Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad SÁBADO 14 1 2006 ABC Salud ENFERMEDADES INFECCIOSAS CALEIDOSCOPIO fección, marcan el mayor riesgo de estas embarazadas. Para reducirlo, los expertos recomiendan un control ginecológico más intensivo. Una mujer embarazada con VIH puede necesitar más de 14 visitas y ocho ecografías, frente a las tres ecografías de otra embarazada libre de la infección explicó el doctor Coll a Ep. El mismo equipo ha comprobado los problemas reproductivos de las mujeres seropositivas que deben recurrir a la fecundación in vitro Las posibilidades de que el tratamiento funcione es menor que en las mujeres libres de la enfermedad. Por ello, se propone que recurran a donaciones de óvulos. J. M. FERNÁNDEZ- RÚA El sida en embarazadas multiplica por ocho el riesgo de muerte del feto ABC BARCELONA. Las mujeres infectadas con el virus del sida (VIH) tienen hasta ocho veces más riesgo de que su hijo acabe muriendo en la gestación, según las conclusiones de un estudio realizado por investigadores del Hospital Clínico y la Clínica Eugin, ambos de Barcelona. El trabajo muestra también que estas pacientes tienen un riesgo superior- -cinco veces más- -de sufrir preeclampsia. Este problema provoca subidas de tensión arterial que ponen en peligro tanto la salud de la madre como la de su hijo. El trabajo ha sido publicado en la revista AIDS tras estudiar a 472 mujeres seropositivas desde 1985 a 2003. El ginecólogo Oriol Coll y el experto en enfermedades infecciosas Josep María Gatell son los responsables del trabajo. El tiempo de infección y los años en tratamiento con antirretrovirales, los fármacos que mantienen a raya la in- DEMENCIA Y OBESIDAD E L riesgo cardiometabólico no es exclusivo de los obesos o de los que tienen sobrepeso. También la demencia es mayor en estas personas. Un nuevo estudio que aparece en Archives of Neurology protagonizado por investigadores suecos del Instituto Karolinska, refrenda y amplía las conclusiones del trabajo realizado por científicos estadounidenses de los Institutos Nacionales de la Salud y publicado antes del verano en British Medical Journal Miia Kivipeito y diez investigadores más del Centro de Investigación del Envejecimiento del Instituto Karolinska y de otros centros y hospitales de Suecia y Finlandia habían presentado las conclusiones de su estudio en Estocolmo, en el marco del último Congreso Europeo de Cardiología, pero ahora ha tomado carta de naturaleza al publicarse en esa revista científica. Estos investigadores han hecho un seguimiento durante veintiún años de 1.449 personas, para concluir que la obesidad y el sobrepreso, en las últimas etapas de la vida, son un riesgo importante de aparición de demencias. Las diferentes campañas de concienciación que se llevan a cabo en los países avanzados, entre ellos España, para combatir la obesidad y el sobrepeso tienen fundamento científico. Y por ello hay que hacer caso de las recomendaciones que hacen los clínicos, como por ejemplo, que la simple medida de la cintura para medir la grasa intraabdominal es suficiente para determinar si una persona está en riesgo cardiometabólico. Además, las sugerencias dietéticas son también importantes para combatir la obesidad y reducir el sobrepreso y evitar los elevados gastos del Sistema Nacional de Salud. Datos oficiales señalan que en España los costes directos e indirectos asociados a la obesidad suponen un 7 por ciento del gasto sanitario total. Este porcentaje se traduce en unos dos mil quinientos millones de euros anuales. Al margen de criterios economicistas, es oportuno recordar el estudio de la Universidad estadounidense de Duke, publicado hace unas semanas en Cell Metabolism Los científicos de Duke señalan que el músculo tiene una memoria metabólica de obesidad, por lo que se podría explicar así la causa de que una disminución de peso continuada resulta difícil de conseguir a pesar de la reducción de calorías ingeridas.