Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes COPA DEL REY OCTAVOS DE FINAL, VUELTA JUEVES 19 1 2006 ABC VESTUARIOS BETIS- MADRID Serra Ferrer: Hemos salido muy perjudicados y merecimos ganar ABC MADRID. El estreno de Cassano con la camiseta blanca quedará marcado por la polémica. El italiano saltó al terreno de juego en el minuto 61 y en el 64 ya levantaba los brazos para festejar su primer tanto oficial con el Real Madrid. El gol permitiría a la postre al equipo de Juan Ramón López Caro dar un paso importante para estar en las semifinales de la Copa del Rey. Pero mientras Cassano abrazaba a Zidane, tanto la defensa como el portero bético rodeaban al colegiado pidiendo la anulación de la jugada por posible falta al meta Doblas y fuera de juego del italiano. El árbitro no atendió sus demandas. Pero las polémicas no quedaron ahí. El Real Madrid se vio perjudicado por la anulación de un gol a Baptista y los béticos reclamaron no sólo por el tanto de Cassano sino por un penalti de Gravesen. Las protestas béticas desataron las críticas de Lorenzo Serra Ferrer en los vestuarios. El Betis ha salido perjudicado y en competiciones cortas esto sí tiene muchas trascendencia. No nos han favorecido y en las imágenes se puede comprobar El técnico bético, al margen de la acción de Cassano por lo que me han asegurado ha sido en fuera de juego y falta repasó las jugadas en las que su equipo había sido perjudicado: una mano dentro del área de Gravesen y un penalti del danés por empujón sobre Juanito. Para Serra Ferrer, estas acciones al menos deberían ser sancionadas y dio por concluida la cuestión al señalar que ésta es una historia muy debatida y de la que no sacamos nunca nada de provecho Luego apuntó que su equipo mereció ganar. Nos faltó finalización El Atlético se desfonda con fe El equipo rojiblanco mejora su aspecto con Murcia, muestra espíritu e iguala dos goles de desventaja, pero cae eliminado ante el Zaragoza ZARAGOZA ATLÉTICO 2 2 Zaragoza (4- 4- 2) César; Ponzio (Cuartero, m. 90) Álvaro, Gabriel Milito, Toledo; Generelo, Movilla, Celades, Cani; Óscar (Zapater, m. 63) y Ewerthon (Diego Milito, m. 46) Atlético de Madrid (4- 4- 2) Falcón; Velasco (Maxi, m. 77) García Calvo (Perea. m. 34) Pablo, Antonio López; Galletti, Luccin, Ibagaza, Petrov; Torres y Kezman. Árbitro Pérez Lasa. Tarjeta amarilla a Ponzio, Luccin, Gabriel Milito, Ibagaza, Velasco, Cani. Goles 1- 0, m. 9: Cani, al segundo intento. 2- 0, m. 26: Óscar empuja después de una gran jugada de Cani. 2- 1, m. 32: Kezman engancha un rebote. 2- 2, m. 61: Galletti remacha un avance de Torres. JOSÉ CARLOS CARABIAS El Atlético de Madrid describió una inversión en su espiral autodestructiva. Otra cara, un espíritu combativo, afán por la competición. Un consuelo para otra derrota, a fin de cuentas el pan nuestro de cada día por el Manzanares. Apretó al Zaragoza hasta abalanzarse sobre la yugular de un estadio que pidió la hora con cierta agonía. El Atlético igualó dos goles y se quedó a tiro de un último zarpazo que le hubiese mantenido con vida en la Copa del Rey. No hay empresa apacible para el Atlético. Se anunciaba remontada, buen ánimo general, todos a una en pos de la rehabilitación. Lo normal en una eliminatoria de Copa cuesta arriba. Resulta que el Atlético se empeñó en formalizar una noche de épica al cuadrado. Allí donde necesitaba un gol, se encontró en el minuto 26 con un 2- 0 en contra. No hay bicho viviente que pueda con la leyenda intransferible de este equipo, irritante como pocos, siempre especial. César intenta despejar el balón ante Pablo Ibáñez actividad contrastó con la pesadez de la defensa del Atlético, un armatoste encarnado en Velasco, lento como el caballo del malo. Cani lo volvió a hacer un cuarto de hora después, con sutileza e ingenio esta vez: desbordó en finta al otrora infranqueable Pablo y se la puso dulce a Óscar. El buen tono general del Zaragoza lanzó un presagio de hecatombe sobre el Atlético. Por ahí surgió la sorpresa. El equipo de Pepe Murcia no puso la otra mejilla ni lamentó su pésimo destino. Se remangó y expuso a su rival que no concedía la derrota. Volvió a rearmarse sobre sus cenizas, las que esparcen vientos de Segunda y las que deja un equipo que se escondió en la excusa de Carlos Bianchi. El gol llegó en una maniobra indecorosa. Un jugador que se equivocó en la recepción y centró de rebote (Galletti) uno que cayó por el suelo en su afán rematador (Torres) y otro que pasaba por allí y la enganchó (Kezman) Un gol que premió la voluntad por no rendirse. EFE Intervenciones de Cani Cani bordó dos intervenciones que pusieron al Atlético contra la pared. En la primera, se internó vivo y ágil de piernas para rematar dos veces hasta que encontró el gol. Su diligencia en la Insultos a Cassano: Gordo, gordo Posteriormente, Cassano explicó en italiano que nada más saltar al terreno de juego el público le gritaba Gordo, gordo (estas dos últimas palabras las pronunció en perfecto castellano) y que por ello decidió marcar el gol, para acallar a quienes le insultaban. Luego destacó que para él lo importante es que el equipo gane. Me alegro por el Madrid y añadió que me he encontrado bien pese a estar 45 días sin jugar. Quiero disputar más minutos Quien no estaba para polémica era López Caro, que se desmarcó con evasivas. No es mi responsabilidad hablar de ello. Mi labor está en trabajar con mi equipo Polémicas al margen, el entrenador del Real Madrid alabó la seriedad y el trabajo en bloque de su equipo, que va avanzando en nuestra búsqueda de una personalidad go aturullado e impreciso de Petrov y otras cuantas más. Pero también enganchado a Fernando Torres, cuya velocidad descuadró a la zaga del Zaragoza, en inferioridad por el centro con Álvaro y Milito ante la potencia del 9 atlético. Así llegó el gol que dejó en silencio La Romareda. Fernando Torres persiguió un balón en el que sólo creyó él y de su fe surgió la zozobra para Milito, que perdió en la carrera y concedió ventaja al delantero. El duelo acabó en un rechace que Galletti empujó a gol. El Atlético tuvo espíritu, cierta energía y un punto de atrevimiento que no se le conocía esta temporada. Quiso jugar al fútbol, combinar, llegar por los lados, apretar lejos de su portería. No cejó hasta el final, cuando el minutero se tragó sus intenciones. No había nada que hacer. ASÍ JUGARON ASÍ JUGARON ZARAGOZA César: bien. Ponzio: regular. Álvaro: regular. Gabriel Milito: regular. Toledo: regular. Generelo: bien. Movilla: bien. Celades: regular. Cani: muy bien. Óscar González: bien. Ewerthon: regular. Diego Milito: bien. Zapater: regular. Cuartero: s. c. Víctor Muñoz: bien. Ha armado un equipo que funciona sin estridencias. Supo parar el partido con cambios e interrupciones. Lo mejor: Cani, espléndido en el despliegue ofensivo. Lo peor: inconsistencia y lentitud de sus centrales frente a Torres. ATLÉTICO DE MADRID Falcón: bien. Velasco: mal. García Calvo: regular. Pablo: bien. Antonio López: regular. Galletti: regular. Luccin: regular. Ibagaza: mal. Petrov: mal. Fernando Torres: bien. Kezman: regular. Perea: bien. Maxi: s. c. Pepe Murcia: Bien. Si la energía que mostró el Atlético la ha transmitido él, ya ha hecho algo por este moribundo. Lo mejor: cambio de actitud. Movilidad, espíritu, ganas de competir. Llegada, aunque embarullada, al área. Lo peor: crisis defensiva. Ibagaza, improductivo. Petrov, una moto loca. Esguince cervical leve de García Calvo Para entonces se había lesionado García Calvo, con traumatismo craneoencefálico y esguince cervical leve, e ingresado Perea en el campo, una buena noticia para el Atlético por mal que esté el colombiano. El equipo de Murcia decidió morir matando y desde el tanto de Kezman, el balón fue propiedad de Luccin e Ibagaza, dos sombras de lo que fueron en el Celta y el Mallorca. El Atlético de Madrid gobernó a partir de una idea: seguir atacando. Lo hizo con las limitaciones que impone un eje nuclear con Luccin e Ibagaza, el jue-