Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional MIÉRCOLES 18 1 2006 ABC El capitán de la base de Zaragoza mató primero a su hija y luego a la madre M. TRILLO ZARAGOZA. La hija de cinco años fue la primera a la que disparó el capitán del Ejército del Aire Manuel Cuadra, quien después mató también a su mujer, Alicia Murcia, de la que estaba legalmente separado, y se suicidó. Así lo ponen de manifiesto los primeros informes forenses realizados tras las autopsias practicadas en los tres cadáveres y que obran ya en poder del Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza, encargado de la investigación del trágico suceso ocurrido en la noche del pasado miércoles en una vivienda de la base aérea de la capital aragonesa. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad, los análisis de los cuerpos corroboran que las muertes tuvieron lugar en torno a las 18 horas del pasado día 11 en el domicilio del capitán, de 39 años. Tanto su cadáver como el de su esposa, de 35 años, y el de su hija presentaban un solo disparo en la cabeza, efectuado con un arma distinta a la reglamentaria, apuntan las mismas fuentes. No obstante, la investigación sigue abierta y el Juzgado espera los informes forenses definitivos. ALBA ROMERO Primer guardia civil transexual Habrá gustado más o menos, pero me he sentido arropada y respetada Es consciente de que al dar la cara corres más riesgo de que te la crucen pero nunca se ha planteado tirar la toalla desde que hace tres años no admitiera que le compraran con una baja médica y decidiera luchar para recuperar su trabajo, pero esta vez como mujer y no como hombre TEXTO: LUZ DERQUI FOTO: TONI LOSAS Aseaban a toxicómanos para estafar en la compra de coches ABC LAS PALMAS. La Policía ha desarticulado en Las Palmas de Gran Canaria una banda que estafó más de 300.000 euros a concesionarios de la isla mediante la adquisición de doce coches nuevos por parte de toxicómanos o mendigos a los que utilizaban para la compra, que luego no pagaban. Los delincuentes no dejaban rastro alguno, pues se valían de la verdadera identidad de los indigentes, que accedían a colaborar en la estafa a cambio de dinero o droga, y les falsificaban contratos de trabajo y otros documentos solicitados por los vendedores de coches para cerrar la venta. Los tres detenidos en la operación policial como responsables de la estafa tenían antecedentes policiales y habían llegado a constituir una empresa legal para justificar sus ingresos. La investigación comenzó cuando varios concesionarios de la marca Renault denunciaron los primeras compras fraudulentas de vehículos nuevos. Así se averiguó que había una banda que contactaba con indigentes y drogadictos de la capital grancanaria que accedían a ser utilizados. VALENCIA. Hace tres años, un Tribunal Médico Militar sometió a examen a José Carlos Romero y le declaró inútil para el servicio por falta de testículos Tres años después y reconocida ya como Alba Romero, la Dirección General de la Guardia Civil decidió el pasado jueves reincorporar a esta hija y hermana de guardias civiles en las oficinas de la Policía Judicial de Castellón. ¿Cómo ha sido la vuelta al trabajo y cómo le han acogido sus compañeros de la Benemérita? -Ha sido muy positiva, porque he ido con mucha ilusión. Me han recibido como a cualquier mujer que se incorpora al trabajo, algunos me han felicitado y espero que todo siga así. ¿El recibimiento de sus superiores ha sido igual de positivo? -Ellos tienen su estatus, te dan sus directrices y órdenes, pero no ha habido malas caras. Al revés, me han ofrecido todas las facilidades para que me integre. No he sentido ningún rechazo; en general me he sentido arropada y, lo que es más importante, respetada. Habrá gente a quien le haya gustado más o menos, pero me han respetado. ¿Ha cambiado su trabajo, ahora que está reconocida como mujer? -No me sentí discriminada o rechazada ni antes ni ahora, aunque es duro que te valoren como hombre cuando te sientes una mujer, o que te digan que no vales. Eso es algo que te afecta, pero todo lo he superado con esta sentencia del Tribunal Médico. ¿Cómo han sido estos años apartada del servicio? -Ha sido una etapa que tenía que pasar, un tránsito para llegar donde estoy. Han sido positivos porque ahora estoy donde quiero estar. En este tiempo he arreglado todos los documentos. -Pero no habrá sido todo positivo. -Hay momentos en que se viene todo abajo, porque es una lucha de David contra Goliat, pero afortunadamente he tenido a muchas personas que me han apoyado, los medios de comunicación que me han animado y mi familia también ha estado de mi lado. -A lo largo del proceso, ¿no ha estado tentada de tirar la toalla y buscar otro trabajo? -No. Siempre lo he tenido muy claro. Cuando me dijeron que si me quería ir con una baja, decidí que no me iba a ir así como así. Soy una persona y tengo mis derechos, y eso no se compra. ¿Tiene algo que reprochar a la Guardia Civil? Alba Romero, primer transexual de la Guardia Civil, en su vivienda de Castellón -No me gusta hacer reproches a nadie. Sólo diré que la ignorancia puede ser muy mala, puede hacer mucho daño a la gente. Tenemos que ser más tolerantes. Todos tenemos cabida en este mundo y en todas las familias puede haber un caso como el mío, y la gente debe tener en cuenta que no se sabe cuándo te va a tocar. Y a nadie le gusta ver sufrir a un ser querido. Esa es una lección que te da la vida. ¿Se ha sentido utilizada o instrumentalizada por los políticos o por algún grupo o asociación? -No. Además, somos tan pocas que no damos votos. Pero sé que mi caso puede servir para llamar la atención. Desgraciadamente, el morbo está servido, así que si al menos tengo que dar la cara que sirva para que la gente se dé cuenta de que somos personas y que tenemos unos derechos reconocidos en la Constitución. Ahora, gracias al PSOE y con la Ley de Identidad de Género, los transexuales estarán amparados y no se les discriminará, estén o no estén operados. Ojalá no se den más casos de discriminación; entonces mi caso habrá sido un logro muy bonito. Pero soy consciente de que también me puede perjudicar. Porque al dar la cara te la pueden cruzar. ¿Ha sentido miedo? -Yo ya tengo rodaje, no tengo miedo porque me he enfrentado antes a personajes cobardes que te critican y te rechazan por ser como eres. Lo que sí he notado es que la nueva juventud es mucho más intolerante que las personas mayores. Los jóvenes son muy intransigentes. Cuando he salido por la noche de fiesta me he encontrado con pandillas que me insultaban, se mofaban, se burlaban y se reían de mí, mientras que la gente mayor me felicitaba por la calle. Eso es muy peligroso, porque puede suponer un paso atrás. ¿Cómo encara el futuro? -Ahora necesito normalizar mi vida. Aunque hay que seguir luchando para intentar concienciar a la gente de que somos ante todo personas y que ya lo tenemos muy difícil para que encima nos lo pongan más difícil aún.