Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 1 2006 Madrid 41 Ediles de todos los partidos coincidieron en definirle como un hombre bueno, tolerante y culto Ante los actos en su memoria, habría dicho: No era menester que se tomasen ustedes tantas molestias anécdotas de aquel que ante los actos en su memoria, seguro que habría dicho: no era menester que se tomasen ustedes tantas molestias Patos por plumas Tierno fue, según lo dibujó, un gran luchador por sus ideas en épocas muy difíciles y un hombre de paz que defendía una España abierta, libre, tolerante, de todos No sé- -añadió- -qué le parecería que le hubieran cambiado los patos del Manzanares por las plumas de las grúas Consciente de su grave enfermedad, había decidido morirse en su puesto de trabajo y allí se mantuvo hasta el final, con episodios de gran dolor físico y enorme entereza moral, relatados por un emocionado Barranco en presencia del hijo del fallecido, Enrique Tierno Relaño, que seguía el acto desde el banco socialista. Manzano y Barranco conversan tras Ruiz Gallardón en el homenaje de ayer a Tierno Galván Fue el primer regidor madrileño de la joven democracia española: un hombre culto, tolerante y sobre todo, bueno. Sus compañeros de filas y sus adversarios políticos recordaron ayer, juntos y en armonía, la figura de Enrique Tierno, de cuya marcha se cumplen hoy 20 años Un arco iris político recordó a Tierno, el alcalde más esperado TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: ERNESTO AGUDO Ediles en los tribunales Barranco no dijo dentro, pero sí fuera, algo que diferenciaba las épocas pasadas de la actual: Ahora hay tres concejales de la oposición ante los tribunales por desacato- -debido a los incidentes policiales tras la tala de árboles en Virgen del Puerto- eso no habría pasado ni con Tierno, ni conmigo, ni con Álvarez del Manzano Precisamente éste, que era el jefe de la oposición a Enrique Tierno Galván, rememoraba por su parte sus contradicciones y su tremenda coherencia y detalles de su personalidad como cuando Manzano le anunció, el día antes de un pleno, que pensaba pedir su dimisión, y el viejo profesor le contestó: Tiene que aprender mucho de política, joven; pierde usted el factor sorpresa Aseguró que el viejo profesor le confesó en la intimidad de sus últimas jornadas que temía qué podía ocurrir después de la muerte, aunque en el debate sobre el asunto le rogó a Manzano: No me saque usted la fe Alberto Ruiz- Gallardón, un joven concejal de oposición durante el mandato de Tierno, le definió como el alcalde más esperado, el primero de la democracia Autor del preámbulo de la Constitución, dijo que era un enamorado de una España tolerante y abierta de quien todos aprendimos mucho Estaban todos, o casi: quienes le acompañaron desde sus propios bancos en aquellos primeros tiempos de la democracia municipal, y los que se le oponían con las ideas y el corazón. El acto en recuerdo de Enrique Tierno concitó tantos colores políticos y tantas sensibilidades encontradas como sólo podía conseguir alguien de su talante. El Patio de Cristales olía ayer a nostalgia y también un poco a naftalina, y flotaba en el aire un espíritu de concordia, de reunión de antiguos alumnos, de encuentro de amigos. Era casi posible escuchar al viejo profesor platicando en cada corro, y pidiendo a unos y otros que fueran buenos y benéficos El acto institucional de recuerdo a Enrique Tierno, el primer alcalde de la democracia en Madrid, el más esperado como le definió el actual regidor, Alberto Ruiz- Gallardón- -joven y pesado concejal recién llegado a la carrera política por aquel entonces, como se encargó de recordar el también alcalde Juan Barranco- -fue tan entrañable como cabía esperarse: todo el mundo estuvo en su papel, incluidos los que, a ratos, sacaron un poco los pies del tiesto. que lo son ahora. Algunos, incluso repetían, como el socialista José Manuel Rodríguez, que 24 años atrás tomó posesión como concejal a la muerte de Tierno, y ahora vuelve a contarse entre las filas del grupo socialista. En grupos, se mezclaban y cruzaban saludos los socialistas Leandro Crespo, Ginés Meléndez, José María de la Riva, Saturnino Zapata, Emilio García Horcajo, Juan Lobato, Castor Iglesias, Francisco Garrido, Alfredo Tejero, Jesús Espelosín, Ramón Herrero, Manuel Ortuño o la más veterana, Concepción Aparicio, 81 años de militancia contumaz. dos del alcalde, realizada en la Imprenta Municipal. Un español total La línea general de los discursos fue la de glosar la figura del alcalde y recordar sus anécdotas. Sólo se saltó el guión el portavoz popular, Manuel Cobo, que trajo a colación palabras del viejo profesor muy al hilo de la actualidad, en las que, en 1978, se declaraba un español total; soy un español global y advertía: Se sembraron vientos y se están recogiendo tempestades Tierno, explicó Inés Sabanés, representa el cambio desde los alcaldes impuestos a los alcaldes que quieren serlo y con él y su gestión la vida cultural, asociativa y vecinal vivió un empuje importante en la ciudad Con él, resumió, Madrid se puso en el mapa Durante sus años al frente de la Alcaldía, dijo Trinidad Jiménez, Madrid experimentó la mayor transformación de su historia extendió parques, construyó viviendas de protección oficial, recuperó el entorno del Manzanares, se planteó dar solución al problema que era ya la M- 30 y frenó la destrucción del centro. Juan Barranco, que trabajó codo con codo como su primer teniente de alcalde- cuando salíamos al extranjero me preguntaban si era militar y que luego le sucedió en la Alcaldía, humanizó el discurso salpicándolo de Apiñados Y los populares Enrique Villoria, Ángel Matanzo, Manuel Martínez Blanco, Luis Peral, Luis Eduardo Cortés, Carlos López Collado, o José Antonio García Alarilla. O el que fuera líder de IU Francisco Herrera. Todos juntos y revueltos para la ocasión. Más que revueltos, apiñados tuvieron que agruparse en el salón de plenos, pero la causa lo merecía. Hubo palabras de los portavoces de PSOE, IU y PP, Trinidad Jiménez, Inés Sabanés y Manuel Cobo, y de los tres alcaldes que han sobrevivido a Tierno: Juan Barranco, José María Álvarez del Manzano y Alberto Ruiz- Gallardón. Como regalo conmemorativo, el alcalde entregó a todos los invitados una edición especial y bellísima de los ban- También hizo túneles Tuvo iniciativas para humanizar la ciudad, como las casetas de patos en el Manzanares y también hizo túneles recordó: Nos libró del scalextric de Atocha y Álvarez del Manzano y yo seguimos su ejemplo Un centenar de ediles Pocas veces la Casa de la Villa reunió a tantos ediles, pasados y presentes- -quién sabe si futuros- alrededor de un centenar se dieron cita, entre los que lo eran en tiempos de Tierno y los