Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 1 2006 Internacional 35 nisterio del Interior que le daban a Bachelet apenas un 0,8 por ciento de ventaja. Ante este supuesto nuevo escenario, Lavín pidió romper este empate y darle por fin a nuestra democracia la posibilidad de una real alternancia con una coalición nueva gobernando Chile y con Sebastián Piñera como presidente Lo más importante- -insistió- -es que la gente vaya a votar En el Palacio de La Moneda la reacción no se hizo esperar. El ministro portavoz, Osvaldo Puccio, declaró: Esa conferencia de prensa se pone en el límite de la legalidad, porque cae dentro del plazo en que en Chile por ley está prohibido, no sólo todo tipo de actividad propagandística, sino llamar a votar por cualquier candidato Asimismo, Puccio desmintió, categóricamente que el Gobierno haya hecho alguna encuesta electoral Por lo tanto, estamos frente no sólo a un hecho mentiroso, sino grave En deuda con los democristianos Una viandante paseaba ayer, víspera de las elecciones, por una calle de Santiago con carteles a favor de Bachelet y Piñera AFP Bachelet parte hoy favorita para presidir el cuarto gobierno de la Concertación El Ejecutivo chileno acusa a la derecha de violar el periodo de reflexión b Los conservadores intentan mostrar un frente común para ganar el voto de los indecisos ante la segunda vuelta electoral que enfrenta a Bachelet y Piñera CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL SANTIAGO. Con todas las cartas (encuestas) a su favor, Michelle Bachelet confía en que las elecciones de hoy le permitan presidir el cuarto gobierno consecutivo de la Concertación (alianza de centro izquierda) y el primero de una mujer en la historia de Chile. En un último intento de arruinarle la fiesta, el conservador Sebastián Piñera y la derecha dura insisten, en veda electoral, en que la suerte no está echada. La segunda vuelta de esta carrera por reemplazar al presidente Ricardo Lagos en el Palacio de La Moneda, viene salpicada de obstáculos y alguna que otra zancadilla, fruto del nerviosismo en las filas de los dos candidatos, incluida la de la ex ministra de Defensa, pese a los pronósticos que le dan una ventaja de entre cuatro y seis puntos. Joaquín Lavín y la plana mayor de la UDI (Unión Demócrata Independiente) convocaron contrarreloj una rueda de prensa para mostrar un frente común y pedir el voto de los indecisos. El ex candidato presidencial, principal referente del sector que encarna las posiciones de la ultraderecha y agrupa a los nostálgicos del régimen de Pinochet, quedó, con el 23 por ciento de los votos, en tercer lugar en la primera vuelta de diciembre. Asumida la derrota con gallardía se comprometió a res- paldar, con la UDI, el proyecto de Piñera que lo incorporó como su primer soldado en una batalla que hoy termina. Desde el retorno de la democracia, en 1990, era la primera vez que la derecha concurría con dos candidatos separados a unas elecciones. También fue la primera que la suma de sus votos superaba a los de, en este caso, la elegida de la Concertación. Este dato hizo albergar esperanzas para Piñera, que en los últimos días parecían diluirse al haberse instalado la sensación de que su derrota era inevitable y de que sus críticas a Pinochet, en el último debate de televisión, habían ahuyentado el voto de la extrema derecha. Estas son las principales razones que justifican que la dirección de la UDI y responsables de la campaña del magnate se saltaran la veda electoral el viernes y salieran a entregar datos presuntamente del Mi- El Ejecutivo y, en especial, Lagos han desarrollado un papel intenso durante el segundo tramo de la campaña, denunciado por Piñera: Lo peor ha sido la descarada intervención del Gobierno. Este mes perdió todo respeto no sólo a la ética sino a la estética El candidato de RN hacía estas declaraciones ayer al diario conservador El Mercurio, el más influyente de Chile y al que Michelle Bachelet rehusa conceder entrevistas. En este matutino, el principal accionista de Chilevisión, una de las principales cadenas, reconoció mantener cierto nivel de amistad con Lagos, pero le reprochó: Me ha decepcionado porque en vez de ser el presidente de todos los chilenos, equivocó el camino y se transformó en el brazo armado de la campaña de Bachelet La socialista ganó en diciembre con casi el 46 por ciento de los votos, pero obtuvo el peor resultado de la historia de la Concertación. Encendidas las luces de alarma, la Democracia Cristiana, principal socio de la coalición oficialista, salió al rescate como hizo en la segunda vuelta de 1999 con Ricardo Lagos frente a Lavín. De nuevo en este caso, la ex ministra Soledad Alvear, que se retiró de unas primarias con Bachelet, se sumó al equipo actual e imprimió con otros colaboradores su sello personal. Ahora como entonces, el Partido Socialista vuelve a estar en deuda con la Democracia Cristiana.