Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional EL DESAFIO DEL ESTATUTO CATALÁN POLÉMICA LINGÜÍSTICA DOMINGO 15 1 2006 ABC Las inspecciones en establecimientos comerciales por no rotular en catalán se han cuadruplicado en un año. El temor a represalias impide a muchos afectados denunciar su caso, según los grupos cívicos defensores del bilingüismo Hay miedo a denunciar TEXTO: M. J. C. BARCELONA. A principios de 2005, Luis María Peix Soler, propietario de un laboratorio de fotografía situado en el casco antiguo de Barcelona, recibió un desagradable requerimiento del Ayuntamiento en el que se le advertía de la obligación de colocar todos los rótulos de su establecimiento en catalán. De lo contrario, indicaba el aviso, sería multado con 600 euros por cada elemento que incumpliera la normativa. Me dio mucha rabia porque es igualmente fascista prohibir el uso de un idioma que obligarte a usarlo explica a ABC este comerciante, nacido en Portugal de padres catalanes y que llegó a Cataluña en pleno franquismo. Mis padres nos dijeron a mis hermanos y mí que, al pasar la frontera, no habláramos catalán porque estaba prohibido. Ahora, me quieren obligar a rotular en catalán. Y me indigna añade Luis María, quien no quiso sucumbir a las exigencias de la normativa lingüística de la Generalitat y optó por sustituir los rótulos por abreviaturas en la que no se identificaba ningún idioma. Desde que abrió su tienda en 1987, este comerciante nunca había sido requerido para rotular en catalán. Hoy, ya jubilado y con la persiana de su laboratorio bajada, Peix se ve inmerso en un proceso judicial para recurrir el expediente abierto por las Administraciones por lucir rotulación exclusivamente en castellano. Otros no se atreven, pero yo creo que es injusta esa obligación afirma. Él se ha atrevido a denunciar su caso públicamente, pero es una excepción. En 2004, el Departamento de Comercio, Turismo y Consumo de la Generalitat cuadruplicó su actividad de inspección y sanción por vulneración de la Ley de Política Lingüística en materia de consumo. Así, ese año se realizaron 1.401 inspecciones, frente a las 348 efectuadas en 2003. Asimismo, el número de multas pasaron de tres a 28, por un importe total de 52.800 euros. El caso más llamativo fue la multa impuesta a Correos, 30.000 euros, por incumplir la normativa en materia de señalización. Advertencia a los comerciantes que no hablan en catalán En los últimos tres años también se han incrementado las denuncias de ciudadanos que han sentido vulnerados sus derechos lingüísticos, pasando de las seis presentadas en 2002 a las 367 registradas en 2004, según los datos facilitados por la Consejería de Comercio, Consumo y Turismo de la Generalitat. En los tres primeros meses de 2005 se registraron 145 irregularidades. Un 5 por ciento de los casos se refiere a particulares que denuncian no haber sido atendidos en catalán. En este caso, se trata de un hecho no sancionable, según la normativa actual, por lo que la Administración tramita la denuncia como una queja, lo que conlleva un apercibimiento por parte del Gobierno catalán. Idiosincrasia gastronómica en castellano en las calles de Barcelona INES BAUCELLS ¿Qué diferencia hay entre prohibir un idioma y obligarte a usarlo? Es igualmente fascista dice un sancionado del casco antiguo de Barcelona ción. Hoy, el acceso de Pasqual Maragall al Gobierno catalán con el apoyo de los republicanos ha conllevado un endurecimiento de ese control, cuya finalidad es discriminar positivamente la lengua catalana. Hay miedo a denunciar. Muchos comerciantes temen que no se les renueven sus licencias asegura Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica de Cataluña (CCC) entidad que se ha distinguido por su defensa del bilingüismo. Después de que la Consejería de Comercio hiciera públicos sus datos, CCC envio 5.000 cartas a miembros de los sectores afectados por las inspecciones de la Generalitat para ofrecer su asesoramiento jurídico. No nos ha contestado casi nadie. Eso demuestra que hay miedo asegura Caja. MONOLINGÜISMO POR DECRETO MIQUEL PORTA PERALES Más denuncias Estas cifras demuestran la voluntad del Gobierno de que la Ley de Política Lingüística no se convierta en papel mojado aseguraba el titular del departamento, Josep Huguet, de ERC La Ley de Política Lingüística de 1998, que sustituyó a la de 1983- -ambas aprobadas durante el Gobierno de Jordi Pujol- -preveía una moratoria de dos años para ser aplicada en las empresas, y de cinco años en los autónomos. Las primeras actuaciones datan de 2002 y los expedientes sancionadores, de 2003. La imposición de multas por incumplimiento de la ley del catalán generaría un amplio debate social que favoreció la demora en su aplica- D esde la época de la Renaixença- -para entendernos, el romanticismo catalán del XIX- el nacionalismo catalán de derecha e izquierda siempre ha creído que Cataluña tiene una, y sólo una, lengua propia: el catalán. Y también ha creído que el futuro de Cataluña ha de ser monolingüe catalán. ¿El castellano? ¿El bilingüismo? Tanto da que el castellano se hable en Cataluña desde hace siglos, tanto da que una parte muy importante de la cultura catalana y española se haya elaborado y desarrollado en Cataluña y en castellano, tanto da que el castellano sea la lengua habitual de co- municación de la mitad de los ciudadanos de Cataluña, tanto da que la mayoría de los ciudadanos de Cataluña practique a diario el bilingüismo, todo eso tanto da. Lo decíamos antes, para el nacionalismo catalán de derecha e izquierda la lengua propia de Cataluña es el catalán. Y punto. Y punto y seguido, porque en virtud de esa suposición que otorga al castellano la consideración de lengua impropia o extraña de Cataluña y los catalanes, la Administración catalana se expresa únicamente en catalán, los medios públicos de comunicación utilizan exclusivamente el catalán, los alumnos de primaria y secundaria reciben la enseñanza sólo en catalán, los comercios deben rotular en catalán. Y el proyecto de nuevo Estatuto pretende legalizar ese monolingüismo cuando afirma que el catalán es la lengua de uso normal y preferente en todas las administraciones pú- blicas, en los medios de comunicación públicos, y en el aprendizaje escolar. Y tenga usted cuidado, porque el Gran Hermano- -personificado en el cuerpo de inspectores de comercio y educación, en las Oficinas de Garantías Lingüísticas, en los encuestadores que hurgan en los historiales médicos de los hospitales, en los vigilantes jurados del nacionalismo catalán que aquí y allí le observan y reprenden- -siempre acecha y le puede multar, o denegar una subvención, o hacerle perder un trabajo, o catalogarlo de mal catalán. Menuda hipocresía, la del nacionalismo catalán que amparándose en el plurilingüismo impone el monolingüismo. ¿Los objetivos del monolingüismo por decreto? Fundamentalmente dos: trazar una frontera nacional entre Cataluña y España; sustituir la lengua castellana por la catalana en Cataluña. Así de claro.