Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura SÁBADO 14 1 2006 ABC TEMPLOS DE LA CULTURA MIGUEL ZUGAZA Director del Museo del Prado El Prado es un museo absolutamente prestigiado e irrepetible por sus colecciones MADRID. El Prado atesora entre sus fondos 7.876 pinturas, 942 esculturas, 6.403 dibujos, 2.446 grabados, 853 objetos de artes decorativas, 1.287 cartas, 922 monedas y 824 medallas. Actualmente exhibe 1.170 obras y tiene más de 3.000 depositadas en otros museos e instituciones públicas. De todas ellas, Miguel Zugaza le tiene especial cariño a Cristo muerto sostenido por un ángel de Antonello da Messina, una tabla adquirida por el museo y que procedía de una colección bilbaína. -Nadie pone en duda que El Prado está en la primera división de los museos internacionales. ¿Cree que su colección es valorada y conocida como se merece? ¿Ha alcanzado la institución el nivel de la colección? -Es una de las primeras instituciones museísticas modernas que se crean. Es un museo irrepetible por sus colecciones y siempre estará en un lugar relevante, tanto la colección como el museo. Es cierto que ha demorado un poco su proceso de modernización, pero es un museo absolutamente prestigiado. ¿Velázquez y Goya siguen siendo los principales reclamos del Prado? -Velázquez y Goya, fundamentalmente, pero no sólo ellos. También El Greco, por completar el trío de artistas españoles. El visitante del Prado busca, además, otros artistas relevantes. El Bosco, por ejemplo, es uno de los capítulos más reclamados por los visitantes. También Tiziano y la pintura veneciana. -O sea, que no ocurre con Las Meninas como con el Guernica en el Reina Sofía... -No hay una sola obra maestra, hay una secuencia de ellas. Las Meninas quizá sea el emblema fundamental del Prado. Hay otras obras, como El Jardín de las Delicias o cuadros de Goya y El Greco que son también emblemáticos. ¿La falta de espacio sigue siendo El 5 de febrero, dentro de la Colección Museos del Mundo ABC ofrece a sus lectores el tomo correspondiente al Prado. Su director nos habla de la colección y de los retos del museo TEXTO Y FOTOS: ABC Miguel Zugaza, ante la escultura de Velázquez que preside la fachada del Prado el principal problema del museo? -Ha sido un problema que siempre ha tenido el museo y ha ido afrontándolo con diferentes ampliaciones. Ahora estamos desarrollando la última. No quiere decir que con esto vamos a solucionar definitivamente el problema; seguramente el museo va a ir reclamando en las décadas siguientes más espacio. El Prado está culminando su primera gran ampliación, cuando muchos museos americanos empiezan la segunda generación de ampliaciones. -Entre las lagunas de la colección está la pintura holandesa. ¿Tener en El Prado un vermeer sería uno de sus sueños? Y, puestos a soñar, un leonardo. Demasiado utópico, ¿no? -Ojalá. Pero no hay obras de Vermeer, ni de Leonardo, ni de Miguel Ángel. Uno tiene que soñar y aspirar a ese tipo de obras y de maestros, pero hay que ser realistas. El mercado no ofrece esas oportunidades. Sin embargo, en pintura holandesa, con maestros como Rembrandt o Franz Hals, sí creo que surgirán. Ha habido algunas oportunidades que el museo ha intentado aprovechar y creo que surgirán en el futuro. ¿Alguna compra en mente? -Se están estudiando posibilidades. -2006 será un año decisivo para El Prado. Por una parte, debe concluir la ampliación y el XIX se incorporará a la colección histórica; por otra, el homenaje a Picasso por los 25 años del regreso del Guernica ¿Habrá más sorpresas con las fechas? -No hay ninguna variación sobre lo previsto. Será en otoño la entrega del proyecto. Pero después necesitaremos el tiempo suficiente para poder ocupar los espacios. ¿Le gustaría más que se le recordase como el director que culminó la ampliación o como el que integró el XIX en la colección histórica?