Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 1 2006 Deportes 81 PRIMERA DIVISIÓN DECIMONOVENA JORNADA El Getafe, errático en los últimos metros, deja escapar vivo al Celta Muchas oportunidades de los azulones, que fueron superiores al rival JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Buen partido en Getafe. Balón al suelo, presión, orden y lucha en dos equipos con signos de identidad parecidos, buen trato del esférico y ninguna descomposición por muy mal que vengan dadas. Le pasó al Celta cuando el Getafe le arrolló en los primeros minutos con una vitalidad tremenda, con Diego Rivas en plenitud y con Celestini manejando el partido con amplitud y muchas miras. En ese primer tramo ambos evidenciaron sus puntos flacos: el Getafe, que ve puerta con excesiva dificultad; y el Celta que, aun siendo un equipo muy aseado y de gran potencial técnico, es muy blando, con escaso poder físico para quitarse de encima los guantes de hierro que les quieren atenazar. El equipo de Schuster debió solucionar la papeleta en ese primer tramo de encuentro, pero Güiza, que no está para nada, erró una doble ocasión clarísima, a un metro de la portería, para que luego Riki fallase otro remate franco. Poco a poco, y hay que apuntarlo en el haber del Celta, el conjunto de Vázquez fue levantándose, y lo hizo con sus mejores armas que, además, son las mismas que las del Getafe. Tocó en medio campo de primera y pronto, con los excelentes Oubiña y Silva como referentes, logró nivelar el partido. Aún le quedó empuje al Getafe para seguir achuchando y en uno de sus arreones marcó de un buen disparo cruzado de Gavilán. Pero al Celta no se le puede dar nunca por muerto, sobre todo porque se le veía muy entero. En la primera media clara que tuvo la enchufó en un remate de Ángel propiciado por la pasividad de la zaga local, que andaba despistada por aquello de ser el primer minuto del segundo periodo, como si no valiese como el último. GETAFE CELTA 1 1 igual que en otros partidos de similar calibre, los últimos metros fueron un martirio para los de Schuster. Disparaban y centraban desde todas las posiciones pero siempre se les escapaba el balón por centímetros, porque arrancaban tarde o porque se les iba el balón rozando el palo (y a veces en el mismo larguero como en un remate de Riki) El caso es que había mucho ruido azu- lón y pocas nueces. El Celta nunca perdió el orden, ni se descompuso ni pegó patadones en la salida del balón, algo que dice mucho en favor de Vázquez, que ha montado un equipo sólido y con gusto. A pesar de esto, en el duelo de buen fútbol, el Getafe fue superior y debió llevarse el partido, pero se dio de bruces con lo de siempre: su ceguera ante el portal contrario. Getafe (4- 2- 3- 1) Calatayud; Cotelo, Belenguer, Matellán, Pernía; Celestini, Diego Rivas; Paunovic (Redondo, 65) Riki, Gavilán; y Güiza (Pachón, m. 80) Celta (4- 2- 3- 1) Pinto; Ángel, Sergio, Lequi, Placente (José Enrique, m. 58) Oubiña, Roberto (Jorge, m. 82) Núñez (Méndez, m. 82) Cannobio, Silva; y Baiano. Árbitro Pérez Burrull, del Comité cántabro. Enseñó tarjeta a Matellán por parte del Getafe, y a Oubiña, Ángel y Lequi por el lado del Celta. Goles 1- 0, m. 41: Gavilán, en un disparo cruzado. 1- 1, m. 46: Ángel, remata en el primer palo un centro desde la izquierda. Belenguer despeja el balón que pretendía controlar Cannobio EFE Más llegadas locales Con el partido abierto se vio buen juego, tanto por uno como por otro, pero sin duda fue el Getafe el que empujó más y el que tuvo mejores ocasiones. Se tuvo que multiplicar Sergio, excelente todo el partido, para evitar la llegada del Getafe, que era múltiple, con un Riki pletórico y polivalente en todas las posiciones. Sin embargo, y al Medina se valió de la mano de Dios para reactivar al Cádiz El árbitro y su asistente fueron los únicos que no vieron esa acción ilegal en el que fue el primer gol de los amarillos ante un Málaga en crisis JOSÉ MANUEL VELASCO MÁLAGA. Dieciséis años después el Cádiz volvía como equipo de Primera a La Rosaleda y su visita no pudo ser más feliz. Los jugadores amarillos superaron con creces a su rival, que demostró estar sumido en una profunda crisis de juego. El partido tuvo de todo, incluida la polémica, que estuvo servida muy pronto, con el primer gol de los visitantes que rompió la igualdad en los instantes del tanteo inicial. La mano de Dios del cacique Medina, que emuló a Maradona en esa acción, re- MÁLAGA CÁDIZ 0 2 Bernd Schuster: Hicimos todo para ganar el choque, pero nos faltó el último toque para lograr el gol Fernando Vázquez: Es un buen resultado para el partido que hicimos. Sólo estoy contento por el marcador mató un saque de falta ante el que Arnau nada pudo hacer. Acción ilegal de la que se percataron todos los asistentes al estadio y protagonistas del partido a excepción del colegiado y su auxiliar, que dieron validez al tanto en medio de una protesta general. El Málaga quiso reaccionar pero con escasos argumentos ofensivos, nula dirección en la medular y, para colmo, facilidades en defensa que llevaron al segundo tanto amarillo. Esta vez Cacique sin nada que objetar logró un soberbio gol de vaselina ante el sorprendido Arnau. Tapia, que introdujo dos cambios en la formación titular, buscó soluciones en el descanso con la presencia de Morales y de Antonio López, pero el concurso de este último fue testimonial ya que cuando más atacaba el Má- Málaga (4- 4- 2) Arnau; Jesús Gámez (Morales, m. 46) César Navas (Antonio López, m. 46) Litos, Alexis; Gerardo, Gabriel (Ricardo Bovio, m. 61) Juan Rodríguez, Nacho; Salva y Edgar. Cádiz (4- 4- 2) Armando; Varela, Berizzo, De la Cuesta, Raúl López; Enrique (Lobos, m. 76) Bezares, Benjamín, Sesma; Medina (Pavoni, m. 53) y Mirosalvjecic (Fleurquín, m. 69) Árbitro Pérez Lasa. Expulsó por dos amarillas a Antonio López (m. 58) y amonestó a Juan Rodríguez, Edgar y Benjamín. Goles 0- 1, m. 15: Medina. 0- 2, m. 36: Medina. laga, Antonio López vio la segunda cartulina amarilla ya que como suplente había recibido la primera al protestar el primer tanto rival. A partir de ahí, el Cádiz durmió el partido y no quiso hacer más daño a un rival diezmado y desorientado.