Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 17 1 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE TRES PATAS PARA UN DESASTRE CIEN DIAS A CIEN MIL PELAS DIARIAS la vida laboral. Es ahí, entre los jubilados activos STA semana un paquebote de la naviera Crysque se valen por sí mismos y no padecen ninguna tal Cruises comenzará un crucero de 106 días enfermedad seria, donde las navieras norteamericade duración, cuya primera escala será Tríponas han encontrado pasajeros con tiempo y dinero li, luego Dubai y otros puertos exóticos para acabar suficientes para hacer cruceros fantásticos. Salvaen el de Roma. Mucho antes de iniciar la navegadas las distancias de tiempo y capacidad adquisitición, el barco ya tenía vendida toda su capacidad, al va, en España también se abrirá paso un mercado precio de 600 dólares (casi cien mil pesetas) al día. para los jubilados que gocen de buena salud. ¿Ciento seis días a cien mil pelas diarias? Pero más allá del descubrimiento de un ni ¿Quién puede pagar más de diez millones de cho de mercado, la aparición y el crecimiento pesetas en un viaje de placer? ¿Quién tiene de ese segmento de habitantes provocará un tanto tiempo de vacaciones? Mucha gente: la radical cambio de la sociedad. Esos jubilados iniciativa de Crystal Cruises es sólo un ejemactivos hoy suponen el 15 por ciento de la poplo de entre muchos; las empresas de ocio culblación: más del doble que en 1980, pero metural han encontrado un filón de clientes ennos de la mitad que en 2030, para el que se tre los niños del baby boom, aquéllos que naJOSÉ MARÍA pronostica que un tercio del total de los espacieron durante la explosión demográfica norGARCÍA HOZ ñoles, 17 millones de personas, estarán en esa teamericana de 1946- 1964 y que en este año franja de entre 56 y 85 años, en el que la media habrá empiezan a cumplir los 60, la edad en que jubilarse dejado de tener obligaciones laborales, pero gozará resulta verbo de conjugación en tiempo presente. de perfecta salud mental y física. En territorio nacional, el baby boom fue replicado Un cambio, en primer lugar, de sostenibilidad del en la década de los felices sesenta El optimismo y sistema. Hoy, dos de cada tres españoles y asimilala confianza en el futuro que en Estados Unidos sidos están en edad de trabajar y contribuir al sosteniguió al fin de la Segunda Guerra Mundial, en Espamiento- -vía pensiones o vía familiar- -del resto. ña se correspondió casi veinte años más tarde con la Dentro de 25 años, sólo trabajará el 45 por ciento de oleada de bienestar que produjo el llamado milagro la población, de cuyos ingresos habrá que detraer el económico En el final de esa década prodigiosa sostenimiento del 36 por ciento pensionista y el 19 1970, nacieron más de 700.000 españolitos as; veintiestudiante. cinco años después, en 1996, la confianza en el futuro Pero también un cambio sociopolítico: en esa dio paso a la incertidumbre y el optimismo a la ansieedad jubilar se encontrarán los caladeros electoradad: el número de nacimientos se redujo a 362.000, el les en los que ningún candidato y ningún partido más bajo del que se tiene memoria, pues a partir de renunciará a pescar. Paradójicamente, el poder adaquel año, demográficamente nefasto, los emigranquisitivo y electoral residirá en las personas madutes volvieron a subir los nacimientos anuales, hasta ras, cuyo interés por el día a día de la vida social, los 453.000 registrados en 2004. política y económica será perfectamente descriptiAdemás de por ese descenso de nacimientos de pable. dres nacidos en España, el escenario sociodemográP. S. Anteayer nació Cristina, nuestra segunda niefico nacional de hoy se caracteriza por un alargata, ¿cómo le explicaré el marrón que le dejamos? miento de la esperanza de vida y un acortamiento de M IS médicos, benditos sean, creen conveniente echarle un zurcido a mis entrañas y, en consecuencia, estaré unos cuantos días sin asomarme a esta columna de ABC. No es prudente escribir atontado por la anestesia y los calmantes del mismo modo que no es prudente gobernar azuzado por el interés primario de seguir instalado en el poder. Lamento, de verdad, no poder acudir a esta cita diaria que me vivifica y estimula y siento muy especialmente la oportunidad en que se produce. En estos próximos días, José Luis Rodríguez Zapatero tendrá que enfrentarse a tres difíciles problemas en los que España se juega su futuro. M. MARTÍN Es lo suyo. Su ya acrediFERRAND tada irresponsabilidad, acrecentada por sus socios y mal frenada por el partido monopolista de la oposición, ha convertido el futuro en una lotería. Estamos en vísperas de que Batasuna, una de las piezas patrimoniales de ETA, materialice su nueva provocación al Estado de Derecho con la celebración de una suerte de congreso, que hasta los gatos quieren zapatos. Es el retorno al primer plano de un viejo problema acelerado y engrandecido por la decisión de Zapatero de romper, de hecho, el Pacto Antiterrorista y, en un discutible y poco discutido gesto táctico, cambiar la actitud y el sentido histórico de los socialistas en el País Vasco. También es inminente el arranque parlamentario, pura escenografía para la apariencia democrática, de los debates sobre el Estatut que, animado por el propio Zapatero, ha resquebrajado ya, independientemente de su factura final, la idea de la Nación española que, desde hace siglos y en los más diversos avatares, ha servido, mejor o peor, como pilar fundamental en la arquitectura de nuestra convivencia. La tercera pata del gran taburete de las dificultades que, estimuladas por él mismo, sostienen a Zapatero y pueden precipitar un desastre nacional es la decisión gubernamental en torno a la opa de Gas Natural sobre Endesa, una de las estampas que mejor retrata la endeblez del Gobierno, la incompatibilidad de su ministro de Industria, la perversión alcanzada en el uso y entendimiento de las Cajas- -mal del más remoto origen- -y los sobreprecios que Zapatero parece dispuesto a pagar a sus amigos de alquiler en razón de su propia perpetuidad y con aromas de rencor y saña. Deseo que, cuando pueda retornar a este rincón, esos tres graves problemas se hayan resuelto sin dejar malos y feos costurones en el cuerpo nacional; pero, simultáneamente, creo que, salvo que la sensatez vuelva al PSOE y el partido reconduzca a su líder, el mal es imparable y Zapatero, enroscado en sus rencores, seguirá jugando con fuego y chamuscando los supuestos convivenciales que imponen la Constitución y la Historia. E -Según usted, señor Zapatero, ¿cómo debemos los españoles llamar al territorio peninsular que linda con la nación catalana?