Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 1 2006 29 Un doble atentado en Bagdad causa al menos 23 muertos y casi medio centenar de heridos Mario Soares, candidato del Partido Socialista a la Presidencia, advierte a los portugueses sobre el cavaquismo Arsenal atómico de Francia El arsenal nuclear estratégico francés cuesta 3.000 millones de euros anuales, absorbe el 10 por ciento del presupuesto de la Defensa nacional y tiene estas cuatro componentes: Cuatro submarinos nucleares lanzadores de misiles, del tipo Redoutable- M 4 Dos submarinos de clase Le Triomphant portadores también de ingenios nucleares. Tres escuadrones de aviones Mirage 2000 N armados de misiles con ojivas atómicas. Una flotilla embarcada de aviones del tipo Super- Etendard cazabombarderos lanzadores de misiles nucleares aire- tierra de medio alcance. Las cuatro puntas de lanza del arsenal nuclear estratégico francés no han variado esencialmente durante la última década, pero sí han evolucionado de manera significativa desde el punto de vista operativo. men de los ayatolás. Subrayada esa inflexión estratégica, Chirac volvió a ponerla al servicio de la seguridad continental: El arma nuclear francesa es un elemento capital del sistema de seguridad europeo. Llegado el momento, deberá plantearse el debate de la defensa común, contando con las fuerzas de disuasión existentes Solo Francia e Inglaterra son potencias atómicas en la UE. Pero Alemania ha sido históricamente poco sensible a la nuclearización de la seguridad europea. Chirac abordaba ayer el submarino nuclear Le Vigilant (El Vigilante) en la base de Île Longue, en la Bretaña AFP Chirac, dispuesto a utilizar armas atómicas contra los Estados terroristas El arsenal nuclear francés, elemento capital del sistema de seguridad europeo b La disuasión nuclear no está destinada a los terroristas fanáticos matizó el presidente francés, sino a los dirigentes de los Estados que sientan la tentación JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Dirigiéndose a Francia, a Europa, a Irán y a las nuevas potencias atómicas emergentes, desde el estado mayor de la Fuerza Oceánica Estratégica, en la base de Île Longue (Finisterre) donde se encuentra la flota de submarinos nucleares, el presidente Jacques Chirac desenvainó verbalmente el sable nuclear para advertir a los Estados protectores del terrorismo que pudieran amenazar los intereses vitales de la nación o de sus aliados europeos. Por vez primera desde el año 2001, Chirac anunció las adaptaciones estratégicas del arma atómica francesa, con el fin de responder adecuadamente al nuevo abanico de amenazas potenciales, confirmando solemnemente que la disuasión nuclear sigue siendo el pilar absoluto de la soberanía y la defensa nacionales, puesta al servicio de los aliados europeos, históricamente poco receptivos al bonapartismo atómico francés. La disuasión nuclear no está destinada a los terroristas fanáticos matizó Chirac, sino a los dirigentes de los Estados que pudieran sentir la tentación de recurrir a medios terroristas contra nosotros, o a los Estados que pudieran concebir el uso de armas de destrucción masiva contra nuestros intereses vitales Es la primera vez que Chirac denuncia expresamente a los Estados prestos a servirse de la amenaza terrorista con- tra la seguridad de Francia o Europa. Irán es hoy por hoy la única potencia de la que se sospecha que tiene, al mismo tiempo, recursos técnicos para fabricar armas nucleares en un plazo razonablemente corto, y está o pudiera estar dispuesta a servirse de grupos terroristas, como medio de presión contra otros Estados. Chirac no nombra expresamente a Irán ni a ningún otro Estado aspirante a potencia nuclear. Pero su declaración se inscribe en el marco de las presiones trasatlánticas contra el régi- Doctrina nuclear A la espera de previsibles matizaciones, la doctrina nuclear estratégica francesa oscila en varios frentes sensibles: Los Estados que protejan o propaguen el terrorismo son advertidos de la determinación nacional. Los intereses vitales se extienden mucho más allá del territorio nacional, y abarcan hasta las líneas de aprovisionamiento energético de Europa. Algunos especialistas sospechan que la nueva panoplia atómica deja abierta la utilización de armas nucleares en conflictos limitados próximos a la guerra convencional, pero alejados del Apocalipsis de la disuasión tradicional. Entre líneas, el discurso del presidente de la República dejó claro que Irán era su destinatario último