Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Cultura JUEVES 19 1 2006 ABC Mañana, con ABC, la película El americano impasible y la novela homónima de Graham Greene por tan sólo 8,95 euros más Una novela visionaria Publicada en 1955, El americano impasible fue una novela en cierto sentido visionaria al plantear en la vieja colonia francesa de Indochina un conflicto que tiene ya las características de la Guerra Fría y que situaría a EE. UU. y la antigua URSS como agentes de la historia. La novela está centrada en Saigón a finales de 1952, cuando el joven bostoniano Pyle, de educación religiosa unitaria, llega al país para realizar diversas gestiones de la misión económica norteamericana. El encuentro con Thomas Fowler, corresponsal del London Times (que algo tiene de Grahan Greem) y con la amante vietnamita de éste, Phuong, de la que se enamora Pyle, pone en funcionamiento dos mundos: el de la tensión entre los intereses democráticos y comunistas en la región vietnamita, y un triángulo amoroso especialmente complejo. Sin duda, hay que sumar el tema central de tantas novelas de Green: la naturaleza intrincada del bien y del mal y, como corolario, la imposibilidad de una acción cuyos ideales filantrópicos no oculten o impliquen injusticia y egoísmo. JUAN MALPARTIDA Pasión vietnamita TEXTO: GUZMÁN URRERO PEÑA El año, un turbio 1952. Podría ser el último de mandato francés en Indochina. Tal vez el preludio de un fracaso peor. Al tiempo que los legionarios calan sus bayonetas, los batallones del Vietminh cortan las ligaduras de su antigua servidumbre colonial. Mientras tanto, con la mirada absorta en su pipa de opio, Thomas Fowler, cínico periodista inglés, reflexiona sobre un romance que promete recompensas inciertas. Una historia de pasión a dos bandas, donde él compite por el favor de su amante vietnamita con Alden Pyle, un estadounidense de sospechosa inocencia. La guerra y el amor: se comprende el paralelismo. Quizá por ello, ambos argumentos avanzan imparables hacia el desastre en la novela donde Graham Greene nos narra todos estos hechos. Ese triángulo amoroso, perfilado por el contraluz de la violencia en las páginas de El americano tranquilo (1955) interesó mucho a Joseph L. Mankiewicz, quien dirigió en 1958 la primera y devastadora versión cinematográfica. Anticipado por la inteligencia de Greene, el efecto dominó que supuso la infiltración norteamericana en el Sudeste asiático atrajo asimismo a Phillip Noyce. Como informador, este cineasta australiano llegó a Vietnam en 1995, y tras años de incertidumbre, pudo rodar El americano impasible (2002) a partir de un guión escrito por el dramaturgo Christopher Hampton. Encabezando el reparto, el archiconocido Sir Michael Caine calibró con sabiduría el papel de Fowler, y Brendan Fraser interpretó al agente Pyle en su registro más afortunado. Todo ello nos sitúa ante una película de gran entidad: verista y dominada por un acento moral que puede llegar a ser conmovedor.