Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 18 1 2006 ABC Internacional Israel da un paso al frente y presiona a Rusia para que cierre el grifo nuclear de Irán Teherán ofrece volver hoy mismo a las negociaciones, pero Londres y Moscú lo rechazan b Una delegación hebrea, coordinada por el Mosad, llega a Moscú para convencer a Putin de la necesidad de llevar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Bajo ninguna circunstancia. En ningún caso. Bajo ningún concepto. Por las buenas o por las malas. Solo o en compañía de otros. Israel no permitirá que Irán, un país totalitario, exportador de terrorismo y de terroristas, se dote de la capacidad nuclear necesaria para producir bombas atómicas. Así de tajante, de directo, de determinado, de decidido se mostró Ehud Olmert, primer ministro interino y principal favorito en las elecciones legislativas del 28 de marzo, al referirse ayer por vez primera a la amenaza nuclear iraní tres reunirse en su residencia oficial con el presidente de Israel, Moshé Katsav. Olmert repitió casi palabra por palabra las declaraciones de Katsav a ABC en la entrevista publicada por este diario el lunes: Israel no permitirá que nadie con intenciones tan aviesas en nuestra contra tenga control alguno sobre armas de destrucción que puedan amenazar nuestra existencia El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, ayer durante un acto celebrado en Teherán Operaciones militares El líder del Kadima, un partido en formación pero con aroma de vencedor en los comicios de dentro de dos meses, fue muy claro además al hablar entre líneas: Israel, que actuará en coordinación con la comunidad internacional, no se resignará ante esta situación O lo que es lo mismo, no se cruzará de brazos como lo demuestra el hecho de que sus servicios de seguridad ya hayan diseñado operaciones militares concretas contra Irán. Para comenzar, ha dado un paso firme al frente en dirección a Moscú. Olmert ha enviado una delegación de alto nivel a Rusia (liderada por el jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Guiora Eiland, quien ayer se entrevistó en Jerusalén con el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y por el director general de la Comisión de Energía Atómica, Guideón Frank) para entrevistarse con las autoridades rusas y presionar a Vladímir Putin para que cierre, en dos fases, el grifo nuclear iraní. El primer esfuerzo ruso, así lo desea Israel, sería aceptar llevar a Teherán ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que podría adoptar duras sanciones contra el régimen de los ayatolás. El segundo, así lo ansía Tel Aviv, pasaría por suspender de manera defini- EPA El primer esfuerzo ruso sería aceptar llevar a Teherán ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tiva cualquier colaboración o asistencia técnica rusa para el desarrollo del programa nuclear iraní. Moscú vendió a Teherán en su día los reactores nucleares de Bushehr, aunque hasta la fecha no ha facilitado el combustible imprescindible para activarlos. La misión moscovita de los enviados israelíes, coordinada en la distancia por el jefe del Mosad, Meir Dagan, no es sencilla, ya que el Kremlim es muy reacio a dar cualquiera de esos dos pasos en la dirección que pretende el Gobierno de Ariel Sharón, en la cama del hospital; de Ehud Olmert, a las puertas de unas elecciones que determinarán a corto plazo la política de este país respecto a la crisis iraní y también a la situación de los palestinos de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este. Eilan y Frank viajarán de Moscú a Londres para coordinar sus esfuerzos con el Ejecutivo de Tony Blair e informarle de la posición rusa, sobre la que también querría influir Francia. Desde París ha partido una misión diplomática y técnica de alto nivel hacia el despacho de Vladímir Putin. Ante tanta ida y venida, el régimen iraní ofreció ayer volver hoy mismo a la mesa de negociaciones con la troika europea- -Francia, Alemania y el Reino Unido- algo que Londres descartó y que Moscú vio imposible El Kremlin pide cautela porque las sanciones no son la mejor opción RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. La semana pasada, Rusia dio por primera vez señales de que podría alinearse con Occidente para hacer frente a la amenaza que supone la ruptura por parte del régimen teocrático de Irán de la moratoria sobre su programa de investigación atómica. Ahora, a medida que el clamor mundial se hace más fuerte en demanda de medidas para impedir que se viole el Tratado de No Proliferación nuclear, Moscú recula, pide calma y alerta sobre cualquier brusquedad que pueda agravar la situación. Las sanciones no son la mejor opción o el único camino para resolver los problemas internacionales dijo ayer Serguéi Lavrov, el ministro ruso de Exteriores, durante una rueda de prensa. Según su opinión, el problema iraquí comenzó con sanciones y hoy día estamos todavía intentando superar las consecuencias A juicio de Lavrov, hablar de sanciones es como poner la carreta delante de los bueyes. Nuestro objetivo común debe ser garantizar el régimen de no proliferación nuclear y, si unimos nuestros esfuerzos en esa dirección, encontraremos la solución conjunta Si las conversaciones con la troika europea no se reanudan, difícilmente podremos hallar una salida añadió el jefe de la diplomacia rusa. Al mismo tiempo, Lavrov exigió a Teherán volver a la moratoria sobre las investigaciones nucleares.