Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18 1 2006 25 Moratinos advierte en Jerusalén de que un triunfo electoral de Hamás dificultaría el proceso de paz Ejecutado en California por cuatro asesinatos un reo de 76 años de edad, ciego, sordo, enfermo y discapacitado La CNN puede volver a trabajar en el país TEHERÁN. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, autorizó ayer la reanudación de su actividad en el país a la televisión norteamericana CNN después de que esta cadena pidiera excusas por un error de traducción que puso en boca del presidente que Irán quiere la bomba atómica. Habida cuenta de las excusas de la cadena, pedimos que el canal sea autorizado a reanudar sus actividades comunicó el presidente iraní al ministro de Cultura. En una conferencia de Prensa retransmitida en directo por CNN, el traductor de la cadena puso en boca del presidente iraní las siguientes palabras: Creemos que todas las naciones deben ser autorizadas a poseer armas nucleares y Occidente no debería impedir que Irán disponga de armas nucleares Pero Ahmadineyad, que se expresaba en persa, empleó las palabras tecnología nuclear y no armas nucleares El presidente Ahmadineyad también declaró que su país no quiere construir armas atómicas pues la posesión y utilización de la bomba (nuclear) es contraria a la religión musulmana. Tras conocerse esta decisión, un portavoz de la CNN señaló que la cadena se siente complacida por la autorización. Teherán se vale de su condición de cuarto mayor productor de crudo del planeta para amenazar con una subida de los precios que desestabilizaría la economía mundial. Una carta en la manga que basta con su insinuación para provocar un alza de las tarifas Uranio por petróleo o cómo sobrevivir sin el crudo iraní ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS. CORRESPONSAL VIENA. En la partida de póquer que Irán está jugando con Europa por su programa atómico, el régimen de Teherán tiene un as en la manga: su categoría de cuarto mayor productor de crudo del planeta. Por eso, aunque el debate se ha centrado en el uranio enriquecido que Irán quiere fabricar, es esa otra fuente de energía la que habrá que considerar a la hora de decidir si se denuncia a Irán ante el Consejo de Seguridad. Esta medida podría abrir la puerta a sanciones y provocaría- -Irán ya lo ha advertido- -graves consecuencias. Unas, políticas: la ruptura de relaciones con el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) Otras, económicas y que podrían traducirse en un aumento de los precios del petróleo más allá de lo que Occidente puede esperar según afirmó esta semana el ministro de Economía iraní, Davoud Danesh- Jafari en unas declaraciones con las que quiere dar a entender que si a Irán le hurgan en el sensible asunto del uranio, Irán hurgará al mundo en la no menos sensible área del petróleo. cios tendrán que suministrar 28,7 millones de barriles por día para satisfacer las necesidades de crudo. En la actualidad, el grupo bombea unos 30 millones y apenas puede elevar ese ritmo. De ahí que, con unas cifras de oferta y demanda tan ajustadas y unos precios que ayer alcanzaron los 65 dólares por barril, cualquier caída significativa en el suministro podría desencadenar una carrera alcista en los precios y un grave efecto en el crecimiento económico. Ejemplos recientes no faltan. La huelga en Venezuela en 2002, los huracanes del pasado verano o el reciente ataque guerrillero a las instalaciones de la Shell en Nigeria son factores suficientes para desestabilizar un mercado cada vez más sensible y con menos capacidad y reservas para reaccionar ante la pérdida de incluso unos pocos cientos de miles de barriles. ¿Qué sanciones? Un barco se abastece de petróleo en la isla iraní de Lavan AFP Mercado asiático De los campos de petróleo persa se extraen cada día 4 millones de barriles que se venden a un ritmo de 2,4 millones diarios. Asia- -especialmente Japón y las crecientes economías de China e India- -es su principal cliente. En Europa, compañías como la británica Shell, la francesa Total o la española Repsol tienen, o planean tener, grandes intereses en los sectores del gas y del petróleo iraníes. Por eso, Irán sabe lo que hace cuando usa el petróleo para presionar y evitar ser denunciado. Una amenaza que, incluso si no se hasta que Irán detenga de nuevo su programa nuclear. Mientras tanto, y con una unanimidad no demasiado frecuente por estos pagos sobre todo en tiempo de urnas y papeletas, todos los líderes de Israel, con Moshé Katsav y Ehud Olmert en cabeza, lo tienen claro y coinciden palabra por palabra: bajo ninguna circunstancia, en ningún caso, Israel permitirá que Irán se dote de la capacidad nuclear necesaria para producir bombas atómicas. China, que recibe al día 300.000 barriles desde Irán, podría bloquear cualquier intento de sanción atreve a cumplir, ya tiene un fuerte impacto psicológico en los precios al despertar a la madre de todos los temores: el desabastecimiento de crudo si Irán corta el suministro. Según las previsiones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de la que Irán es miembro fundador, durante 2006 sus 11 so- Por eso, en los círculos diplomáticos vieneses, donde tienen su sede la OPEP y el OIEA, se comenta que una cosa es llevar a Irán ante el Consejo de Seguridad y otra que se dicten sanciones. Primero, porque Rusia y, sobre todo China (que recibe 300.000 barriles de crudo iraní al día) podrían bloquear la iniciativa. Segundo, porque hay que pensar muy bien cómo sancionar económicamente a un país que guarda 132.000 millones de barriles de petróleo en su subsuelo. Un bloqueo a sus exportaciones haría daño a Irán, ya que el petróleo supone el 77 por ciento de sus ventas y le reportó 40.000 millones de dólares el pasado año, pero también a un mundo que no puede permitirse que uno de sus grandes productores cierre los grifos. Inauguración mañana día 19 a las 20 h. Del 19 de Enero al 14 de Febrero