Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura VIERNES 20 1 2006 ABC MARTÍN CHIRINO Cómo un Estado como el nuestro no ha solucionado esto debidamente. Pero ahora que no busquen responsables fuera LUIS FEITO Es una negligencia absolutamente imperdonable. Todo el mundo ha pasado de largo mirando a otro lado sin preocuparse de nada EDUARDO ARROYO El museo es responsable de confiar una obra a una empresa que no tiene todo en regla, que no puede facturar RAFAEL CANOGAR Si un Ministerio no era capaz de resolver este tema debía haber presentado la dimisión. España parece una república bananera Negligencia e irresponsabilidad son algunas de las palabras más repetidas por los creadores tras conocer la noticia de la desaparición de la escultura de Richard Serra. Culpan a Macarrón S. A. la Administración, el Reina Sofía... Nadie se salva El caso Serra indigna al mundo del arte TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTOS: ABC MADRID. Sin olvidar que Macarrón S. A. y su titular, Jesús Macarrón, son los presuntos culpables de la desaparición de la escultura de Richard Serra propiedad del Reina Sofía, seis ministros de Cultura- -Jordi Solé Tura (1991- 93) Carmen Alborch (1993- 96) Esperanza Aguirre (1996- 99) Mariano Rajoy (1999- 2000) Pilar del Castillo (2000- 2004) y Carmen Calvo, quien ayer comentaba que este asunto es heredado de 1992 y el Ministerio ha hecho lo que tenía que hacer -y cuatro directores del Museo Reina Sofía- -María Corral (1991- 1994) José Guirao (1994- 2000) Juan Manuel Bonet (2000- 2004) y Ana Martínez de Aguilar- -han sido también en mayor o menor medida responsables, desde sus cargos, de las negligencias e irregularidades que se cometieron en el CARS desde 1992 con el depósito de la obra en dicha empresa. Así al menos lo creen algunos artistas con los que ha hablado ABC en relación al ya conocido caso Serra El escultor Martín Chirino, que también ha sido director de un museo (el CAAM de Las Palmas) afirma que este asunto tiene mucho que ver con los cambios absurdos en las direcciones de los museos. Dependiendo de la conveniencia del momento aparecen y desaparecen directores La pérdida del serra, dice, le produce una gran preocupación Para Chirino, resulta increíble que durante 14 años vengan rodando los problemas del Ministerio con Macarrón y que no haya habido una preocupación de decir vamos a saldar esto, porque lo que está en juego es lo más importante que puede tener este país, su cultura. Lo lamento por Richard Serra- -siento que haya sido aquí, donde profesamos tanta admiración por su obra- pero es importante que sea un artista tan destacado como él a quien le suceda esto para que haya conciencia por fin de que estos temas deben acabar en este país. Si es un contencioso de tipo administrativo, cómo un Estado como el nuestro no lo ha solucionado a su tiempo debidamente. Que no busquen ahora responsables fuera. Este tema se ha adormecido durante muchos años. Todo lo sucedido es gravísimo y me parece indignante. Es una vergüenza. La pieza tiene que aparecer como sea. Supongo que los directores del museo se habrán perdido en los vericuetos de esa Administración tortuosa y se habrán encontrado con su puño duro. Pero si Cultura me nombra director de ese museo, el responsable de todo soy yo. Y yo les diría: paguen lo que deben. Las patata caliente la tiene Carmen Calvo en la mano. Alguien tiene que hacerse responsable por fin de esta historia Luis Feito se pregunta si esto ha ocurrido con una pieza de 38 toneladas, qué no ha podido ocurrir con obras de menor volumen. Es indignante. Que el Reina Sofía tenga un depósito en Arganda me parece bien, incluso necesario, pero que haya habido esa dejadez, que nadie se haya preocupado de que el depósito sea seguro y con todas las garantías... es inaudito. Nadie se lo cree. Todo esto demuestra que no hay ninguna preocupación seria por conservar el patrimonio. Si tienen un depósito hay que pagarlo. No hay excusa ninguna. Esto es resultado de la desidia de ciertos funcionarios a los que les importa un pimiento el arte y su protección. Es una negligencia absolutamente imperdonable. Todo el mundo ha pasado de largo mirando a otro la- do sin preocuparse de este problema Juan Genovés se lo toma, como todos, con humor: Si se pierde eso, ¿qué se habrá perdido más? ¿Qué hay de lo mío? Ésta es una noticia impresionante, algo muy gordo. Me he quedado con la boca abierta. Yo he trabajado toda la vida con Macarrón y me ha ido muy bien. Tenía un gran prestigio esta empresa. Lo ocurrido es tercermundista. En España se nos escapa el tercermundismo por todos lados. Nos están dejando en un lugar muy vergonzoso Por su lado, Rafael Canogar recuerda que Macarrón quebró por la deuda con el Ministerio. Se iban encargando y encargando cosas, tuvo que crecer la empresa y finalmente fue la ruina. Creo que han vendido la pieza para resarcirse de alguna forma o de ¿Alguien ha visto mi estatua? JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La desaparición de una escultura de Richard Serra del Reina Sofía, de 38 toneladas, revelada por ABC, es percibida con irónica incredulidad en Europa y América, donde la gran prensa local cuenta la historia en un tono ácido, mordaz, que deja un rastro nadie sabe si de improvisación, falta de seriedad o incomprensible ligereza. En Alemania, la noticia cae en el peor momento, cuando Richard Serra ha sido condecorado con la Orden Pour Le Mérite, la más alta de las grandes condecoraciones con las que se consagra la vida y la obra de personajes nacionales e internacionales, entre los que se encuentra una larguísima relación de figuras históricas. El tono de Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) es de una ironía rocambolesca: ¿Se trata de una historia criminal? Quizá el mejor titular internacional sobre la historia sea el del Times de Londres: Oigan. ¿alguien ha visto mi estatua? pesa 38 toneladas y la dejé aquí en 1990 El Times cita a Natividad Pulido afirmando: La realidad continúa mejorando a la ficción. Y esta historia es mucho mejor que un guión de Hollywood El Times se regodea por lo menudo con los detalles entre grotescos e incomprensibles de la historia, sin atreverse a tomar partido ante un escándalo que deja la credibilidad de un museo nacional a una altura liliputiense en la escena internacional. El artículo del Times tendrá mucho calado a una y otra orilla del Atlántico, reproducido por varios diarios suramericanos. En Buenos Aires, La Nación comienza por recordar que la escultura estaba desaparecida desde 1992, ¡sin que se echase en falta hasta el año pasado! El diario insiste en algunos de los aspectos más o menos absurdos de la historia: el Estado desembolsa más de 200.000 euros para adquirir una obra que no sabe dónde instalar y deja abandonada en una suerte de trastero donde finalmente desaparece, sin que nadie sepa a ciencia cierta qué ha podido ocurrir con un objeto de 38 toneladas de peso. Desde Bruselas, patria de grandes detectives y maestros de la novela de policiaca, la RTBF belga cuenta la historia en el tono del más amable relato de misterio. A la espera de que Hercules Poirot, el más legendario de los detectives belgas, protagonice una nueva y fascinante historia, en los bajos fondos madrileños.