Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 1 2006 La Entrevista 11 Márgenes de Pujol VALENTÍ PUIG Pujol mide a pasos, una y otra vez, su actual despacho pospresidencial, como en los largos años pasados en la Generalitat, entonces enfrascado en la vorágine política, ahora hiperactivamente inactivo. En sus expresiones se autoimpone, frente a su sucesor en la Generalitat, Pasqual Maragall, un margen de lealtad institucional y el margen de confianza dinástica ante su sucesor en CiU, Artur Mas. Blande un ejemplar de Le Monde habla de los trabajos de su think tank -el Centre d Estudis Jordi Pujol cierra el postigo de sus párpados totémicos y deja sin responder una pregunta sobre algo así como cómo lo están haciendo esos chicos Algunos jóvenes turcos de Convergencia preferirían que no hablase. Por su parte, Pujol recorre una y otra vez ese siste- ma arterial tan precario que ha ido dando latido casi imperceptible a un borrador de Estatut llegado prácticamente de la nada. Los socialistas pagarían por saber hasta dónde Pujol facilita o importuna los secretos de una negociación tan aturdida. Para algunas retiradas notables que luego casi han sido consideradas como victorias por puntos, hay maestros de la estrategia que dan un solo consejo: retirada con negociaciones, irse a los cuarteles de invierno avituallado de armas y víveres hasta que se funda la nieve y reaparezcan los viejos caminos, las gentes que van y vienen. Es una perspectiva de la experiencia por contraste con ese instante tan fungible de la política actual, con las cámaras filmando todos los días el espectáculo del Es- tatut en condiciones semejantes a las del camarote de los hermanos Marx. Lejos del poder, Pujol ve como la sociedad ha cambiado demasiado aprisa y sin saber hacia dónde. Por eso activa su think tank con reflexiones sobre la sociedad responsable, pero al final todo se hace política, sobre todo cuando mística y política han encabalgado sus quehaceres. Ahí está, volviendo una y otra vez sobre sus pasos, cruzando el despacho, reiterando un trayecto que no se sabe si es de ajedrecista, de jefe de estado mayor o del centro excursionista de Cataluña. De repente, se le cruza un Estatut por el camino y Pujol le da un par de vueltas más al despacho. Sería excesivo inmutarse. Una cosa son las glaciaciones y otra el hielo que compramos en la gasolinera. FINANCIACIÓN Ni entonces ni ahora Cataluña discute que le corresponde ser donante, y donante importante. Pero discute, seriamente, el sistema y el volumen estructural de esta contribución DÉFICIT FISCAL En el caso de Cataluña el déficit fiscal ha llegado a ser muy alto, llega a frenar el desarrollo económico y también social de Cataluña RELACIÓN CON EL RESTO DE ESPAÑA Hay en la relación entre Cataluña y el resto de España algo más profundo que chirría ha sido nunca bien digerido por muchos españoles no catalanes. Parecía que con la democracia, Europa, el progreso económico y social y las autonomías- -y, por cierto, a todo ello Cataluña ha contribuido en gran medida- este déficit histórico de comprensión se superaría. No ha sido así. Y todos tendremos que preguntarnos por qué. -Quizás por la reivindicación constante, por la reclamación económica. -El desequilibrio de desarrollo econó- mico ha creado problemas de estructura social, de mentalidad, etcétera. Y de nivel de vida. E incluso de recelos psicológicos por ambas partes. Pero, por otra parte, Cataluña ha sido un formidable motor de desarrollo español en lo económico, pero también en lo social y en lo político. ¿Cómo se explican entonces las acusaciones de victimismo? -Escuche, lo que no se puede negar es que Cataluña ha hecho una contribución muy importante de signo solidario, aportando más al conjunto español, incluso mucho más, de lo que se recibe del Estado. Esto ha sido así desde hace mucho tiempo, especialmente con la democracia y el Estado de las Autonomías. Y desde Cataluña se propuso en la Transición que uno de los grandes objetivos españoles tenía que ser la lucha contra el subdesarrollo y el desequilibrio. Ni entonces ni ahora Cataluña discute que le corresponde ser donante, y donante importante. Pero discute, seriamente, el sistema y el volumen estructural de esta contribución. ¿Por qué ahora de repente... -Mire, han pasado varias cosas. La primera, que la política de reequilibrio territorial durante los últimos treinta años ha sido un gran éxito. Ha habido y hay un gran progreso en las regiones con subdesarrollo. En varias de ellas ya no se puede en absoluto hablar de subdesarrollo. El cambio ha sido espectacular. ¿Gracias a qué y a quién? Pues, gracias a la política del Estado, gracias a las Autonomías y gra (Pasa a la página siguiente) El entrevistado, en su despacho actual del paseo de Gracia