Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 JUEVES 19 1 2006 ABC Cultura y espectáculos El Reina Sofía supo desde 1991 que había problemas con la empresa que custodiaba la obra de Serra ABC habla con Corral, Guirao y Bonet, los tres últimos directores del museo b El paradero de la escultura Equal- Parallel Guernica- Bengasi de Richard Serra, propiedad del MNCARS y depositada en Macarrón S. A. sigue siendo un misterio NATIVIDAD PULIDO MADRID. La noticia de que el Reina Sofía ha perdido una escultura de Richard Serra de 38 toneladas- -adelantada ayer por ABC- -acaparó titulares en la prensa nacional e internacional. El propio museo hizo público un comunicado, en el que se confirmaba punto por punto lo publicado por ABC. De los cuatro directores que tuvo el museo antes de la llegada de Ana Martínez de Aguilar, tres de ellos hablaron con este periódico. Sólo falta la opinión de Tomás Llorens, de viaje por Estados Unidos. La más contundente fue María Corral, directora del CARS desde 1991 hasta 1994. Recuerda que cuando llegó al museo se encontró con el mayor caos del mundo. No existía ningún inventario de la obra que había en el museo. En mis cuatro años de trabajo conseguí que se hiciese Dice que no quiere hablar del museo. Pero no duda un instante en hacerlo: ¡Me parece tan desastre todo! La persona que está ahora lo único que hace cada vez que puede es hablar mal de los cuatro directores anteriores. A lo mejor resulta que hasta antesdeayer la obra estaba localizada. No me fío ni un pelo de nada ¿Le constaba como directora que la obra de Serra estaba en depósito en Macarrón? Sí, al igual que otras piezas del museo, pero yo no fui a ver obra por obra. Si el funcionario o funcionaria que llevara el registro no sabía las cosas... Yo más no pude hacer Recuerda que hizo una exposición temporal de Serra y que el artista tenía mucho interés en que estuviese presente la pieza desaparecida. No pudo ser, debido a su peso. Los montacargas sólo aceptaban 5.000 kilos y había que bajarla al sótano, único lugar que podía soportar el peso de estas esculturas. Recuerda también María Corral que ella ha sido la persona que ha trasladado el Guernica, que ha conseguido que todo el legado de Dalí y de Miró se quedara en el Reina Sofía... Me he cargado todos los marrones y he conseguido que ese museo sea lo que es, aunque ahora ya lo hayan destruido Durante todo el tiempo que estuvo al frente del Reina Sofía, comenta, la pieza de Serra estaba perfectamente localizable. Macarrón era prácticamente Equal- Parallel Guernica- Benga si obra de Richard Serra perdida Dos sociedades y un mismo titular, Jesús Macarrón Otro de los protagonistas de la historia es la empresa Macarrón S. A. embargada en 1998 por la Tesorería de la Seguridad Social y que se disolvió por suspensión de pagos. Su titular era Jesús Macarrón Jaime, titular a su vez de Martínez Macarrón y Asociados S. L. según fuentes del Museo Reina Sofía. Fue precisamente al empresario, y no a la empresa, a quien fue dirigido el requerimiento notarial con el fin de que diese cuentas del paradero de la escultura de Serra. ABC habló ayer con Juliana Macarrón, administradora de esta última empresa, quien negó rotundamente que tuviera nada que ver con la anterior: Aquella sociedad desapareció. Yo no pertenecí a ella para nada, ni tengo vinculación con ella (aunque reconoce que trabajó unos meses en ella) Yo creé esta sociedad. A Macarrón S. A. sólo me une el apellido Macarrón, aunque no haya factura, o no se le llegó a pagar? No lo sé. Nosotros estuvimos en una batalla por intentar contratar a Macarrón y pagarle. Indiscutiblemente había muchas deudas del Ministerio a Macarrón por parte del Reina Sofía y no se le podía pagar. En mi tiempo la obra estaba depositada y perfectamente localizable. De lo que luego ha pasado, no tengo ni idea. Todo esto me suena a montaje Por su parte, José Guirao, director desde 1994 hasta 2000, reconoce que del tema de que no se pagaba el depósito y de que no había facturas no sé nada. Lo que sí sabía era que con Macarrón había un problema de facturas pendientes. Como tenía deudas con la Seguridad Social, de acuerdo con la legislación, una empresa que no está al corriente de todos los temas de Seguridad Social no puede facturar a la Administración. Recuerdo que a Macarrón no se le podía pagar, porque no podía facturar No recuerdo nada de eso También sabía, reconoce, que la escultura estaba depositada en los almacenes de Macarrón: Lo último que recuerdo es que sobre finales del 99 o principios del 2000, una vez que pasó Serra por Madrid, estuvimos hablando de que, con motivo de la ampliación del museo, en el desarrollo del proyecto, él pudiera trabajar con el arquitecto para buscar una ubicación definitiva para su escultura... Sabíamos que la obra no cabía en los almacenes del Reina, que tenía un problema de peso y que había que traérsela con motivo de la ampliación ¿Recibe alguna llamada de Macarrón acerca de que hay pagos pendientes por el depósito? No recuerdo nada de eso ¿Cómo valora que una empresa tenga en depósito una obra del patrimonio español y que no quiera devolverla ni diga dónde está? Es rarísimo. Es una obra que hay que moverla con grúas y camiones. No es un cuadro, que lo puede robar alguien o perderse. No sé a qué responde esa historia de Macarrón. No es lo normal. Supongo que terminará apareciendo ¿Desde Registro no le comunicaron los problemas con esta empresa? No lo recuerdo. Sabía que estaba en depósito y que habría que traerla. Sabía que había facturas del pasado (si dice María que eran del Ministerio de Cultura pues llevará razón) Me ha sorprendido la historia muchísimo Juan Manuel Bonet llegó a la dirección del CARS en 2000. Estuvo en el cargo hasta 2004, cuando fue relevado por Ana Martínez de Aguilar. Bonet, en contra de lo comentado por Corral y Guirao, dice que los problemas con Ma- José Guirao: Recuerdo que a Macarrón no se le podía pagar, porque no podía facturar María Corral: A lo mejor resulta que hasta antesdeayer la obra estaba localizada. No me fío ni un pelo de nada carrón los conozco ahora. A mí no se me transmitieron. Lo único que yo he tenido que ver con la pieza es el deseo de que se viera en algún momento. En concreto, se pensó que sería hermoso que se viera esta obra en la ampliación. Se barajó instalarla en el patio de la ampliación. También se vio la posibilidad de que se instalara en el Retiro entre los Palacios de Cristal y de Veláz- la única empresa que había durante los años 70 y 80 para guardar obras de arte. Y el Ministerio de Cultura debía muchísimo dinero a Macarrón, que no tenía liquidez para pagar a la Seguridad Social. Nosotros no podíamos ni contratar con Macarrón, ni pagarle facturas. Intentamos arreglarlo, porque era una pescadilla que se mordía la cola ¿Se le pagó todos estos años a