Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional LUNES 16 1 2006 ABC MOSHÉ KATSAV Presidente del Estado de Israel No podemos permitir que un país totalitario y exportador de terrorismo como Irán tenga capacidad nuclear Vive, como todos sus compatriotas, pendiente de la evolución de Ariel Sharón. Está orgulloso de la respuesta de los políticos israelíes y de un pueblo que ha demostrado estos días su madurez democrática. No es tiempo de celebraciones pero concede enorme significado al vigésimo aniversario, el día 17, del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y España TEXTO JUAN CIERCO FOTO RICARDO MIR DE FRANCIA JERUSALÉN. El jefe del Estado de Israel sabe que su país se encuentra en estos momentos ante una encrucijada de notable complejidad. Los desafíos inmediatos son de gran trascendencia (elecciones legislativas palestinas el 25 de enero; comicios hebreos el 28 de marzo; oportunidad de oro para un acuerdo con los palestinos o quizás para una tercera Intifada; programa nuclear iraní; crisis del régimen sirio; amenaza permanente del terrorismo internacional) y para afrontarlos se necesita un líder fuerte y determinado, con el respaldo mayoritario de los ciudadanos. Sharón lo era pero está en coma y su carrera política parece finiquitada. Cree que Ehud Olmert puede ser un sucesor más que digno. De todo ello y de las relaciones de su país con España 20 años después habla ahora. -Ariel Sharón no formará ya parte del futuro político de Israel. ¿Cuál es su legado? -Sharón pertenece a la generación de los fundadores del Estado, de los líderes visionarios que asumieron la responsabilidad histórica de dotar de soberanía al pueblo judío. Para nosotros, 58 años después de la independencia, es muy obvia la existencia de un Estado judío, que judíos de todo el mundo vinieran a su patria pero entonces no lo era tanto y ellos, hombres y mujeres como Sharón, lo consiguieron. Sharón dirigió al Ejército, marcó las relaciones diplomáticas de Israel, sirvió como ministro en muchos departamentos... Desde hace muchos años es un ejemplo para las nuevas generaciones de israelíes. -Pese a la ola de simpatía actual hacia Sharón, el primer ministro israelí no siempre ha sido tan querido entre sus propios compatriotas. ¿Cómo explica esa transformación? -Conozco a Sharón desde hace más de 25 años. Hemos trabajado juntos en muchos Gobiernos, en el Likud. Creo que aquellos que criticaban con tanta dureza a Sharón en el pasado lo hacían porque no conocían al verdadero Ariel Sharón. Por eso no me sorprende que su popularidad sea hoy tan grande. ¿Qué futuro político inmediato le Un sefardí nacido en Irán Moshé Katsav, primer jefe del Estado de Israel nacido en un país islámico (Yazd, Irán, 1945) emigró junto a su familia cuando tenía 6 años, para instalarse primero en un campo de refugiados próximo a Haifa y más tarde en una Kastina Ma abara (tienda de campaña para nuevos inmigrantes) en lo que ahora es la ciudad de Kiryat Malaji, de la que sería su alcalde con sólo 24 años de edad, el más joven de la historia del país. Afiliado al Likud desde sus orígenes políticos, sirvió como ministro en diversos departamentos en varios Gobiernos de la derecha israelí o de coalición, y fue enviado en su día por Menajem Beguin en dos ocasiones a Irán para animar a los judíos de ese país a emigrar a Israel. Casado con Guila, padre de cinco hijos, periodista del Yedioth Ajronoth a finales de los años 60, graduado en Economía e Historia por la Universidad Hebrea de Jerusalén, se convirtió el 31 de julio de 2000 en el octavo presidente del Estado de Israel, el segundo de origen sefardí, tras derrotar a Simón Peres en una votación secreta en la Kneset. Desde su llegada a la Presidencia, ha ganado en popularidad y carisma. Desde entonces Peres no ha ganado elección alguna. espera a Israel, con las elecciones previstas para el 28 de marzo y su primer ministro incapacitado en el hospital? -Nunca las diferencias políticas en Israel en economía, asuntos sociales, seguridad, relaciones con los palestinos y con los árabes fueron tan pequeñas como lo son hoy. Y no por la enfermedad de Sharón. Este proceso comenzó con el desenganche de Gaza en agosto. Vivimos pues una situación única en la historia de la sociedad israelí. Además la campaña electoral, debido a la hospitalización de Sharón, va a ser mucho más respetuosa y moderada, más cercana al ciudadano, se va hablar de lo que la gente quiere oír no de lo que los políticos quieren decir de manera oportunista o demagoga. -No hay sólo elecciones israelíes a la vuelta de la esquina sino palestinas mucho antes. ¿Es usted favorable al voto de los palestinos de Jerusalén Oriental? -Debe haber al respecto un consenso nacional y si así se adopta, adelante. Pero la posibilidad y el derecho de votar no tienen absolutamente nada que ver con el tema de la soberanía palestina sobre Jerusalén Oriental. -Israel exige a Mahmud Abbas que desmantele a Hamás y otros grupos radicales palestinos pero el presidente palestino cree que ello podría desencadenar una guerra civil en Gaza y Cisjordania. ¿Comprende el presidente de Israel la compleja situación del presidente palestino? -No creo que haya riesgo alguno de guerra civil entre los palestinos. La Autoridad Nacional Palestina está comprometida con los Acuerdos de Oslo, en los que Yaser Arafat aceptó y firmó contra la participación de grupos terroristas palestinos en elecciones palestinas. En la Hoja de Ruta, en su primer párrafo, la ANP se comprometió a desmantelar a las organizaciones terroristas. No es de recibo que Hamás o el Yihad Islámico, que se dicen partidos políticos, tengan un ejército propio y utilicen la violencia y el terror. Si Hamás quiere participar en las elecciones debe dejar las armas. El presidente Abbas, elegido libre y democráticamente líder del pueblo palestino, debe dar un paso al frente y demostrar su voluntad de acabar con el conflicto y eso pasa inexorablemente por el desarme de los grupos terroristas y por la imposición de la ley y el orden. -Los sondeos electorales pronostican un gran resultado para Hamás. ¿Qué pasa si gana Hamás o si se in- corpora a un nuevo Gobierno palestino? ¿Negociará Israel con dicho Ejecutivo? -Hamás niega el derecho a existir de Israel. ¿Cómo, qué podemos negociar con ellos? Si Hamás proclama el derecho a existir de Israel (como hicieron en su día Arafat o Abbas) y renuncia a cualquier acto de violencia, Israel negociaría con Hamás. Mientras no lo haga no hay nada que hacer. ¿Estamos más cerca de una tercera Intifada o de la paz entre Israel y los palestinos? -Estamos antes una oportunidad histórica de oro. Tenemos un socio para la paz (Abbas, y nunca dijimos eso de Arafat) hemos evacuado 25 asentamientos judíos y nos hemos retirado de Gaza; la comunidad internacional está decidida a llevar el proceso a buen puerto... No somos enemigos de los palestinos; los verdaderos enemigos de los palestinos son Hamás y el Yihad Islámico. Si se pone fin al terrorismo, la paz, que podemos tocar con los dedos, podría alcanzarse muy pronto. Pero después de estos cinco últimos y terribles años, en los que ha habido más víctimas israelíes que en todas las guerras de nuestra historia, no vamos a tolerar ni un muerto más: si continúan con el terrorismo, lo combatiremos con todas nuestras fuerzas. -Según informes de la Inteligencia Militar israelí, el año 2006 va a ser muy duro en Oriente Próximo. Hay