Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19 1 2006 Nacional PROHIBIDA LA ASAMBLEA DE BATASUNA CONSECUENCIAS POLÍTICAS 13 Balza alega un error para retrasar el precinto de dos sedes BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. El consejero vasco de Interior, Javier Balza, justificó el retraso de la Ertzaintza en la clausura de las dos sedes de Batasuna en San Sebastián y Bilbao aduciendo que en el auto en el que el juez Grande- Marlaska ordenaba la clausura y precinto de estos domicilios había un error, que ya ha sido subsanado. La que sí se precintó- -ayer por la mañana- -fue la tercera de las sedes que señala el auto del magistrado, la que los batasunos utilizaban hasta ayer en Pamplona. El precinto de este domicilio corrió a cargo de la Policía Nacional, que colocó dos carteles con la advertencia siguiente: Quien violente esta clausura y precinto incurrirá en la correspondiente responsabilidad penal Se da la circunstancia de que en este mismo edificio se encontraba la anterior sede de Batasuna, también clausurada tras el auto del juez Baltasar Garzón de agosto de 2002. Desde hace unos meses, la formación ilegalizada venía convocando ruedas de prensa en la oficina precintada. Al margen de estos dos domicilios, el juez Grande- Marlaska ordena en su resolución que las Fuerzas de Seguridad investiguen otras posibles sedes que los batasunos puedan estar utilizando directa o indirectamente Aunque la impugnación de las candidaturas corresponde al Tribunal Supremo, que el año pasado frenó las pretensiones de Batasuna de concurrir a los comicios autonómicos con la plataforma Aukera Guztiak, es indudable que con la nueva suspensión de actividades decretada por Grande- Marlaska (que afecta también a cualquier sucedáneo de Batasuna) la formación ilegalizada está aún más acorralada. También lo están sus dirigentes (la causa penal cuenta con más de 40 procesados, entre ellos Otegi, Permach y Álvarez, por colaboración e integración en ETA) los que, según el juez, se han servido de Batasuna como instrumento para reiterar sus conductas delictivas. Objetivo fundamental En la actual coyuntura, que algunos califican como fase preliminar de un hipotético proceso de negociación, los dirigentes de Batasuna aspiran a que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, promueva la derogación de la ley de Partidos, como gesto hacia ETA, dando luz verde así a que la coalición pudiera concurrir a esos comicios y recuperar su representación El auto habría impedido las decenas de mítines que Batasuna dio a favor de EHAK en los comicios vascos La ponencia Aurrera reconoce la importancia táctica que para Batasuna tienen los ayuntamientos EFE en los ayuntamientos y en el Parlamento Foral de Navarra. Para Batasuna es fundamental recuperar su espacio institucional. En el caso de Navarra, este objetivo adquiere especial trascendencia, ya que Batasuna pretende que en la Comunidad Foral se forme también una mesa de partidos que aborde la anexión al País Vasco dentro de su estrategia negociadora. En la ponencia Aurrera que Batasuna quería defender en su frustrada asamblea, se pone de manifiesto este interés táctico por recuperar las instituciones. Siendo los ayuntamientos las instituciones más cercanas a los ciudadanos e instrumento esencial para la construcción de Euskal Herria, otorgamos una importancia estratégica al trabajo a desempeñar en ellos, para dejar en evidencia los límites de los marcos jurídico- políticos actuales Además, la coalición quería utilizar los ayuntamientos para que sus cargos allí representados participaran también en las asambleas y grupos de trabajo y en dinámicas concretas de Udalbiltza la agrupación de cargos electos que Batasuna considera columna vertebral para la configuración institucional de Euskadi El Parlamento navarro, por su parte- -advierte la ponencia Aurrera deberá jugar un papel importante en la estructuración de Euskal Herria, aunque para ello tendrá que superar su carácter autonómico y particionista actual y dar respuesta a las necesidades y particularidades propias de este herrialde (territorio) a través de la construcción nacional Entre las aspiraciones de Batasuna figura que UPN no logre la mayoría absoluta en las próximas elecciones para poder tener la llave de la gobernabilidad. De esta forma, apoyaría al PSN a cambio de una mesa de partidos que aborde la anexión al País Vasco. txe: El elefante, si te lo comes, es indigesto; hay que comérselo a pedacitos; hay que ir avanzando Comerse el elefante con sigilo, tal era la cuestión. Para ello, lo primero sería un anuncio general: Estoy dispuesto- -dijo el líder en Radio Nacional al mediar febrero- -a arriesgar... para afrontar el tema del terrorismo con horizonte de ver el fin de la violencia mientras la tarea sucia se la hacía el Alto Comisionado sugiriendo a la directiva de la Asociación de Víctimas del Terrorismo que expusieran en su foro interno la posibilidad de hacer ciertas concesiones al entramado terrorista Y tres meses después todo se hizo concreto: Mi obligación es trabajar por la esperanza... El fin de la violencia no tiene precio político, pero la política puede contribuir al fin de la violencia señaló antes de que, en conjunción con los nacionalistas de todas las procedencias, su partido aprobara en el Congreso una resolución que avalaba la negociación con ETA. La traición se iba consumando y, mientras el portavoz de los terroristas elogiaba la nueva política- ése es el paso que habrá que dar si de verdad se quiere resolver el conflicto señaló inmediatamente Otegi- las víctimas del terrorismo y los movimientos cívicos nos movili- zábamos en una manifestación masiva para denunciarla. Un esfuerzo vano. Creímos por un momento que, con un millón de personas en la calle, la digestión del elefante se habría cortado. No fue así. En silencio, con discreción elusiva de la obligada transparencia democrática, se forjaban los pasos finales de la deserción y él, acompañado de los conversos y los cobardes que pueblan su partido, con- sumó su apostasía convirtiéndose a un nihilismo oportunista que lo justifica todo en función de la cotización que se alcance en el trapicheo del poder. Y desde entonces fue posible relativizar los conceptos constitucionales esenciales, transmutándolos en meras cuestiones semánticas; fue posible encontrar las ventajas de ayudar, en un trasiego de apoyos presupuestarios, a quien sólo unos años antes despreció a los que velábamos el cadáver de un dirigente socialista asesinado en Vitoria; fue posible empezar a asumir las mesas negociadoras propuestas por ETA; fue posible escuchar en boca de un secretario general regional la exculpación de los terroristas de cuello blanco o el lamento por el cierre de su periódico para, a continuación, sugerir la posibilidad de una eventual alianza con Batasuna; fue posible, en fin, que él acabara abogando por los derechos individuales de los terroristas para, apelando al de reunión, justificar que su partido- -al parecer inexistente por ilegalizado- -pudiera celebrar un congreso en toda regla, evitando así la desagradable tarea y el engorroso deber de ordenar a las instituciones del Estado que ejercitaran la represión sobre quienes pudieran ser sus circunstanciales amigos en el futuro inmediato. Porque, efectivamente, nos ha traicionado, se ha pasado con todos los pertrechos al campo de los otros y nos ha abandonado convirtiendo en polvo y cenizas el sacrificio de los nuestros. Tal vez crea que así llegará a ser un gran hombre y que la historia le alabará; pero olvida que él sólo tiene un poder efímero y que, por nuestra parte, no cejaremos hasta ver satisfecha la reivindicación moral de nuestro resentimiento.