Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 20 1 2006 ABC MADRID AL DÍA AQUEL PROFESOR MANUEL DE LA FUENTE SE DICE SE COMENTA REVUELO EN GÉNOVA Unos han sonreído; otros se han molestado... y algunos mucho. Ayer, en la primera planta de Génova, 13, todos miraban el despacho en cuestión. Fue la comidilla del día. En la sede del PP de Madrid todavía quedan tabiques en algunos despachos, aunque lo evidente está bien a la vista. Cuando en verano se echen abajo las paredes y se impongan los cristales transparentes en toda la planta, será aún más obvio quién está y quién no está. Aunque entonces la campaña ya lo ocupará todo. UN REGALO PARA LAMELA El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, recibió un regalo muy especial las pasadas Navidades. Se lo hicieron todos sus compañeros del Gobierno regional, a iniciativa del vicepresidente primero, Ignacio González, y fue un reloj. Querían premiar y homenajear de esta manera a quien ha conseguido el reto más importante y difícil de la legislatura: reducir las listas de espera a 30 días, pero también al que peor lo ha pasado, con diferencia, con casos tan complicados como el del Hospital Severo Ochoa de Leganés. M ientras las páginas de los diarios y los micrófonos de radio y de televisión se llenan de babas y de bilis y otros líquidos venenosos (y no por mor del mensajero) apetece recordar, con la melancolía y la paciencia que van dando los años, a un hombre al que en estos días se ha rendido homenaje al cumplirse los veinte largos y tuneladores años de su desaparición: Enrique Tierno Galván, aquel Alcalde de Madrid. Aquel hombre, aquel profesor, que le devolvió a Madrid el pulso de vivir, la alegría de estar viva. Madrid era una ciudad en blanco y negro, o mejor, en gris (en grises, sobre todo en grises, ¿o también lo hemos olvidado? y él, nuestro Corregidor, trajo a las calles colores y calores, olores y sabores. No a solas, por supuesto. Ciudadanos de todas las ideas vieron en aquel hombre el talante (no es cosa de ahora, ya ven) y el talento para insuflar a esta Villa un poco de vida. Madrid, bajo su mandato, bajo los dictados de su vara, no era la ciudad cruel, hosca, tosca, malencarada y soez que ahora padecemos. Con Tierno Galván (y probablemente con Manzano también) los Madriles tenían ciertas señas de identidad, un sentimiento común marca de la casa. Entonces, hace mucho tiempo, oí a Tierno Galván asegurar que se consideraba muy progresista en lo político, pero que era un conservador en los usos y costumbres sociales, es decir que estaba bien educado. De ahí su traje cruzado, sus maneras de otro siglo, aquellos bandos en los que aleccionaba al pueblo con sabiduría y con ternura, pero con temple. Quizá fue tan sólo un iluso, un alcalde antiguo, un enemigo de esa modernidad que se escribe a golpe de tuneladora. Madrid necesita patos: del civismo, de la ilusión, de un proyecto común. Madrid está habitada por cuatro millones de almas en pena, de almas en doble fila. Algún día volveremos a ver la luz al final del túnel. LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Más sobre el Museo del Ejército En Madrid se está produciendo otro expolio semejante al de Salamanca, pero éste peor, pues nadie- -ni PP, ni PSOE- -ha fomentado manifestaciones ni algaradas para evitarlo. Nos están robando el Museo del Ejército, el museo más antiguo de la capital de España, y el mejor en su género de Europa. El silencio con el que se perpetra este expolio es insultante, y a nadie parece importarle; es más, se espoleó desde el centrismo anodino del Gobierno del PP, fomentándolo e iniciándolo, y se remata bajo el jesuítico Bono, con el aplauso general de todos. No hay nada que hacer. Sólo me queda llorar la pérdida de tan formidable Museo que ahora tendrán que visitar los madrileños- -purgado y expurgado por la nueva Inquisición de símbolos inconvenientes- -en Toledo. Por todo ello, me solidarizo con Salamanca, y lamento el vacío que queda en su Archivo. César Botey Jiménez ciudadano de esta Villa reflejó en un grabado hace ya más de 200 años: El sueño de la razón produce monstruos Angel Lomas García Viaje al pasado Ayer por la noche, a una hora de máxima audiencia, asisto, atónita, a la presentación de la serie que supone ser un viaje a la Historia de la Comunidad de Madrid, allá por los años 1490 al 1500. Unos reporteros se hacen presentes en la época, viajando en el tiempo, y nos transmiten distintas secuencias de hechos como la fundación de la Universidad de Alcalá, las cárceles del Corregidor... Me temo, por la presentación, que el tratamiento dado a dicha serie, con todos mis respetos, no será para nada calificable de histórico ¿Alguien puede dar más categoría, veracidad y profundidad en el tratamiento de nuestro pasado? ¿Existe la posibilidad de objetividad en cuestiones históricas, o, es que deberíamos contentarnos con historietas contadas según la moda del momento actual? ¿Podemos juzgar la historia solamente desde parámetros actuales, o, deberíamos sumergirnos en los respectivos momentos de nuestro pasado para tratar de interpretarlos con un mínimo de justicia- -a personajes y hechos- según la cultura de la época? Por favor, que alguien me lo aclare. María Antonia Crespo YOLANDA CARDO Sin cines. Juan Marsé escribió sobre la pérdida, bajo la piqueta especulativa, de los cines más añejos de Barcelona. Lo mismo ocurre en Madrid, donde los distritos de Ciudad Lineal y Carabanchel acaban de perder dos espacios cinematográficos para los barrios. Las próximas víctimas están en Gran Vía. Andrés Alonso ganizado por el propio Ayuntamiento con su alcalde a la cabeza. Sorprendente porque, mientras los responsables políticos actuales y los que trabajaron en aquella corporación intercambien discursos y compartan vino español, al mismo tiempo, las máquinas continuarán destrozando el parque que los madrileños decidieron dedicar al viejo profesor Por supuesto, el alcalde no habla de estas pequeñas obras en las cartas y folletos que escribe amablemente a los vecinos de esta parte de la ciudad. No deja de ser una amarga ironía que este parque, que fue espacio ciudadano recuperado a una escombrera, será reconvertido por nuestro actual alcalde en el mayor vertedero de gases contaminantes y nocivos para la salud de todo Madrid. Los vecinos de la zona, obviamente, no van a estar presentes en ese homenaje, sino que estarán el fin de semana defendiendo el parque que es patrimonio de los madrileños y de su memoria histórica. Los políticos deberían pensar en qué acto quieren estar y con quién quieren compartir ese sueño de ciudad. Nuestro querido alcalde ha hablado muchas veces de que estas obras son el resultado de un sueño, su gran sueño. Yo me permito recordarle lo que otro gran El sueño Durante esta semana se celebran diversos actos en Madrid en recuerdo de la figura del que fue primer alcalde democrático de esta ciudad y símbolo de la recuperación democrática y de los espacios de participación ciudadana. Uno de esos actos es el sorprendente homenaje or-