Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 1 2006 Los domingos 63 Claudicación de más de cien empresas Un total de 113 proveedores de laboratorios que experimentan con animales, entre ellos la importante gasística BOC, debieron claudicar el año pasado de continuar con sus suministros ante el clima intimidatorio al que les sometieron los activistas, según datos de la Asociación de la Industria Farmacéutica Británica (ABPI) Las renuncias se produjon después de 108 llamadas telefónicas y mensajes de móvil expresando amenazas y 177 ataques contra instalaciones de las compañías, sus trabajadores y propiedades privadas de éstos. Gigantes farmacéuticos como Novartis, GlaxoSmithKline y AstraZeneca han desviado puestos de trabajo hacia otros países, mientras que Huntingdon Life Sciences, el laboratorio de ensayos más antiguo del Reino Unido, ha debido acudir al Banco de Inglaterra ante la negativa de otros bancos a tener sus cuentas. Si esta tendencia continúa, no es aventurado predecir que las compañías farmacéuticas considerarán seriamente si aún sigue siendo adecuado seguir con sus trabajos de investigación en el Reino Unido advierte Philip Wright, director de ciencia y tecnología de la ABPI. El propio Tony Blair se ha hecho eco de esa preocupación. Podemos ser los líderes mundiales en la investigación de células madre y la biotecnología- -afirmó el primer ministro en una reciente reunión con destacados empresarios del sector- -si somos capaces de redoblar nuestros esfuerzos en placar a los extremistas de los derechos de los animales, que son la gran amenaza para nuestra posición como número dos del mundo en biotecnología El Reino Unido cuenta con una inversión anual de 3.500 millones de libras (unos 5.223 millones de euros) en investigación y desarrollo relacionado con la industria farmacéutica y la biotecnología, lo que supone el 40 por ciento de todo el gasto en I+ D del país. Las autoridades de la City londinense evalúan en 1.000 millones de libras anuales (casi 1.500 millones de euros) las pérdidas que provoca en la economía británica la agresividad de los grupos extremistas. La Policía considera que hay al menos veinte activistas especialmente violentos, la mayor parte ligados al Frente de Liberación Animal. Debajo, un activista en una manifestación convocada por Stop Huntingdon Animal Cruelty de investigación con primates. La construcción de otro centro para esa Universidad ha sido paralizada al no encontrar constructores que se atrevan a continuar la obra debido a las amenazas recibidas. En su intento de atajar esas acciones, el Gobierno ha elaborado una serie de medidas. Además de la nueva ley antiterrorista, que castigará la apología de la acción directa y prolongará la detención sin cargos de los responsables de actos terroristas, el Ejecutivo de Blair ya aprobó antes del verano una ley para catalogar como crimen, y así poder castigar con cinco años de cárcel, el interferir en las actividades comerciales de las industrias de medicamentos que utilicen animales en la investigación, así como de las empresas que las abastecen. La normativa protegerá las instalaciones de los laboratorios de la intimidación de los manifestantes con una zona de exclusión. También se prohibirá protestar ante los domicilios de los empleados y difundir la lista de nombres y direcciones privadas de esos trabajadores. Las medidas han sido criticadas por la limitación de las libertades que implican. Pero el Gobierno no ve otra forma de cortar el alarmante crecimiento de actos violentos protagonizados por extremistas. Y, sobre todo, no está dipuesto a una fuga de compañías hacia otros países, que haría perder al Reino Unido su puesto como segundo país del mundo en biotecnología, detrás de EE. UU. El año pasado, los laboratorios británicos realizaron 2,73 millo- AP Tarde o temprano, algún explotador de animales será asesinado. Es algo que no me espanta en absoluto dice un histórico de estos movimientos nes de experimentos con animales, de los cuales 1,7 millones afectaron a animales modificados genéticamente, la mayoría roedores. Estas cifras, que suponen un notable crecimiento, son criticadas por Adolfo Sansolini, presidente de la organización antivivisección BUAV, que advierte que el Gobierno no está haciendo nada por reducir una práctica que mata seres vivos El Ministerio del Interior sostiene, en cambio, que este tipo de investigación salva incontables vidas cada año, ya que permite decisivos avances en la lucha contra las enfermedades, por lo que merece el apoyo de la sociedad. El reciente estudio de un instituto que se dedica a informes sobre seguridad, el Aegis Defence Services, llegaba a comparar el riesgo terrorista que suponen los extremistas que rechazan la experimentación con animales con la amenaza de Al- Qaeda, no tanto por su poder destructivo, claramente distinto, como por el efecto en la economía. La actividad terrorista de los extremistas de los derechos de los animales crecerá en Europa con más ambiciosos objetivos estratégicos Hay un fascinante paralelismo entre la agenda económica de AlQaeda y la red de organizaciones de defensa de los derechos de los animales indicaba el informe, que recordaba que Osama Bin Laden ha puesto reiteradamente el acento en dañar la economía de los países occidentales. De acuerdo con este instituto, cuanto mayor sea el éxito de los extremistas en perjudicar a las empresas relacionadas con la experimentación animal, intentarán atentar contra multinacionales más grandes lo que provocará un descenso en Bolsa y una deslocalización de sus inversiones.