Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 1 2006 Deportes 101 PEDRO DE LA ROSA Piloto probador de McLaren Con un coche competitivo lo haría tan bien como Alonso El catalán de 34 años cumplirá su octava temporada en la Fórmula 1, su cuarta en McLaren, el futuro equipo de Fernando Alonso. De momento es el más rápido en el circuito de Jerez TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Pedro Martínez de la Rosa (Barcelona, 34 años) conduce con la mano izquierda y se explica con la derecha mientras contesta a las preguntas en una exhibición por el Jarama. Entre derrapes, frenadas y peraltes que traza a toda mecha sin aparente dificultad, cuenta con verbo fluido sus perspectivas para 2006, otro año como probador de McLaren. -El año arranca con una mala noticia. No va a tener coche en los entrenamientos de los viernes. -Así es. Mi programa de viajes va a ser el mismo. Iré a todos los grandes premios, aunque no tendré coche el viernes. Se trata de un grave lastre para mí, porque no podré lucirme. Mi trabajo quedará en la sombra. ¿No le quema estar en el banquillo y casi sin posibilidades de jugar? -Me quema mucho. Pero os engaño muy bien, ja, ja. Yo disfruto con mi trabajo. He buscado toda mi vida correr en la Fórmula 1 y ahora que estoy, voy a aprovechar al máximo, a disfrutar con lo que hago. Pero no engaño a nadie. Lo que me gustaría es ser piloto oficial, no de pruebas. Y para eso, tengo que hacerlo fenomenal como probador. Si no, nadie pensará en mí. -El año pasado en el Gran Premio de Bahrein se sacaría más de un espina (fue quinto) -Claro. Me dieron la oportunidad y la aproveché. Y por eso estoy tranquilo. Uno ha de estar contento en cualquier faceta de la vida, porque si no, no subirás en nada. ¿Qué sucederá si no logra un asiento en 2007? -2006 es un año crucial para mí. Si no consigo un volante en 2007, difícilmente lo voy a conseguir nunca. Lo tengo claro. -Parece que en la F 1 son más importantes las relaciones públicas que la pericia al volante- -Totalmente de acuerdo. Lo parece y lo es. Yo tengo las dificultades cuando salgo del coche. Cuando me quito el casco, empiezan mis problemas. ¿Qué hay que ser? -A veces es tener a la gente adecuada alrededor, estar en el sitio adecuado en el momento oportuno. Yo estuve en Jaguar cuando el equipo se hundía. Y eso me arrastró. Es importante perte- necer a un equipo que va hacia arriba. Si a Ronaldo le ficha un equipo que está para bajar a Segunda, dudo que sea pichichi. El piloto mete los goles y gana carreras, pero si no te pasan la pelota... En un equipo de fútbol yo soy el portero suplente. Una posición que nunca se suple, pero el que está en el banquillo casi siempre es más veterano, más experto. Y tal vez mejor. Aquí es lo mismo. ¿Usted tiene miedo cuando conduce un F 1? -No conozco a ningún piloto que no haya pasado miedo alguna vez. Es mentira eso de que los pilotos no pasan miedo. Lo que pasa es que sólo tienes miedo cuando pierdes el control del coche. Mientras está bajo tu control no hay problema. Te crees el rey del universo. ¿Dónde está el límite? -Sinceramente, nunca lo veo. Cuando trabajas con grandísimos pilotos, como es mi caso, siempre piensas que puedes hacer algo más. Aunque creas que has ido al límite, siempre se puede mejorar, arañar una centésima en algún sitio. El límite lo pones tú, pero hay que creer que no hay límite. Ese es el quid de la cuestión. ¿En qué le ha beneficiado y perjudicado Fernando Alonso? -Sólo me ha beneficiado. A día de hoy, la Fórmula 1 es un deporte popular, de gran capacidad. Y eso es gracias a él. Yo soy positivo por naturaleza. Si él ha tirado hacia arriba, yo he cogido el rebufo y he subido con él. ¿No hay ningún resquemor ni celos? -Ninguno. No hay que tenerlos. Él ha conseguido lo que a mí me hubiera gus- FERNANDO ALONSO Sólo me ha beneficiado. La Fórmula 1 es popular en España gracias a él EL NEGOCIO EN LA F 1 Son más importantes las relaciones públicas que la pericia al volante SU FUTURO 2006 es crucial. Si no logro un volante en 2007, será difícil que lo alcance ya tado, pero lo ha hecho él y ya está. Y todavía considero que con un coche competitivo puedo hacerlo tan bien como él. ¿Qué porcentaje es el piloto y cuál la máquina? -Nunca pongo porcentajes. Es imposible. Lo que te aseguro es que Schuma- cher en un Minardi difícilmente cogería algún punto. Desgraciadamente la F 1 es así. Los pilotos estamos muy igualados. Entre dos pilotos, hay tres centésimas por vuelta. Entre dos coches, tres segundos. ¿Le sorprende que ahora la gente hable de cambio de neumáticos, aerodinámica o reglajes como si fuera un 4- 4- 2 en el fútbol? -Me gusta muchísimo. Ahora me divierto hablando con la gente. Antes era básico lo que tenía que decir, por ejemplo cuando cenaba con mis amigos. Me preguntaban cosas y luego me respondían: es que tú no quieres hablar de F 1. Y yo contestaba: no es eso, es que no sabéis nada. Ahora ellos tienen su punto de vista, me discuten argumentos. Y me divierto. -Han dejado de ser el coto cerrado. -Sí, por suerte ya no se habla sólo de las alineaciones del Madrid o el Barça. Me encanta cuando hablan de cargas aerodinámicas. La gente tiene curiosidad. Quiere saber. Y cuando se conoce, la F 1 gusta. El problema es que a veces es tan técnica, que cuesta entenderla. Mi máxima velocidad han sido 365 kilómetros por hora ¿Se sacó el carné a la primera? -Sí, y estoy contento por eso. No nos engañemos. Nadie sabe conducir cuando va a sacarse el carné. Es una lotería. ¿Cuál es la máxima velocidad que ha alcanzado? -365 kilómetros por hora en Monza este verano haciendo pruebas. ¿Y qué se piensa? -Que por qué no voy a 366. ¿Nunca es bastante? -La velocidad para los pilotos sólo es un punto de referencia. Cuando vas a 365, quieres 366. La velocidad no me impresiona. Lo hace una frenada fuerte o un paso de curva muy rápido. Lo bonito es cuando el coche vibra, cuando le haces bailar. ¿Y como ciudadano, hasta dónde ha llegado? ¿A 120, no? ja, ja, ja... Bueno, alguna vez me habré despistado. ¿Cómo se prepara físicamente? -Hago mucho trabajo aeróbico. Monto en bici de carretera y de montaña. Normalmente dos horas, a pulso bajo. Y en el gimnasio trabajo mucho el cuello, el trapecio, la espalda, la zona lumbar y los abdominales. También hago esquí de fondo.