los autores de la investigación reclaman comidas saludables en centros escolares y de salud mental falta de concentración, la apatía y la pérdida de memoria. Por eso recomiendan dejar de lado la comida basura tan popular especialmente entre las nuevas generaciones, y reemplazarla con dietas que incluyan grasa de pesca- do; abundante verdura, que provee al organismo de ácido fólico; frutos secos, ricos en selenio, y alimentos con alta presencia de triptofano, uno de los aminoácidos presentes en las proteínas. Terapia nutritiva frente a fármacos También invitan a utilizar la terapia nutritiva especialmente en aquellos pacientes que no admiten un tratamiento basado en medicinas, y destacan que en muchos casos ya en el primer mes se ha registrado una significativa reducción de la depresión. Cuesta mucho dinero mantener a alguien en un hospital psiquiátrico. En cambio, ¿cuánto cuesta una buena alimentación? Necesitamos comidas mentalmente saludables en las escuelas y también en los hospitales de salud mental señala uno de los responsables de las investigaciones. Dietas pobres y estados de ánimo Los investigadores reconocen que en la aparición de las enfermedades mentales influyen importantes factores biológicos, sociales, psicológicos y medioambientales, pero también indican que la dieta es un elemento cada vez más presente. Los alimentos pueden tener un inmediato y duradero efecto en la salud mental y en la conducta, por la manera en que afectan a la estructura y el funcionamiento del cerebro según la investigación de Sustain, que subraya las crecientes evidencias científicas que vinculan una dieta pobre con problemas de conducta y estados de ánimo. Embarazadas fumadoras El estudio, publicado en la revista científica The Lancet aporta otros datos sobre la muerte súbita, un problema para el que la ciencia aún no ha encontrado suficientes explicaciones. Alguna relación se establece con el hábito fumador de las madres, ya que en madres que fumaron durante el embarazo y después de él los casos de muerte súbita ascendieron al 86 También guarda algún vínculo con ciertas condiciones sociales. En el 40 de los casos de fallecimiento, las madres eran solteras; en el 16 se trataba de mujeres menores de 20 años, y en el 48 %l as muertes ocurrieron en las zonas de mayor pobreza. Es en estas áreas menos favorecidas económicamente donde el fenómeno se ha incrementado. En el Reino Unido se producen cada año trescientas muertes súbitas de bebés. El ejercicio físico puede reducir en un tercio el riesgo de demencia Las personas de edad avanzada que realizan ejercicio al menos tres veces a la semana son mucho menos propensas a desarrollar demencia que aquellas menos activas; hasta un 32 menos, según un estudio del Instituto Nacional sobre Envejecimiento de Estados Unidos que publica Annals of Internal Medicine La investigación se une a un número cada vez mayor de estudios que apuntan a una asociación entre la falta de ejercicio y el declive cognitivo. Según Dallas Andersos, director del estudio, la actividad física ha mostrado que es beneficiosa para la salud y el envejecimiento, en numerosas áreas. Según Anderson, investigaciones como esta ayudarán a aclarar si el ejercicio reduce el riesgo de declive cognitivo o si otros factores asociados al ejercicio, como una mayor interacción social, desempeñan un papel en él. El estudio siguió la evolución de 1.740 mayores de 65 años durante nueve años. Grasas y vitaminas Así, por ejemplo, el número de casos de depresión es mayor en los países donde hay un bajo consumo de pescado. La falta de ácido fólico, de ácido graso omega- 3, de selenio y de aminoácido triptofano pueden desempeñar un importante papel en el desarrollo de esa enfermedad. Deficiencias en grasas esenciales y en vitaminas antioxidantes también se consideran un factor que contribuye a la esquizofrenia. Según los investigadores, una dieta equilibrada puede ser clave para combatir la depresión, la esquizofrenia, la