Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid DOMINGO 15 1 2006 ABC MADRID UNA Y MEDIA BUSCAR LA VOCACIÓN JESÚS HIGUERAS odas las personas que han tenido un fenómeno vocacional, tienen un claro recuerdo del momento en que Dios se presentó en su vida y cómo fue ese encuentro primero con Dios. Así le ocurre al Evangelista San Juan, el apóstol que estuvo al pie de la cruz y que acogió a la Virgen María en su casa y en su corazón, cuando nos narra el Evangelio de este domingo cómo fue su primer encuentro con Jesús. Tan claro lo tenía que hasta se acuerda de la hora, dice expresamente que serían como las cuatro de la tarde cuando su vida cambió. Ellos empezaron a seguir a Jesús y Jesús se dio la vuelta y les preguntó: ¿Qué es lo que buscáis? También nosotros estamos llamados a tener un encuentro con Jesucristo, solo hace falta que nos pongamos un poquito en camino, que le intentemos seguir y Él inmediatamente se dará la vuelta y nos preguntará a cada uno de nosotros: ¿Qué es lo que buscas en tu vida? Y creo que todos contestaremos: Señor, creo que lo que busco es la felicidad, pero sé que la felicidad está en ti Así lo dijeron Andrés y Juan: Maestro ¿dónde vives? que es lo mismo que decir: Si estamos contigo sabemos que Tú nos vas a enseñar la verdadera felicidad que llena al hombre, porque todo lo demás, las cosas del mundo e incluso las personas, fallan, nos pueden decepcionar y a veces no están porque se han marchado al Cielo. Tenemos tantos motivos para no ser felices con las cosas que pasan en la tierra, que sólo aquél que tiene un encuentro verdadero con Jesús y es capaz de decirle: Señor, te busco a Ti cuando busco todo y quiero descansar en ti y que Tú seas para mí el camino, la verdad y la vida, como Tú muy bien dijiste cambia su vida completamente y tiene una vocación que como la estrella le guía a través de los diferentes senderos y rutas de la vida. Pero sería un equívoco pensar que la vocación es solamente para los sacerdotes o las personas consagradas: Dios da una vocación a cada ser humano y el gran reto del ser humano es descubrir su propia vocación. No es tanto qué espero yo de la vida o qué espero yo que Dios me dé, sino sobre todo la vocación consiste en preguntarse qué puedo dar yo a la vida o qué puedo darle yo al Señor. Pregúntate cuál es tu vocación. ¿Qué espera Dios de mí? Y que sepas que el Señor no da solamente la luz para conocer tu vocación, sino también la fuerza para poder llevarla a término. T Numerosos agüistas acudían a principios del siglo XX a la fuente de Gándara, cuyo manantial fue descubierto en 1872 Publicaba un periódico y una revista, organizaba una temporada de ópera, se autoabastecía en su granja, acuñaba su propia moneda y, lo más importante, sus aguas aliviaron los males de ilustres personalidades. El balneario de Mondariz afronta el futuro recordando su historia Los agüistas de Mondariz TEXTO; MABEL AMADO MADRID. Mondariz. La compostela del enfermo, encontrada y ungida por la ciencia. Mondariz, cuyas aguas obran milagros de resurrección y de rejuvenecimiento... Con estas palabras, Emilio Castelar se refería en 1898 a un esplendoroso balneario comparado en su época con el de Baden- Baden. Desde entonces, Mondariz ha vivido más de cien años de historia termal y crónicas de agüistas. Así podemos comprobarlo en una curiosa exposición que lleva al visitante por el increíble mundo de las aguas mineromedicinales, desde la antigua villa romana de Búrbida a la actual Mondariz- Balneario. Hasta el 4 de febrero, la Casa de Galicia en Madrid (Casado del Alisal, 8) acoge la muestra Mondariz, la magia del agua un repaso en clave fotográfica por el termalismo español y por la historia del balneario. A través de las instantáneas, el visitante podrá recrear la vida y costumbres de la época, así como su evolución y el significado que tuvo para el actual complejo termal. Como parte de un legado y homenaje al verdadero artífice de la obra, Enrique Peinador Vela, se inaugura ahora esta exposición que ha sacado de archivos particulares, del Balneario y de su Ayuntamiento verdaderas joyas históricas en blanco y negro y en color sepia. Pero antes de adentrarnos por los numerosos personajes que pasaron por sus instalaciones, bien merece un recuerdo su dilatada historia. Más aún cuando se cumplen 125 años de la declaración de utilidad pública de los ma- nantiales de Mondariz y el centenario de su Gran Hotel. Cuentan las crónicas que ya en la Edad Media las aguas de Gándara eran utilizadas por los moradores del cercano castillo feudal del Sobroso. También relatan que en verano de 1282, en Troncoso- -ahora Mondariz- Balneario- celebró sus bodas Dionisio I de Portugal con la infanta Isabel de Aragón, hija del rey Pedro III. Casa de baños Pero no será sino hasta 1870 cuando, con la llegada de los hermanos Peinador, el lugar redescubra su importancia. Diez años después se abre la casa de baños que, con el tiempo, fue creciendo hasta convertirse en el Gran Hotel en 1898. A su costado se encontraba la Fuente de Gándara y la planta de embotellado; al frente, el Hospital Reumático. La instalación se fue completando con nuevas construcciones como la huerta, el invernadero, campos de croquet, lawn tenis, jardines, imprenta, granja, generador, capilla... Son signos de su época que se aprecian en la distintas fotografías exhibidas: la Fuente de Troncoso (1902) la sa- la de máquinas del Gran Hotel (1900) la sala de baños (1900) la de inhalaciones (1900) la Fuente Gándara (1914) el salón de fiestas (1920) el Sanatorio para enfermos reumáticos (1915) el Instituto de Nutrición (1929) Pero los años que se suceden son tiempos de ajetreada crónica social y cultural. Como recuerdan las fotografías expuestas, la Infanta Isabel de Borbón, la Chata, se alojó en una ocasión en este establecimiento reconocido mundialmente por sus aguas y también por su lujosa decoración. Al igual que Rockefeller, Miguel Primo de Rivera, la condesa de Pardo Bazán, el general Yvens Ferraz (presidente de Portugal) Mac Donald... Vemos también reuniones culturales en la finca de recreo de Pías (1920) y un proyecto personal de Peinador, el tranvía, con fotos que recuerdan la llegada del primer tren a Porriño, el 14 de marzo de 1920. Pavoroso incendio Sin embargo, el esplendor decreció con la guerra civil y, finalmente, un pavoroso incendio en 1973 casi acaba con su leyenda. Sólo perduró una pequeña casa de baños dependiente de la empresa embotelladora. Ya en 1994 renace como Meliá y en 2005 regresa a su origen como Balneario de Mondariz, convirtiéndose así en el primer complejo termal independiente de Galicia. Ahora, en pleno siglo XXI, afronta un nuevo proyecto basado en la historia y en la tradición. Una exposición fotográfica bien merece ese recuerdo. Esta exposición se inaugura como homenaje al verdadero artífice del balneario, Enrique Peinador