Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 1 2006 Sociedad 57 Ciencia Soluciones para limpiar la basura orbital Todo vale con tal de eliminar la basura que nos rodea. Los autores del estudio de Science afirman que el único modo de frenar el crecimiento de residuos es retirar de la órbita los fragmentos más grandes, para evitar que choquen entre sí y originen nubes de restos menores. Pero, ¿cómo conseguirlo? Dispositivos de tracción electrodinámica podrían fácilmente conseguir degradar las órbitas de estos objetos, pero los brazos robóticos para colocar estos ingenios en los fragmentos de basura serían demasiado costosos. Igual que enviar una nave a recolectar piezas en órbita o colocarles motores que les lleven directamente a tierra. Se necesitaría demasiada energía para moverse de un fragmento a otro. Una misión tripulada costaría aún más dinero y, además, el actual límite de operatividad de trabajadores espaciales está en 600 km de altura, muy por debajo de lo necesario. Incluso se ha llegado a pensar en modificar las órbitas de estos objetos desde tierra, por medio de potentes haces de rayos láser. Pero, de nuevo, se necesitaría una ingente cantidad de energía para obtener algún resultado práctico. Se hace, pues, necesario el diseño de nuevas tecnologías, hoy inexistentes. La NASA lanza la primera misión que explorará el planeta Plutón El despegue tuvo que aplazarse el martes y el miércoles a causa del viento b Nuevos Horizontes la nave más veloz de la historia, tardará diez años en recorrer los 5.000 millones de kilómetros hasta el último planeta del Sistema Solar J. M. N. MADRID. A la tercera va la vencida. Ayer por la tarde, y tras haber aplazado durante dos días el lanzamiento de la primera misión humana a Plutón, la cápsula Nuevos Horizontes de la NASA partió ayer rumbo a su lejano destino, el último planeta del Sistema Solar, a caballo de un poderoso cohete lanzador Atlas. Será un viaje de casi diez años y cinco mil millones de kilómetros que culminará en 2015, cuando la nave, considerada por la agencia espacial norteamericana como la más veloz de la historia active sus instrumentos de medición sobre la gélida superficie de este misterioso y lejano mundo y su satélite principal, Charon. Esta misión de la NASA tiene un coste total de casi 700 millones de dólares. El lanzamiento, que había sido aplazado en varias ocasiones el martes y el miércoles se efectuó ayer a las 19.00 GMT (20.00 hora española) desde Cabo Cañaveral, en el sur de Florida (EE. UU. Unos 30 segundos después del lanzamiento, cuando el proyectil sobrevolaba el océano Atlántico, se desprendieron, como estaba previsto, los cuatro cohetes propulsores de la primera fase del Atlas V Partimos hacia la exploración de un mundo nuevo, un mundo que ni siquiera sabíamos que existía hasta 1930 dijo Dale Cruikshank, del equipo científico en el Centro Ames de Investigación de la NASA, donde se encuentra el control de vuelo de esta histórica misión. Los mismos cálculos prevén que, en el citado plazo de doscientos años, se triplicará el número actual de objetos de diez o más centímetros, lo que a su vez aumentará en un factor diez el riesgo de nuevas colisiones entre ellos. Este crecimiento también se deberá en parte al aumento de los lanzamientos y al mayor tamaño de los cohetes. También ha aumentado el número de satélites en órbitas polares, que tardan mucho más en degradarse que aquellos situados en otras zonas LEO. La actual población de basura espacial en la región LEO ha alcanzado ya, según el estudio de Science, el umbral de la inestabilidad. A partir de ahora, ya está en marcha el proceso que hará de las colisiones entre fragmentos ya existentes de basura espacial el mecanismo principal de generación de nuevos residuos en el futuro. Los autores concluyen su estudio subrayando la necesidad de limpiar cuanto antes la franja orbital más problemática. Para ello enumeran algunas de las soluciones que se manejan actualmente, aunque ninguna de ellas parece ser la adecuada. O demasiado cara o técnicamente demasiado difícil. Son necesarias, dicen, nuevas ideas, nuevas soluciones que eviten el colapso del cada vez más denso tráfico espacial alrededor de nuestro planeta. El último planeta Plutón es el único planeta descubierto durante el siglo XX. Fue encontrado por un estadounidense, el astrónomo Clyde Tombaugh, que utilizó para ello un telescopio en el observatorio Lowell, de Flagstaff, en Arizona. Colleen Hartman, de la dirección científica de la agencia, recordó ayer que la cápsula es la nave espacial más rápida que se haya lanzado hasta ahora Nuevos Horizontes en efecto, es capaz de cubrir en sólo nueve horas la distancia que hay entre la Tierra y la Luna (cerca de 300.000 kilómetros) Recordemos que las misiones Apolo, a finales de los sesenta y principios de los setenta, tardaron tres días en realizar el mismo recorrido y llevar a los astronautas hasta la superficie de nuestro satélite. La cápsula, además, será capaz de cubrir la distancia que Un momento del despegue, ayer, desde Cabo Cañaveral nos separa de Júpiter en solo un año y nueve meses, tres veces menos que la histórica misión Cassini, que tardó más de cuatro años en alcanzar el planeta gigante. El rugido de los cinco motores del cohete, el más poderoso de todos los fabricado hasta ahora por Lockheed Martin para Estados Unidos, se escuchó en un radio de varios kilómetros, y la gigantesca llamarada se alzó levantando al espacio la cápsula, del tamaño de un piano y 478 kilogramos de peso. La aproximación a Júpiter servirá para usar la gravedad del mayor EPA de los planetas del Sistema Solar como una honda que propulsará a Nuevos Horizontes hacia su lejano destino final. Si se hubiera tenido que retrasar de nuevo el lanzamiento, no habría sido posible usar el impulso gravitatorio de Júpiter y el viaje de la cápsula habría tenido que ser inevitablemente más largo. Una vez llegado a su destino, la NASA podría, si para entonces cuenta con presupuesto para ello, ampliar la misión cinco años más, para que la nave alcance el cinturón de Kuiper lleno de antiguos cometas.