Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional CRISIS EN EL MINISTERIO DE DEFENSA VIERNES 20 1 2006 ABC El capitán de Melilla será sancionado por falta leve tras permanecer dos días en arresto preventivo Podría mantener el mando de la compañía con la que pensó plantarse ante Bono b González Calderón cumplirá en total ocho días de arresto por opinar sobre política y decir que pensó presentarse ante Bono al frente de su compañía a llevar sus quejas ABC MADRID. El capitán de Infantería Roberto González Calderón, jefe de la Primera Compañía de la I Bandera del Tercio Gran Capitán de la Legión, será sancionado con ocho días de arresto como consecuencia de la carta que envió al diario Melilla Hoy en la que expresaba su preocupación por la situación política de España y decía haber pensado plantarse con su compañía en el Ministerio de Defensa para entregar en persona a José Bono la misiva de sus protestas. Según fuentes cercanas al militar arrestado, el capitán permanece en arresto preventivo de dos días que finaliza a las once de la mañana de hoy, momento en el que se le habrá comunicado la imposición de una sanción por falta leve por la que deberá cumplir un total de ocho días de confinamiento. De acuerdo con el artículo 55 de la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, el tiempo pasado en arresto preventivo le será de abono para el cumplimiento de la sanción que le pueda ser impuesta González Calderón, de 34 años, ha participado en misiones de Paz en Bosnia y en Kosovo, y ha sido retratado por sus compañeros como un militar inteligente y capaz No en vano, en su expediente figura como el número de su promoción en su Arma. De acuerdo con fuentes militares, aunque inicialmente se estimó catalogar la infracción cometida por el capitán como grave, el hecho de que las faltas sancionadas al teniente general José Mena fueran impuestas como leves ha hecho aconsejable no escalar en el listón Aznar culpa de la crisis política a los dirigentes irrelevantes José María Aznar arremete contra su sustituto en Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien acusa de ser responsable de la crisis política actual por tratarse de un líder perfectamente irrelevante Aznar vierte estas acusaciones en el prólogo de un libro del presidente del Senado italiano Marcello Pera, y aunque aparentemente se refiere a la política europea y no alude de manera explícita a Zapatero, la referencia parece clara. Aznar agrega que la crisis política también deriva de la volubilidad bien poco responsable de unos dirigentes que cambian constantemente de dirección Además, dice que la Alianza de Civilizaciones del jefe del Ejecutivo es producto de un sentimiento de culpabilidad rayano en el complejo de inferioridad por parte de Occidente, al que se le acusa de los males del mundo, y del decadente relativismo cultural Sebastián Zaragoza, jefe del Estado Mayor de la Armada ERNESTO AGUDO El jefe de la Armada asegura a los oficiales que él no ha ordenado cambiar el himno naval A. C. MADRID. El jefe del Estado Mayor de la Armada, el almirante general Sebastián Zaragoza, incluyó el miércoles en la orden general a las unidades un punto en el que aseguraba no haber recibido órdenes del ministro de Defensa ni haber dado instrucciones para cambiar el himno de la Armada. De esa forma, Zaragoza intentaba frenar el malestar creado entre los oficiales al difundirse un proyecto de reforma de la letra para eliminar sus referencias religiosas o excesivamente guerreras En medios de la Armada ha circulado un proyecto de reforma del himno atribuido a un encargo del ministro de Defensa para cambiar algunas palabras de la letra. En concreto, se modificaba la última estrofa- Y arriba el mandato de España y de Dios. De España y de Dios. ¡De España y de Dios! -por otra de contenido más laico Por siempre la Armada que canta al valor. Que canta der hoy en día en Cataluña y cuyo discurso es peligrosamente similar al de hace 72 años El proyecto del nuevo Estatuto al final servirá para que los más privilegiados de España, que se supone que son las elites industriales catalanas, asalten el Estado y se beneficien económicamente concluye el escrito. al valor. ¡Que canta al valor! Además, se pasaba de El Imperio a España vendrá por los caminos del mar a España siempre brillará por los caminos del mar Soñando victorias se convertía en soñando futuros También desaparecían las palabras crucifico y sagrada para trasmutarse en glorifico y querida El himno actual data de 1940, cuando el entonces capitán de navío Pedro Nieto Antúnez- -después ministro de Marina- -era director de la Escuela Naval Militar con sede en San Fernando. La letra es de José María Pemán y la partitura del compositor Germán Beigbeder. De Himno de la Escuela Naval pasó en los años ochenta a utilizarse como Himno de la Armada. En su orden a las unidades, el almirante general asegura que no ha autorizado proyecto alguno de cambio en la letra, ni recibido órdenes en ese sentido del ministro de Defensa. Otra carta Por otro lado, un comandante del Estado Mayor del Ejército, cuya identidad se ha ocultado, ha remitido una carta a Telecinco en la que reitera la preocupación de las Fuerzas Armadas por el futuro a propósito de la negociación del Estatuto catalán. En la misiva, a la que tuvo acceso la cadena de TV, el militar recuerda las historias turbulentas y sangrientas del siglo XX, causadas- -refiere- en 1934 por un grupo que comparte el po- Salen a la luz los apuntes del ex coronel San Martín, uno de los principales condenados por el 23- F L. L. C. MADRID. Mil novecientos cuarenta y seis días, los más de siete años y medio que pasó recluido en una prisión militar por su participación en el golpe de Estado, es el tiempo que el ex coronel José Ignacio San Martín invirtió en escribir los recuerdos ahora publicados, tras su muerte, bajo el tí- tulo Apuntes de un condenado por el 23- F (Espasa) que fue presentado ayer en Madrid por su hijo, el teniente coronel en la reserva José Ignacio San Martín. Cuando está a punto de cumplirse el 25 aniversario de aquellos acontecimientos, el libro aporta un genuino testimonio en primera persona sobre cuáles eran las verdaderas intenciones y cómo pensaban quienes se vieron involucrados en aquel episodio. No fue un intento de golpe de Estado y no se hizo bien sostiene en cada página quien, en el momento de los hechos, era jefe del Estado Mayor de la División Acorazada. El mismo que defiende que se sumó a última hora movido por su amor a España que condensa en la necesidad de erradicar los atentados de ETA y conservar la unidad de España, sobre la que apunta reflexiones que, en los tiempos que corren, cobran plena actualidad.