Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21 1 2006 Internacional 27 Miembros de Hamás, candidatos para las elecciones legislativas palestinas del 25 de enero, celebran sus buenos pronósticos durante un mitin, ayer en Gaza EPA ABC visita la sede de la Inteligencia Militar en Tel Aviv, donde se pronostica violencia entre Hamás y Al Fatah y contra Israel para el día después de las legislativas del 25 de enero El Gran Hermano israelí pinta de verde Palestina JUAN CIERCO CORRESPONSAL Teherán y Damasco contra Tel Aviv J. C. TEL AVIV. Tres horas después de nuestra cita con los servicios de la Inteligencia Militar, Tel Aviv fue golpeada por un atentado suicida del Yihad Islámico. Antes, los responsables de dichos servicios aseguraron que este grupo terrorista palestino no necesita para actuar, como tiene Hamás, de un gran respaldo popular, ya que cuenta con una capacidad muy importante para reorganizar sus células desmanteladas y atraer a suicidas. Para ello es fundamental la financiación de Teherán y la preparación de sus operaciones que se hace en Damasco Horas después del atentado, el ministro de Defensa, Saúl Mofaz, acusó a Irán de financiarlo; a Siria de colaborar con los grupos palestinos en Damasco en su preparación, y al Yihad Islámico de ejecutarlo. Además, Mofaz destacó que el atentado coincidió en día y hora con la visita a Siria del presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad. Sólo le faltó decir aquello de Alá les cría y ellos se juntan. TEL AVIV. Son los ojos que todo lo ven. Se saben de memoria el número de pie que calza el líder de Hamás pero también la talla que viste el último de los milicianos de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa. Conocen al detalle las interioridades palestinas, tanto y tan de cerca que asusta. Viven en sus casas; les cambian el aceite a sus coches; sirven el café en sus reuniones secretas; escuchan sus sermones en las mezquitas; descifran sus mensajes codificados antes de que lleguen a su destino... Los servicios de la Inteligencia Militar israelí siguen también, minuto a minuto, la campaña para las elecciones legislativas palestinas del 25 de enero. Asisten a los mítines de Hamás en Gaza; de Al Fatah en Hebrón; del Frente Popular en Belén; de la Tercera Vía en Nablus. Y saben, mejor que nadie, tan bien como los propios palestinos, que el futuro se presenta poblado de negros nubarrones. Sus máximos responsables, que prefieren mantener el anonimato, se lo explican con detalle en los recovecos más secretos de su cerebro gris en Tel Aviv a cinco escogidos medios internacionales, entre ellos ABC. Hamás puede ganar las elecciones. Su ascenso ha sido imparable en la última década, tanto por méritos propios como por la grave crisis que sufre Al Fatah. Es una organización muy unida, muy disciplinada que se aprovecha de la agónica situación de Fatah, debilitada por la corrupción; la lucha interna por el poder; la incompetencia de sus líderes; el paro; la anarquía y el caos en materia de seguridad Más que los resultados del miércoles, analizamos lo que puede ser el día después de las elecciones. Sin duda, la sociedad palestina va a vivir un shock histórico en el que la hegemonía del poder no estará tan sólo, como ha sido durante cinco décadas en manos de un movimiento nacionalista dueño de un supermercado de ideologías contradictorias. El choque no será sólo en las instituciones políticas (si Hamás se suma al Gobierno) sino que será muy visible en las calles No habrá guerra civil La lucha entre Hamás y Al Fatah puede ser violenta con curvas de enfrentamientos armados, pero eso no significa que vaya a desatarse una guerra civil. Ambos movimientos saben que ninguno ganaría dada su igualdad, que perderían los dos Mahmud Abbas no se atreverá a desarmar a Hamás. Debería haberlo hecho en 2005. Pero no tuvo voluntad ni intención política de hacerlo. Le será imposible hacerlo en 2006 porque Hamás saldrá muy reforzado después de las elecciones y no se ha atrevido a deshacer de su identidad yihadista La lucha interna en Al Fatah va a ser descarnada en los próximos meses. Hay tres niveles. La Vieja Guardia, compuesta por los tunecinos y fieles de Arafat. La Media, que encabezan Marwán Barghuti (más poderoso e influyente hoy que antes de ser encarcelado) y Mohamed Dahlán. Y la Nueva Guardia, formada por los jóvenes radicales que han establecido sus brigadas y células terroristas. A lo largo de este año la Media Guardia se comerá a la Vieja pero entonces emergerá la Nueva No creemos que Abbas vaya a dimitir tras las elecciones. Puede que lo haga más adelante pero sus amenazas de los últimos días se deben al contexto electoral y a las presiones que quiere ejercer sobre los distintos sectores de Al Fatah Hamás aprobó la tregua de 2005 para obtener dividendos políticos. Una vez recoja la cosecha en las legislativas, como ya hizo en las municipales, no tendrá razones políticas para mantener la calma. Hamás volverá a cometer atentados terroristas pronto y, por mucho humo que vendan, nunca aceptará negociar con Israel, al que no le reconoce el derecho a existir Aquí no se hace política. Cumplimos órdenes y trabajamos para garantizar la seguridad de los israelíes en la medida de lo posible. Pero desde un punto de vista profesional, la ocupación de Cisjordania es necesaria para mantener dicha seguridad Se acaba poco a poco el tiempo. Sus palabras, concluyentes. Sus pronósticos, pesimistas. El futuro inmediato, violento, tanto en los Territorios Ocupados Palestinos como en Israel. Desde aquí en Tel Aviv, desde el puesto de mando de la Inteligencia Militar israelí, se preparan para el peor de los escenarios. Saben mejor que nadie de lo que hablan. Hamás es una organización muy disciplinada que se aprovecha de la agónica situación de Fatah Una vez recogida la cosecha de la tregua en las legislativas los islamistas volverán a realizar atentados