Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 1 2006 Los sábados de ABC 93 Soy viticultor y agricultor y hago vino porque creo que es la forma más elevada de agricultura En España lo que falla es desarrollar marcas potentes; las D. O. están bien, pero son sólo una referencia los del LVMH? -Los de pago, que allí se llamarán wine states el Emeritus, el vino top de la bodega (60 euros) el Dominio de Valdepusa, que ostenta Denominación de Origen propia (40 euros) con todas sus variedades (Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Petit Verdot, Syrah y Merlot) y el Summa. Todo esto representa un volumen de 330.000 botellas al año, de las que en 2006, un 25 por ciento irá a Estados Unidos. -Con esta perspectiva tendrá que plantar más viña. -Está previsto. Pero la idea de desarrollar una marca implica poder controlar la calidad muy de cerca. Los vinos de pago hay que mimarlos, porque son algo especial. ¿Qué supone para usted hacer vino? -Es un modo de vida, algo que me absorbe y económicamente también importante. Soy viticultor y agricultor y hacer vino es la forma más elevada de agricultura, porque trasciende la pura alimentación para convertirse en un producto que despierta pasiones, que te sobrevive (algunas botellas duran más que el bodeguero) y que tiene algo de mitológico. Me hace feliz. -Hace unos meses el australiano señor Smart, el doctor de la viña me dijo que La Mancha era un paraíso y el futuro. -Tiene, además de la mayor extensión de viñedos del mundo, un suelo absolutamente privilegiado, calizo con un poco de arcilla encima y un clima perfecto. Le faltaba el riego y ya lo tiene. Yo estuve en Israel en 1971 y descubrí el riego por goteo e inmediatamente lo apliqué. Nosotros dosificamos el riego y cuidamos tanto el viñe- do que hasta medimos con un ordenador el estrés de la viña y la humedad que hay en el suelo. También ordenamos continuamente en verano los pámpanos y las hojas, para que éstas estén todas al sol. -Me han dicho que cuando llega el tiempo de vendimia, está todo el día por las viña probando una uva de aquí, otra de allá para ver si están maduras. -Me encanta pasear y cuando llega esa época me llevo al enólogo y catamos montones de uvas para controlar su maduración. ¿Tendremos un día los españoles un márketing de vinos tan bueno como el francés? -No lo sé, pero de momento el que el grupo LVMH nos haya elegido supone un éxito para nuestra empresa y para el vino español de alta calidad, que está entrando en Estados Unidos por la puerta grande. Después, seguramente, vendrá el mercado asiático y tal vez llegue un día en que me distribuyan el del aceite de pago Capilla del Fraile del que me siento tan orgulloso. Lo que nos falla a los españoles es desarrollar marcas potentes. Se ha insistido mucho en las Denominaciones de Origen, que está bien, pero eso es sólo una referencia. Lo que más se valora en EE. UU. son las marcas potentes. -Robert Parker, el gurú de la crítica de vinos, ha dicho que en 10 años España va a ser líder indiscutible de vinos de calidad. -Y será verdad, porque el segmento de los vino de calidad, de alta expresión, (por encima de 10 dólares) que en Francia lleva bajando entre un 15 y un 20 por ciento, y en Italia igual, en España se ha disparado y en 5 años han crecido las ventas en EE. UU un 50 por ciento. Los vinos españoles se han consolidado por su buena relación precio calidad, algo que se nota cuando se viaja, pues no se puede beber nada bueno por menos de 100 euros. ¿Su próximo proyecto? -Transformar la bodega para hacer enoturismo. Montar una cocina, traer a los grandes chefs, hacer maridajes vino- platos, enseñar la viña y el jardín (300 especies naturales del Mediterráneo) hacer catas y sacar un vino en Rioja con la uva Graciano que es el mejor vino que he hecho nunca y que saldrá al mercado en 2007. ¿Hay un vino peor que el beaurjolais francés? -En España con la Tempranillo se hace un vino 100 veces mejor. EL GUINDO MÓNICA F. ACEYTUNO EL POBRE DARWIN ace algún tiempo me regalaron unos amigos el retrato de Darwin. Es una gran fotografía a tamaño natural en blanco y negro en la que se ve a Darwin ya muy mayor, con su barba blanca, apoyado el cuerpo y el peso de su vida contra una columna por la que trepa una hiedra. Parece una foto de estudio. Un retrato tan grande que allí donde quiera que lo ponga me mira con tristeza a los ojos, directamente, igual que mira a los ojos el cuadro de mi bisabuela. Encontrado un lugar en la galería, el segundo problema ha sido la cara de los que vienen y observan de reojo a Darwin sin atreverse a preguntar quién es ese señor, si Marx o mi tatarabuelo, pues a Darwin se le asocia antes con la cara de un chimpancé que con su propia fotografía. También está unida a Darwin la idea de que realizó numerosos cruceros cuando tan solo hizo el del Beagle y llegó tan mareado que ya no volvió a embarcarse y, desde su ajardinado hogar de Kent, dedujo cómo era el resto del mundo y de la vida, con experimentos tan curiosos como el de cultivar el barro que llevan volando en sus patas los pájaros. Menos conocida aún es la influencia que ejerció sobre Darwin la obra del ingeniero militar y naturalista español Félix de Azara, al que cita en El origen de las especies Su teoría, es un poco como el Quijote, que todos dicen que la han leído y al menos saben que va de la selección natural y la evolución. De esta última asignatura, me ha quedado el recuerdo de un cladograma lleno de interrogaciones que trataba de unir unas especies con otras dando por hecho que el tronco es común. Y, sin embargo, de mi paso por la vida, me llevo la impresión de que no hay un solo árbol genealógico, sino un bosque genealógico de especies que han evolucionado a partir de organismos primitivos distintos que cayeron a la vez sobre la Tierra. Todavía hoy la gente anda entretenida, no con estas cosas apasionantes, sino con el lugar que Dios ocupa en todo esto. Yo sólo se que todos somos unos pobres hombres, hasta los hombres más sabios. Miro al pobre Darwin y noto en sus ojos la pesadumbre de todo lo que sabía, y su pesar por todo lo que ignoraba. H