Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Deportes PRIMERA DIVISIÓN DECIMONOVENA JORNADA LUNES 16 1 2006 ABC El Deportivo regresa a la realidad Más orden en el Alavés que mejoró con Oliva en el banquillo JOSE LUIS JIMÉNEZ LA CORUÑA. Colorín colorado, el sueño deportivista se ha acabado. El Alavés de Piterman devolvió ayer a los coruñeses a la más dura realidad con una victoria en Riazor que puso al desnudo al verdadero Deportivo. Dos goles en dos contragolpes sonrojaron la solidez defensiva de los gallegos, y la ausencia de Valerón y Munitis cercenó la creatividad ofensiva del equipo, que nuevamente evidenció su falta de gol. Porque lo de Tristán no tiene explicación ni justificación. Sencillamente, ni está ni se le espera. La flor de Caparrós se deshojó ayer. Con mucha habilidad y la inestimable contribución de Pedro Munitis como alma y pulmón del equipo, el Deportivo había escalado posiciones en la clasificación, exprimiendo los cuatro retales que atesora en su plantilla para auparse a la cuarta plaza. Todo un mérito, hay que decir. DEPORTIVO ALAVÉS 0 2 Deportivo (4- 2- 3- 1) Molina; Romero, Juanma, Coloccini, Manuel Pablo; Arizmendi, Scaloni, Sergio, Víctor (Iago, m. 46) Rubén (Valerón, m. 46) y Tristán (Xisco, m. 62) Alavés (4- 4- 2) Costanzo; E. Alonso, Pellegrino, Sarriegi, Coromina; Aloisi, Carpintero, Juanito, Jandro (Mehdi Lacen, m. 70) Nené (Wesley, m. 89) y Bodipo (Elton, m. 82) Arbitro Esquinas Torres. Amonestó a Juanma, Coromina y Mehdi Lacen Goles 0- 1 m. 22: Aloisi. 0- 2 m. 50: Bodipo. El Deportivo, sin alternativas Pero ayer el técnico de Utrera perdió por sanción a Munitis, Andrade y Capdevila, y por si fuera poco, se atrevió a sentar en el banquillo a Valerón. Da que pensar si le perdió el respeto al colista al alinear a no habituales como Víctor o Rubén. Si a eso le sumas que Pellegrino despeja con contundencia ante Arizmendi y Juanma AFP cuando le vienen mal dadas carece de alternativas- -que Lendoiro tome nota de una vez- el Deportivo está condenado a tropezar con cualquiera que le pierda el respeto. Y eso hizo ayer un Alavés aseado, regular, sin estridencias ni brillo refulgente, pero sí mucho trabajo. El debut de Juan Carlos Oliva significó un equipo vasco con dos puntas, valiente y con calidad. Se cerró atrás para lanzar afilados contraataques a la espalda de un Deportivo desconocido en defensa. Caparrós habrá tomado nota. Por el lado coruñés... lo de siempre. Carreras a ningún sitio, pases a los que no llega nadie, y ataques con más corazón que cabeza, que apenas cristalizaron en un cabezazo al larguero y poco más. Ni siquiera la salida de Valerón en el descanso arregló un desaguisado que algún día tenía que llegar.