Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 21 1 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA MARRUECOS EN ESPAÑA L primero de enero había 511.294 marroquíesempadronados en España. Escribimos esta columna con espíritu de honrosa suplencia. En algunos aspectos es una buena noticia. Tiene sin embargo para otros lectores, de la derecha antigua, una cara más inquietante. Sin embargo, casi todos ellos están aquí por voluntad de los españoles. O de sus representantes, las autoridades. O de las leyes españolas. Segundo, quienes creemos conocer a esta minoría, compuesta, digamos, por 510.700 mujeres y hombres honrados, venidos del otro lado del Estrecho, frente a 500 ó 600 delincuentes. Marruecos representa un formidable potencial de energía y trabajo. Los DARÍO inmigrados del reino maVALCÁRCEL rroquí aportan quinientas veces más a nuestro producto interior y a nuestros impuestos que la ínfima cuota de facinerosos. No deberíamos hablar como si cada nacido en Badalona, Usurbil o Cercedilla fuera impecable. Los o las marroquíes menos capaces cuidan, generalmente sin abusos y con afecto, a ancianos semiabandonados por sus hijos. Los más preparados dirigen bancos en la madrileña calle de Serrano, como Mohamed Ben Chaib, o son grandes historiadores, como Abdallah Laraoui. El sistema político de Marruecos está lleno de defectos, pero el esfuerzo modernizador es real. Hablamos de un país bereber, árabe y musulmán, en el noroeste de África. Comparado a Argelia o a Egipto, Marruecos es un espacio de relativa libertad. No olvidemos que la violencia argelina, de los islamistas y el ejército ha hecho 130.000 muertos en los últimos diez años. La revista Afkar editada en Barcelona y Madrid, en la que colaboran sobre todo autores del Magreb, circula desde su primer número, diciembre de 2003, en Casablanca, Orán, Tánger, Argel... No ha conseguido venderse en Túnez... Un antiguo ministro de designación real hablaba con nosotros la semana pasada sobre su país. Fuimos ilusos- -decía- -o nos equivocamos: creímos que no habría atentados en nuestra tierra. La realidad fue distinta; llegó el 16 de mayo de 2003, fuimos atacados. ¿Por fanáticos afganos o bengalíes? No, venían de los barrios pobres de Casablanca. Hasta aquí la cita. Lo que está fuera del espacio político suele dar sorpresas, siempre malas sorpresas. Marruecos avanza en sus reformas. A veces deprisa; otras con desesperante lentitud, querida por algunos funcionarios venales. El avance es en ocasiones inteligente, INDH, Iniciativa Nacional de Desarrollo Humano, 200 puntos extendidos por el paíspara aplicar programas en zonas deprimidas, 60 por ciento de capital del Estado, 40 por cien de ayuda exterior. Otra iniciativa, la Instancia de Equidad y Reconciliación, publica hoy los abusos y crímenes cometidos desde el poder en la última mitad del siglo XX. Es un camino difícil. La reacción de España y Marruecos frente al fanatismo de los suicidas fue parecida. En mayo de 2003 y diez meses después. LA TRAMONTANA aquello del O tempora! O mores! Pero al policía que A tramontana, ese viento seco que baja del Norlo escuchó, que seguramente era foráneo y creyó que te y amarra los buques, congela los ánimos, limle hablaban en catalán, sólo se le ocurrió decir: ¿Conpia el cielo de nubes y hasta sabe arrancarle a que sí, eh? Pues pá dentro Donde debemos entender algún órgano el milagro de la música; ese viento que por pá dentro algo así como queda usted detenido arrastra las flores como la sombra de un águila majesSe ve que no estaban los tiempos para citar a Cicerón. tuosa que tardara mucho y nada en pasar; que siemAhora, bendito sea el progreso, a nadie lo debra el caos y restablece el orden; que a los frágitienen en Cataluña por socorrerse de los clásiles- -dicen- -los vuelve locos, y a los cuerdos, cos latinos, ni por hablar esa bellísima lengua sublimes; ese viento de ala tortuosa y cadenromance que es el catalán, ni por decir que se cia épica se nos ha caído encima con toda su está en contra de tal o cual decisión del Gobiercuerda. Alguien lo ha echado a volar, como no central, ni por ejercer el derecho que todo una campana o un estatuto. hombre tiene a ser lo que es y a participar en su Y digo yo que si lo han echado a volar quiedestino. Pero no hay, para un pueblo, mayor nes pueden será porque no acaban de cogerle fracaso que el de alzarse contra sí mismo y, si el compás a esta España sinfónica en la que LAURA no me equivoco, son muchos los catalanes que todos sabríamos, si nos lo propusiéramos, enCAMPMANY no se avergüenzan, y hasta gustan, de llamarse tendernos y prosperar. Pero sin chantajes. españoles, y no pocos los españoles que algo han teniPorque llevar los renacimientos a su apogeo, traer a do que ver con el despegue económico, y con la vitalisu esplendor una lengua y su acento, redescubrirse, dad, y con la incesante cultura alternativa de ese jarperfilarse hacia los futuros y los sueños, autodignifidín mediterráneo. A veces procede recordarles a nuescarse y recobrar lo propio está muy bien, pero no a tros dignatarios que las gentes solemos ser más combase de inventar fronteras, olvidar el pasado e ignopatibles que sus respectivos intereses, y a los ricos rar, en uno mismo, lo hermano y lo ajeno. Lo que vino enfermos de desmemoria, quién, en épocas menos sinde fuera y también nos hizo, y ya forma parte de nosogulares, les llenó el granero. tros de manera a menudo gozosa, y casi siempre irreSiquiera porque estamos hechos de la misma espumediable. Yo tengo un cuarto de sangre catalana y no ma, porque nos han encendido en los mismos fuegos y me importaría resucitarla, si se terciara, en un festín batido en el mismo yunque, porque nos han traspasade diseños y vocales. Como los otros tres cuartos son do las mismas conquistas y de todas ellas, según parecharnegos, a Cataluña le pasa lo mismo: que también, ce, hemos salido mixtos y airosos, somos cabalmente le guste o no, tiene al menos un cuarto de la mía. una nación. De grupos y personas. Donde caben todas Quizás, como decía Machado, vengan estos polvos las cosas que nos han nacido y de las que hemos nacide aquellos lodos. De cuando el mundo giraba al revés do. Donde cabemos todos los que no queremos más, y ocurría lo que le pasó a un buen amigo catalán, de pero tampoco menos, de lo que fuimos. Donde con un joven, en el Zeleste de Barcelona. Se apostó la madepoco de magia blanca y buena voluntad todo es posira en la puerta del establecimiento para irle pidienble, como en la ciudad de los prodigios. Una nación do, a todos los que salían, la documentación. Cuando donde habrá que dejar que arrecie, y esperar a que le tocó el turno a mi amigo, él, estudiante de clásicas y amaine, la tramontana. fino de espíritu, exclamó entre irónico y sentencioso E L -Éxito del Ministerio de Defensa: llevamos ya dos días sin arrestar a ningún militar.