Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 18 1 2006 ABC Nacional El juez prohíbe la asamblea de Batasuna y suspende sus actividades durante dos años Afirma que el acto responde a la estrategia de ETA y niega que esté amparado por el derecho de reunión b Advierte al Gobierno vasco- -co- Consecuencias de la medida El primer efecto de la suspensión de actividades de Batasuna es la prohibición de la asamblea que la formación ilegalizada iba a celebrar el sábado. La suspensión, que afecta también a las actividades de cualquier sucedáneo de Batasuna que intente sustituirla o ya lo haya hecho implica que la formación ilegalizada pierde su capacidad de participar como partido, organización o grupo en cualquier actividad o ámbito nacional o internacional, público o privado. No podrá convocar manifestaciones, concentraciones, caravanas o cualquier acto público ni tampoco asistir a los mismos. La Consejería de Interior del Gobierno vasco, la Policía y la Guardia Civil deben adoptar todas las medidas legales necesarias para hacer efectiva esta medida Las actividades propagandísticas, la instalación de signos, la utilización de espacios o elementos identificativos del grupo o partido quedan afectados por esta suspensión. En este punto, GrandeMarlaska hace un apercibimiento a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el mismo sentido que antes. Otro de los apartados de la parte dispositiva del auto afecta a los locales, sedes, establecimientos que utilice Batasuna, pues serán precintados. El juez acuerda la clausura de tres sedes y requiere a la Policía Nacional, Guardia Civil y Ertzaintza para que identifiquen los inmuebles de los que se pueda estar aprovechando esta formación. propietario del recinto en el que se iba a celebrar el congreso- -que si lo cede a los convocantes cometerá un delito de colaboración N. VILLANUEVA N. COLLI MADRID. Batasuna no podrá celebrar el sábado en el Bilbao Exhibition Center (BEC) de Baracaldo (Vizcaya) su primer congreso tras la ilegalización decretada por el Tribunal Supremo en 2003. Esta asamblea no está amparada por los derechos constitucionales de expresión, asociación y reunión- -como llegó a decir el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero- sino que tiene como finalidad concluir un proceso iniciado por los dirigentes de la coalición abertzale hace cuatro meses y dirigido a fijar su estrategia, nunca ajena a las directrices de la rama militar de la organización terrorista ETA Éste es uno de los argumentos en los que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska basa su decisión de suspender por un periodo de dos años las actividades de Batasuna y, como primera consecuencia, prohibir el congreso anunciado para el día 21. Y recuerda que la competencia para impedir la celebración del acto corresponde a la Consejería de Interior del Gobierno vasco. El magistrado, que ha contado con el informe favorable del fiscal, advierte a los propietarios del BEC- -entre ellos, el Ejecutivo de Ibarretxe- -de que se abstengan de poner este centro a disposición de los convocantes bajo apercibimiento de que podrían incurrir en delitos de colaboración con banda terrorista y desobediencia. Ni Batasuna ni sucedáneos La suspensión de actividades, que afectará también a cualquier sucedáneo que intente sustituirla a Batasuna o que ya lo haya hecho implica la clausura de tres domicilios- -en San Sebastián, Bilbao y Pamplona- -utilizados como sedes por la formación ilegalizada y la cancelación de páginas web u otros servicios que ésta pudiera tener contratados en Internet. El juez ordena a Policía, Guardia Civil y Ertzaintza que le informen mensualmente sobre el cumplimiento de su resolución. El juez explica que la suspensión de actividades es factible pese a la inexistencia jurídica de Batasuna- -provocada por la sentencia del Tribunal Supremo- -porque sus dirigentes no han cesado en su actuar delictivo y han seguido utilizando a esta formación como instrumento para reiterar los com- La defensa de la formación ilegalizada recusó al juez para ganar tiempo y evitar la suspensión del congreso El juez Grande- Marlaska, a la izquierda, en una imagen reciente portamiento por los que se encuentran procesados. La aplicación del Código Penal para disolver una asociación ilícita y prohibir sus actividades no exige la constitución formal de las asociaciones y o organizaciones ilícitas, entre ellas las terroristas En este sentido, Grande- Marlaska advierte de que lo contrario favorecería a las entidades no constituidas registralmente, ya sea como partido político, ya como asociación La asamblea convocada por los dirigentes batasunos nada tiene que ver con el derecho de reunión, expresión o asociación sino que se trata de un acto orgánico del partido. Aun cuando resulte obvio y no requiera mayores explicitaciones dentro de la inteligencia media- -advierte el juez- la celebración de un congreso ordinario dirigido a fijar las directrices de actuación y nombramiento del comité ejecutivo, aquí la mesa nacional, conforma la esencia de todo partido político legalmente constituido o que pretenda serlo por voluntad propia, aún extramuros de la legalidad En este sentido, Grande- Marlaska llega a dar a la asamblea la misma significación cualitativa que el presentarse a las elecciones, con lo que su celebración implicaría tanto como posibilitar su acceso a comicio electoral que pudiera desarrollarse El juez reitera que se trata de un congreso y no de la reunión de una EFE pluralidad de personas ejercitando derecho constitucional alguno hecho que, a su juicio, se deduce claramente de los informes policiales sin que sea necesaria mayor explicitación También resulta evidente para el instructor que dicho congreso lo es de Batasuna como frente político- institucional de ETA El hecho de que no se trate de una renovada organización aun cuando utilice el mismo nombre, se infiere no sólo de la identidad subjetiva de sus dirigentes, muchos procesados en esta causa, sino principalmente de no poderse determinar ni con un mínimo grado de probabilidad, el rechazo a la tutela y dirección de la rama militar de la organización terro-