Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 1 2006 Sociedad 57 Comunicación HABLAR DE FUMAR ÁNGEL RIESGO La historia repetida de Walter Cronkite Una influencia impensable en nuestros tiempos b El legendario periodista, cuyo Aurelio Fernández Escandón Director de Necropoli. com N unca había hablado tanto del feo vicio del tabaco como en este principio de año. He hablado con compañeros, con propietarios de bares y restaurantes, con abogados para conocer mis obligaciones... No estoy seguro que la campaña contra el tabaquismo, que se ha iniciado por el Gobierno con la entrada en vigor de la nueva ley, vaya a ser un éxito. Su comunicación, su puesta en escena, lo es, sin ninguna duda. Este tema ocupa, mucho más que cualquier otro, la conversación diaria de los españoles; ni el Estatut, que interesa mucho más a los periódicos que los ciudadanos ni la sequía ni la cuesta de enero tienen tanta cuota de conversación ciudadana como esta nueva Ley. No entro en si la Ley es viable, si está bien implantada. De momento ha conseguido que hasta el que escribe, que no es fumador, se interese por ella y escriba estas líneas. No ha sido esta una actuación que se haya apoyado con una campaña publicitaria demasiado masiva, realmente no ha hecho falta pues los ciudadanos se han encargado ellos mismos de hacer el trabajo, hablando y opinando de lo que se puede y lo que no se puede hacer; hablando de fumar se combate el problema. Imagino que el principal efecto de comunicación es sobre los fumadores que ven una nube de limitaciones que están adaptándose a cumplir cuanto antes. Los oficinistas madrileños están en los portales de sus empresas fumando. Si fumar es ya absurdo en sí mismo, más lo es en esa situación incómoda (heladora o tórrida dependiendo de la estación del extremado clima de nuestra ciudad) pero además se convierten en anuncios vivos de la nueva Ley. La situación es especialmente triste en los edificios más altos, donde se juntan docenas de afectados por el vicio. Imagino a sus jefes molestos con la pérdida de tiempo y productividad que esto supone y a sus compañeros no fumadores mirando el sitio vacío con cierto disgusto. No sé si la prohibición surtirá efecto, pero estoy convencido que la campaña mediática natural que se ha generado sí que lo hará, y al menos los más responsables preferirán no formar parte de esa patética foto de entrada de la oficina donde el corrillo de fumadores toma su dosis. Sé que muchos fumadores no estarán de acuerdo con mi columna pero me bastaría con que unos cuantos miles dejaran de fumar sólo por lo hablado y debatido estos días. sonado veredicto en 1968 contra la guerra de Vietnam puso en jaque al presidente Johnson, vuelve a la carga pidiendo la retirada de Irak PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. En una época pasada, ahora bastante difícil de entender, las encuestas de opinión coincidían año tras año en identificar al periodista Walter Cronkite- -legendario presentador de la CBS- -como la persona que inspiraba mayor confianza entre los estadounidenses. Tiempos de una oferta televisiva limitada a tres grandes cadenas y donde los anchormen eran percibidos no tanto como multimillonarias estrellas egomaniacas de la comunicación de masas sino como parte de la familia con una inmensa credibilidad informativa y hasta cierta autoridad moral. Casi un cuarto de siglo después de su jubilación de la CBS, en las antípodas de la forzada retirada de su sucesor Dan Rather, Walter Cronkite ha vuelto a dar que hablar esta semana al indicar ante una audiencia de críticos de televisión congregada en California la conveniencia de una pronta retirada de Irak. A juicio de esta leyenda viviente del periodismo, la Administración Bush debería haber aprovechado las catástrofes huracanadas del verano para anunciar un honorable final a la presencia militar de EE. UU. en Irak. El pronunciamiento de Cronkite a sus esplendorosos 89 años debería ser uno más en la montaña de encontradas opiniones generada por Irak pero el problema es que la historia juega irónicamente a favor del periodista familiarmente conocido como tío Walter Ya que en febrero de 1968, con un reportaje sobre Vietnam durante la sangrienta ofensiva Tet, su veredicto resultó decisivo para cimentar la impopularidad de una guerra distante y extraña. Bajo la insistencia de sus jefes en Nueva York, Walter Cronkite incorporó a su reportaje un breve comentario personal insistiendo en que la situación en Vietnam era insostenible y solicitando una estrategia de salida. Al escuchar este mensaje de retirada, el presidente Lyndon Johnson- -que tenía en el Despacho Oval un mueble blanco con tres televisores- -se volvió a uno de sus ayudantes diciendo: Si he perdido a Cronkite, he perdido a la clase media de América Recientemente viudo, con problemas de oído y dificultades para andar, Cronkite sigue haciendo esporádicas colaboraciones. La cadena pública PBS tiene previsto emitir en julio un documental sobre su espectacular carrera en la que a su juicio nada se compara con su comentario sobre Vietnam. Resulta cada vez más claro a este reportero que la única salida racional es negociar, no como vencedores, pero como un pueblo honorable Un mes después, el presidente Johnson anunciaba que no se presentaría a la reelección, abriendo negociaciones con Vietnam del Norte. Nace un diario digital de necrológicas LUIS GÓMEZ Adiós a Jacques Faizant, el viñetista más famoso de la Prensa francesa JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Ha muerto a los 87 años Jacques Faizant, el patriarca y el más famoso de los humoristas y dibujantes de prensa, cuyas viñetas e ilustraciones, publicadas en Le Figaro desde 1967, son un testimonio indispensable para comprender la Francia del último medio siglo. Tras la segunda guerra mundial, uno de sus amigos, Jean Nohain, le hace sus primeros encargos como ilustrador para Bonjour Dimanche A finales de los decide instalarse en París, donde tiene la suerte de encontrar a un constructor de aviones, Marcel Dasault, a quien divertía la edición de semanarios de prestigio con muchas ilustraciones. Faizant trabajará durante muchos años para Jours de France y la publicación France Dimanche De la misma manera que Mingote en ABC comenzó por crear los grandes arquetipos nacionales donde echa raíces toda su obra, Faizant comenzó a crear personajes, en orden disperso. Hasta que el 1 de septiembre de 1967 publica su primer di- bujo en la primera página de Le Figaro Faizant ya era famoso y publicaba en muchos diarios, pero lo esencial de su obra se haría en Le Figaro a través de una hondísima alquimia entre el periódico, sus lectores y el artista. Faizant fue un conservador moderado, independiente, volteriano, protestón, muy respetuoso de las formas, defensor de una Francia que temía perder y él asociaba a un cierto arte de vivir, con gracia, en su pueblo, muy lejos de París, de la que, una vez conquistada, se alejó para residir en la periferia, rodeado de gatos, pipas y lápices. Dibujante mascota de la primera página de Le Figaro durante medio siglo, Faizant dibujó y caricaturizó a todos los grandes y pequeños personajes de la sociedad francesa. De Gaulle lo respetaba. Pompidou no le perdonaba que lo pintase pequeño y gordito. Giscard se reía de sus cosas. Mitterrand hubiera deseado que fuese socialista. Chirac lo respetaba. De Brigitte Bardot a la Torre Eiffel, Faizant puso en escena a todos los mitos nacionales. BILBAO. Asesor fiscal de funerarias, Aurelio Fernández Escandón dirige un periódico digital que sólo informa sobre los fallecimientos diarios en España. En Necropoli. com uno siempre se desayuna con noticias tristes. Periodista y economista, el asturiano Fernández Escandón se gana la vida escribiendo de muertos. Es el único diario del mundo que sólo publica necrológicas. ¿Por qué noticias luctuosas? -Se conserva la biografía de los muertos ilustres, pero queríamos perpetuar la memoria de quienes no pasan a los libros de historia. ¿Cuánta gente muere en España? -Algo más de mil personas al día. Aquí se puede consultar necrológicas por Comunidades autónomas, meses, por tragedias, se pueden buscar fallecidos famosos... -Noticias negras. -Todo el mundo puede comunicar a conocidos la muerte del ser querido. Socializamos la esquela. ¿Tiene futuro un diario así? ¡Mucho! Hay servicios que se pueden explotar como mandar flores y pésames por Internet. ¡Vive de dar malas noticias! -Si la noticia se produce... Lo primero que hacen los abuelos al abrir el periódico es mirar la sección de esquelas. No nos limitamos a colocar esquelas, informamos del municipio y la fecha del fallecimiento, así como de los datos del entierro. Y, si la familia lo pide, completamos biografías. -Malo acabar en sus páginas. ¡Tampoco lo deseamos nosotros! Pero la necrológica es una información que pide la gente. Nuestra hemeroteca contiene ya 1.500 biografías y 312.000 páginas. Hacemos obituarios de fallecidos en atentados como el 11 M, la tragedia del albergue de Castellón o del Yak- 42