Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional JUEVES 19 1 2006 ABC Scotland Yard desbarata un plan para secuestrar al hijo menor de Blair Extremistas de Padres por la Justicia querían llamar la atención sobre su causa de que no presentarán una denuncia y la organización ha anunciado que paralizará su campaña propagandística y se disolverá EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Leo Blair, de cinco años de edad, hijo menor del primer ministro británico, se había convertido en uno de los próximos objetivos de radicales del grupo Padres por la Justicia (Fathers 4 Justice, F 4 J) que pretendían secuestrarlo para llamar la atención sobre su causa. Miembros del grupo, a veces disfrazados de héroes del cómic como Superman, Spiderman o Batman, han protagonizado en los últimos años sonadas acciones de protesta para reclamar el reconocimiento de mayores derechos de los padres frente a las madres en el acceso a los hijos y su custodia en el caso de separaciones y divorcios. El hecho de que en el pasado hayan burlado fuertes medidas de seguridad en el palacio de Isabel II y en el Parlamento, donde arrojaron polvo púrpura sobre Tony Blair, da credibilidad a su intento, aunque la Policía asegura que no podrían haber llevado a cabo el secuestro dada la vigilancia a la que están sometidos Downing Street y la familia del primer ministro. b Los Blair informan Héroes de cómic y hombres desesperados E. J. B. LONDRES. El grupo F 4 J fue creado hace tres años y ha crecido porque la denuncia que plantean responde a un problema social. Pero cada vez sus acciones han sido más radicales y algunos de sus miembros, como destapó un reciente programa de televisión, son realmente agresivos. La primera de sus llamativas acciones ocurrió en 2003, cuando un hombre disfrazado de Batman y otro de Robin Hood permanecieron tres días en el tejado del principal tribunal de Londres. Luego vendría la ascensión de un Spiderman a la noria gigante de Londres, que obligó a cerrar un día esa atracción turística; la escalada de otro Batman a uno de los balcones de Buckingham Palace, y una agresión contra Tony Blair en la Cámara de los Comunes. El éxito y el eco informativo han hecho que la marca F 4 J la utilicen personas que en ocasiones actúan por libre. Tony Blair posa con su hijo Leo, el pasado 6 de mayo en Downing Street Agentes especiales de Scotland Yard desbarataron el plan poco antes de las Navidades, cuando el intento tan sólo estaba en conversaciones entre quienes programaban nuevos actos. La Policía no ha realizado detenciones ni ha dado información sobre implicados. Al parecer, los agentes les han advertido de que dispararán si realizan alguna acción en el área gubernamental y parlamentaria de Westminster. REUTERS Sin dañar al pequeño El hecho fue desvelado ayer por The Sun, que citando fuentes policiales asegura que el grupo iba a raptar al pequeño Leo y retenerle por un corto tiempo, sin hacerle daño. El objetivo no era más que llamar la atención sobre la situación de injusticia que denuncian. Según el periódico, el matrimonio Blair ha estado muy preocupado, pero con la seguridad de que la policía controlaba la situación Los Blair, que no presentarán denuncia, han procurado mantener a sus hijos fuera del alcance de los medios, por más que en algunas ocasiones han posado juntos ante las cámaras. El hijo mayor, Euan, cumple hoy 22 años; Nicholas tiene 20 y Kathryn, 17. El fundador de F 4 J, Matt O Connor, ha lamentado que extremistas relacionados con su organización hayan pensado en un secuestro y anunció la paralización de las actividades del grupo y su disolución. Estoy perplejo. Estamos en esto para reunir a los niños con sus padres, no para quitárselos. Me siento responsable ¿es que hemos creado un monstruo? declaró tras conocerse la noticia. Tengo tres hijos pequeños- -añadió- -y no puedo imaginar nada más traumático para Blair, su familia y su hijo que lo que se ha publicado O Connor pidió a la Policía que dé a conocer los nombres de los activistas si las pruebas reunidas tienen peso suficiente. Sugirió también que en realidad se trata de ex miembros de la organización.