Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN LUNES 16 1 2006 ABC Los socialistas aseguran que las negociaciones del Estatuto de Cataluña se asemejan a un convenio colectivo, mientras Carod- Rovira y Begoña Errazti se disponen a hablar hoy en Vitoria sobre el texto catalán y el futuro de ETA Barcelona- Vitoria, vasos comunicantes TEXTO: CHARO ZARZALEJOS FOTO: ELENA CARRERAS MADRID. Hoy por la mañana en Ajuria Enea se van a dar cita Carod- Rovira, de ERC, y Begoña Errazti, de Eusko Alkartasuna. El anfitrión es el lehendakari Ibarretxe. El encuentro tiene mucho de protocolario, puesto que los anfitriones de verdad de los parlamentarios de ERC son sus compañeros de Eusko Alkartasuna, que son los que de verdad tienen información de primera mano, tanto de la marcha del debate catalán como del denominado proceso de paz Y de ambas cuestiones van a hablar a lo largo de hoy y mañana ambos partidos. Estarán todos menos Puigcercós, a quien las negociaciones le tienen atado a una imperativa agenda. Ibarretxe, que no ha renunciado a nada, está a la espera de acontecimientos. Todos estamos a la espera de acontecimientos. Mariano Rajoy también. Se inicia una semana clave Las negociaciones catalanas están resultando tortuosas. Por el método y por el fondo, y será en esta semana que hoy comienza cuando, si se cumple el calendario, se entre de lleno en las cuestiones esenciales: financiaciones y el término nación que, insisten los socialistas, no va a ir en el articulado y ellos lo saben Ayer mismo por la tarde Alfredo Pérez Rubalcaba se reunía con Diego López Garrido y demás gentes de su equipo para afrontar la semana crucial. Si quieren habrá acuerdo se afirma desde el PSOE. Pero en el PSOE no se tiene nada seguro. Negocian todos con Rubalcaba y luego negocian entre ellos. Es lo más parecido a un convenio colectivo dicen en la delegación socialista. Errazti y Carod- Rovira mantienen una excelente relación que ya quedó patente en este acto de Esquerra, hace un mes El día 21 Zapatero rendirá cuentas ante un Comité Federal del PSOE que le da un gran margen de confianza El congreso de Batasuna se celebrará. Después los obstáculos serán el macrojuicio y la Ley de Partidos Rajoy intensificará su agenda en Andalucía, donde los sondeos detectan que el PP mejora sus posiciones El día 21 en Baracaldo no se va a despejar clave alguna. Es un acto de reorganización interna de la ilegalizada Batasuna, en el que no se van a producir especiales novedades, salvo, claro está, la de su propia celebración. La democracia y la justicia tienen sus ritmos y sus formas, pero es como de broma la duda de si se trata o no de un acto orgánico o de una reunión de particulares. Pernando Barrena no ha tenido inconveniente ni temor alguno en dar una vuelta de tuerca y decir lo que ya se sabía, que sí, que es un acto de Bata- La paciencia de Rubalcaba La clave está en que los catalanes acepten y entiendan nuestro margen de maniobra. Que acepten y entiendan que hay cosas que nosotros no podemos aceptar. Nuestra disposición al acuerdo es total, pero las cosas van estando claras y serán los partidos catalanes los que tengan que decidir. Si ellos quieren habrá acuerdo indica un paciente Pérez Rubalcaba, que de manera contundente asegura que el Estado no va a desaparecer de Cataluña Esta semana es la semana clave. Será cuando se sepa si hay o no acuerdo al margen de que queden flecos por ultimar. El día 21, el presidente, ante el Comité Federal, quizás pueda tener una intervención triunfante y, si no lo es tanto como el quisiera, no importa. El margen de confianza que tiene es extraordinario dicen sus más próximos, que de lo único que no quieren hablar es de lo que hoy y mañana van a hablar en Vitoria Carod- Rovira y Begoña Errazti, ambos expectantes ante cuáles vayan a ser los derroteros por los que ETA decida transitar. suna. La ilegalización a quien resulta incómoda es a Zapatero dicen los dirigentes abertzales, que en sus reflexiones internas han concluido que el jefe del Ejecutivo ha iniciado una dinámica de la que no se va a salir y está bien que diga que trabaja por la paz. Pero no basta y ahora tiene que dar pasos concretos En la certeza de que, por las buenas o por las malas, el congreso se va a celebrar, ahora el obstáculo para el proceso es el juicio que se celebra en Madrid y, sin duda, la Ley de partidos. No les basta una interpretación amable. Quieren su derogación y el presidente ni va a proponer que se derogue ni propicia su aplicación. Resbalón de Zapatero Recordar el derecho de reunión de los miembros de la ilegalizada Batasuna era innecesario y excesivamente arriesgado, y en ningún caso debería haber salido de la boca de nada menos que el presidente del Gobierno. Nadie ni nada se lo prohíbe. Lo prohibido es dar aire a un partido ilegal. La declaración del presidente no fue improvisada. Encerraba en sí misma un mensaje. Quienes tenían que escucharlo lo han hecho, pero no tienen bastante. Entre los partidos nacionalistas comienza a cundir una cierta impaciencia. El paso del tiempo sin más novedades- -que no son pocas- -que bombas que no matan pero que pueden hacerlo, está comenzando a generar sensa- ción de desgaste. La legislatura vasca está empantanada a la espera de que ETA dé forma inequívoca a las expectativas de Zapatero. A no tardar, más de uno le va a decir que si efectivamente tiene datos que le mantienen en la esperanza, que dé el paso adelante y lance una oferta definitiva. Batasuna está en ello. Pepe Blanco arremete contra el Partido Popular, pero los quebraderos de cabeza de verdad no le van a venir de Mariano Rajoy, con quien, por cierto, no se quiere compartir ni la aspirina. Con tanta cuestión abierta, Mariano Rajoy tiene trabajo. Un trabajo complicado, porque afinar cuando se es en realidad el único partido de oposición no es fácil. En el PP son conscientes de que alguien tiene que decir las cosas y eso también comporta riesgo, y quién sabe si desgaste. Por ello, después del excepcional congreso de Galicia, los populares quieren preparar una convención alegre para la que auguran novedades. La soledad que nos atribuyen no nos atribula aseguran en Génova, en donde a Mariano Rajoy se le organiza una agenda especialmente andaluza. Después de su mitin, también el 21, en Valencia va a incrementar su presencia en Andalucía. Allí las cosas nos van muy bien aseguran. Las últimas encuestas les confirman su tendencia al alza en todas las capitales. Ni que decir que los socialistas no se lo creen. Siempre igual.