Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MIÉRCOLES 18 1 2006 ABC PROVERBIOS MORALES VISTO Y NO VISTO ASPECTO CIENTÍFICO L iluminado de Teherán amenaza con cobrar el litro de petróleo a precio de lata de caviar si le ponen trabas a un programa nuclear descaradamente orientado a hacerse con la bomba piruja. Son los riesgos del multilateralismo. Si todos fuésemos tan buenos como Rodríguez, no habría problema. Los iraníes se calentarían con uranio enriquecido y tan frescos. Pero no, mon ami. La gente sólo es buena a ratos y con su parroquia. Empezaré a creer en la Tierra como patria cuando los ecologistas admitan que el subsuelo no pertenece a quien se sienta encima. Me parece muy bien lo de ir buscando energías limpias y alternativas (a la fuerza ahorJON can) pero más por preJUARISTI caución ante lo que se nos viene encima que por convicción religiosa o filantropía universal. En el mundo multilateral que soñaba José Luis, te cortan el gas en cuanto te descuidas, y que el suministro dependa de personajes tan razonables como Chávez, Morales, Putin o Ahmadineyad empieza a ser algo preocupante. Pues bien, el antiguo Guardia de la Revolución también anda montando un congreso para saber si hubo o no hubo Holocausto. Ha encargado su organización al Ministerio de Exteriores y se supone que lo celebrarán en aquel invento de Jatami conocido como Centro para el Diálogo de Civilizaciones. El portavoz del ministerio ha anunciado ya que dicho congreso tratará sobre el aspecto científico del asunto para analizar y revisar sus repercusiones Podrían ahorrarse hasta la convocatoria, porque ya sabemos cuáles van a ser las conclusiones. Lo curioso es que Ahmadineyah y, por extensión, todos los antisemitas musulmanes- -que nadie venga con la matraca de que los musulmanes no pueden ser antisemitas porque el Profeta era semita- -siguen convencidos de que la existencia del Estado de Israel sólo se legitima por el Holocausto. Es una melonada. Como todo Estado, Irán incluido, el de Israel se legitima, ante todo, por su existencia. Pero, si fuese necesario añadir un motivo secundario de legitimación, ese sería el antisemitismo, del que el Holocausto fue una consecuencia: la más terrible, cierto, pero una consecuencia, aunque la estrategia de la retorsión del antisemitismo contemporáneo trate ahora de presentarlo como su causa (es decir, como causa del antisemitismo contemporáneo) Ahora bien, en el improbable supuesto de que el antisemitismo desapareciera, tal circunstancia no restaría legitimidad alguna al Estado de Israel y conviene recordárselo a las bellas almas que insinúan que en un mundo sin antisemitismo el Estado judío estaría de sobra. No vendría mal, con todo, un congreso sobre el trato que ha dado el islam iraní a las demás religiones del país desde hace siglo y medio. Sólo para ver el aspecto científico del asunto y analizar y revisar sus repercusiones, claro. LOS MUERTOS Y LAS MUERTAS cía Ruano- -un camposanto chillón y aficionado al ÑO nuevo, vida nueva. Pero ¿cuánto viven en chiste. España los muertos? (Los muertos y las muerNuestra mirada no puede detenerse, fijamente, ni tas, como en puro ramonismo hay que decir en el sol ni en la muerte. Pero Quevedo, que no halló del quehacer tan español que es morirse y estar muercosa en que poner los ojos que no fuese recuerdo de la to. La clase política del momento calcula que, con pomuerte, llegó a proponer que camináramos muertos co más de dos años que los asesinos lleven sin asesipara no dejar de vivir. En el sentir ramoniano, Quevenar, ya conviene ir olvidándose de los asesinados. do es el tremendo español, y por eso anda a vuel ¡La política es para los vivos! La política es tas como nadie con el tremebundismo de la el truco, la cursilería, la prestidigitación. Tammuerte. Piénsese tremendamente en esos bién la subvención, la nómina, el destinillo. Y muertos que se mantienen cerca de su tumba, dos años y pico por muerto no parece muerte porque la tumba significa una muda adhesión para romper la costra de desaliento y confora la resurrección, a la esperanza. Piénsese en midad en que vivimos. esa primera noche en el cementerio, donde no Vivimos en tanto que vivimos en alguien, es posible el descanso porque se extraña todo y nos dejó dicho Ruano, el gran revividor de los IGNACIO RUIZ a cada instante se espera que ocurra algo tremuertos, que sabía que el día que nadie nos QUINTANO mendo. Piénsese en que murieron porque la pudiera conocer seríamos como muertos sin democracia nunca se rendirá a los tueurs à gaenterrar: ges Muertos, muertos y muertos... ¿Inocentes? -La muerte es el desconocimiento, la indiferencia. El gran Eça de Queiroz supo resumir en un billete A los muertos los han querido, pero ya no los quiere periodístico la lógica que hay detrás de esa alucinanadie. Si alguien los siguiera queriendo en todo el vición morbosa que puede convertirnos, sólo por ir cagor de la actualidad, de la realidad del amor, resucitaminando por la calle- -democracia avanzada- en rían. muertos. Para la izquierda de toda la vida, en el munLos muertos que murieron porque, oficialmente, do actual- -Queiroz escribe en 1894- -nunca hay ino los asesinos no podrán con la democracia nunca centes. Existe, claro, una clase más especialmente renunciaron a la venganza a cambio de la justicia, odiosa: la clase de los ricos, que fue la que concibió, aunque ya en Adorno está advertido que sólo podría para su provecho y contra los pobres, esas trabas mohaber justicia si los muertos resucitasen. ¿Pueden rerales y sociales que se llaman Derecho, y que son la sucitar los muertos? Un Nobel de Literatura triste cocausa de todas las desgracias humanas. Pero la sociemo una tos blanda acaba de descubrir que no, que modad entera es solidaria y responsable del mal: Todo rir es todo volverse átomos, y pone por ejemplo a su aquel que pacíficamente se aprovecha de la protecperro, que murió hace unos meses. ¿Hay escándalo ción de las leyes es tan culpable como el monstruo que porque en España haya más ruido de luto por unos inventó las leyes. Y una costurera que se priva de copercebes que por los muertos? No. Es la resignación ger una flor de un jardín público se vuelve cómplice ruanesca de ver que aquí no se vive y que nos vamos a de la sociedad, porque, por su tácito consentimiento, morir de un momento a otro para convertirnos, no en contribuye a que se perpetúe el despotismo de los relos átomos del Nobel, sino en una especie de polvillo glamentos. Es necesario, pues, destruirlo todo. de salida de los toros el polvo de indiferencia por Transeúnte: no vale la pena morir en España. todo lo de todos, que hace de España- -de Madrid, de- E A