Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional BAUTIZO DE LA INFANTA DOÑA LEONOR DOMINGO 15 1 2006 ABC La Familia Real, minutos antes del comienzo de la ceremonia del bautizo de la Infanta. Sólo falta en la imagen el hijo de Doña Elena, Felipe Juan Froilán La maternidad ha aportado luz al rostro de Doña Letizia, quien ayer, acertadamente ataviada con un vestido- abrigo de ceremonia, brilló con su hija en los brazos Una Princesa radiante Por BEATRIZ CORTÁZAR Doña Letizia lució ayer un abrigo- vestido de Felipe Varela Dicen los expertos en belleza que no hay mujer que no mejore tras su primera maternidad. Las hormonas se disparan para luego equilibrarse y dejar en su punto a unas madres dichosas y radiantes cuando por fin tienen a sus bebés en brazos. Ayer la Princesa de Asturias era la viva imagen de la placidez más hermosa, del equilibrio natural plasmado en la luminosidad que irradiaba. No creo equivocarme al afirmar que nunca antes Doña Letizia había estado tan radiante, ni en sus tiempos de presentadora de Informativos con todo el voltaje de los focos sobre su rostro. Ni tan siquiera el día de su boda con el Príncipe. Ayer fue el blanco de un retrato oficial donde brilló con luz propia. Ayer fue su gran día. Una vez más Doña Letizia confió en el buen hacer del diseñador Felipe Varela, quien la víspera se había ido de vacaciones tras las últimas semanas de trabajo intenso, puesto que de su taller salieron todos los vestidos que lucieron los familiares directos de la Princesa como son sus abuelas, su madre Paloma y sus hermanas Telma y Érica. La Princesa acertó de lleno con el robe- manteau (vestido- abrigo de ceremonia que permite sentarse a comer sin tener que quitárselo) de lana, cardado en tono tostado intercalado con cintas de seda en crudo. Con la silueta totalmente recuperada volvió a sus finos tacones con un zapato salón en raso champán. Sobria en los accesorios, lo más llamativo fueron los pendientes largos de brillantes y perlas que sobresalían entre los mechones de su melena. Muy bien maquillada y peinada, Doña Letizia no se separó de su hija durante el tiempo que duró la ceremonia. Llamó la atención lo bien almidonado y planchado que estaba el faldón de cristianar de la Infanta Doña Leonor, el mismo que en su día llevó el Rey Don Juan Carlos así como sus tres hijos y sus otros nietos. Al igual que ocurriera el día de la boda de los Príncipes, la parte femenina de la familia de Doña Letizia estuvo engalanada por Varela. La bisabuela paterna de la Infanta, la periodista Menchu Álvarez del Valle, fue fiel a sus pantalones, esta vez en tonos verdes, mientras que la abuela materna, Paloma Rocasolano, endulzó su imagen con un conjunto de chaqueta de crepe en tono rosa talco con cuerpo y falda en seda y gasa frambuesa. La guinda la puso en el color de sus zapatos de ante. Tras unos meses con brackets en los dientes, la sonrisa de Paloma Rocasolano sorpren-