Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 17 1 2006 35 Unos encapuchados hieren de gravedad a un empleado de un banco en un atraco en Collado Mediano El alcalde rescata el proyecto para hacer peatonal la calle de la Montera y revitalizar toda la zona A Tania le entraron prisas por nacer: el alumbramiento sorprendió a sus padres en pleno atasco en el tercer cinturón. La parieron dentro de una ambulancia, en la avenida de Andalucía ...Y la M- 30 dio a luz a una niña TEXTO: C. H. MADRID. Su primer llanto lo dio a pocos metros de la M- 30. No, no estaba horrorizada por la selva de grúas y las impertinentes zanjas. Recién llegada al mundo, y ya había vivido la mayor anécdota de su vida. Sus progenitores también lloraban: la alegría y el miedo que aún tenían metidos en el cuerpo eran los culpables. Israel Blázquez, el padre de la criatura, aún no se cree lo ocurrido: eran las siete de la mañana de ayer cuando su mujer, Olga Serrano, de 30 años, comenzó a sentirse indispuesta. Llevaba 39 semanas de gestación, pero rompió aguas justo al alba. No se lo esperaban. Los nervios no tardaron en hacer acto de presencia. Desde el piso que comparten en Vicálvaro, el joven llamó al teléfono de emergencias 112: Mi mujer está de parto, y no sé si, con el tráfico que hay, llegaremos a tiempo al Hospital Clínico No se equivocaba. Sin embargo, al no tratarse de una urgencia, le pidieron que se dirigiera a su hospital de referencia, el Clínico San Carlos. Cogí a mi mujer y a mi hijo y los subí al coche inmediatamente recordaba ayer Israel. Salieron de Vicálvaro para tomar la M- 40. Hasta entonces, el tráfico era normal; sin embargo, al entrar en la M- 30, llegar a tiempo al Clínico, casi en la otra punta de la ciudad, se convirtió en algo imposible. Al volante de su Peugeot 407, Israel sentía cómo se le multiplicaban los brazos: mientras conducía, tranquilizaba a su esposa, vigilaba al pequeño, sacaba un pañuelo por la ventana en señal de emergencia y hablaba por el móvil con la central del Samur, pero también con su suegra: le daban consejos sobre cómo tenía que ir actuando cada instante. Les localizaron mediante las cáma- ras que se han instalado en la M- 30. Pese a todo, el resto de los conductores no les dejaban paso. A la altura de Legazpi, el matrimonio decidió echar el coche a un lado, justo a la altura del kilómetro 13 del tercer cinturón. Afortunadamente, ya se había dado la alarma a una ambulancia del Samur- Protección Civil. Cinco minutos después, una UVI de este servicio que terminaba la jornada encontró por fin el coche de Israel. Los sanitarios subieron enseguida a la ambulancia a toda la familia, y se encaminaron al cercano Hospital Do- Los padres, Israel y Olga, ayer con su hija en el Doce de Octubre ce de Octubre. Lo único que no quería era parir en el coche, porque me daba verdadero miedo que algo le pudiera ocurrir a la niña relataba la sufrida Olga. Por fin pudieron abandonar la M- 30. Pero el tiempo seguía jugando en su TELEMADRID La recién nacida, que está en perfecto estado, es el segundo vástago de la pareja: pesó 2,710 kilos y mide 47 centímetros contra. Por ello, el parto les sorprendió a 30 metros del centro sanitario, en plena avenida de Andalucía. Un parto rápido Fue un parto muy veloz; por suerte, no hubo problemas con el cordón umbilical y la niña estaba bien colocada afirmaba el emocionado padre. Madre e hija fueron estabilizadas por los facultativos, quienes las trasladaron luego en perfectas condiciones al Doce de Octubre. La niña se llama Tania, un nombre que ya tenían pensado antes de que el parto fuera tan singular. La pequeña pesó 2,710 kilos y mide 47 centímetros indicó la propia Olga. Como compañero de juegos tendrá a Daniel, el primer hijo de la familia, que, a sus dos años y medio, ha vivido muy de cerca el nacimiento de su hermana, aunque no pudo estar presente, como tampoco lo estuvo su padre. Se da la circunstancia de que es el segundo parto que los sanitarios del servicio Emergencias Madrid atienden en la vía pública en menos de 60 horas. Ha sido una experiencia caótica y agradable, la más importante de mi vida Olga Serrano dedicó la mañana de ayer a atender a los numerosos medios de comunicación que se pusieron en contacto con ellos. La tarde, a descansar. Cuando pase todo el alboroto, tendrá que redoblar esfuerzos para atender a la recién nacida, pero sin perder de vista al pequeño Daniel, su primer hijo. Israel, el padre de las criaturas, trabaja en una empresa de pinturas. Ha traído la suerte debajo del brazo comentaba. Siempre me había fijado en ese tipo de noticias que hablaban de mujeres que parían en autobuses o en taxis, pero nunca te imaginas que vaya a ocurrirte algo parecido aseguraba mientras madre e hija dormían. Nos encontramos un poco cansados, pero, más que nada, por los nervios. Ha sido una experiencia caótica, agradable. La más importante de mi vida afirmaba. Además, Israel rompe una lanza por las suegras. Fue la madre de su chica y la suya propia quienes más consejos le dieron vía móvil durante su carrera por la M- 30.