Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional SÁBADO 14 1 2006 ABC Los médicos temen que Sharón no despierte J. C. JERUSALÉN. La tensión y el nerviosismo han regresado al hospital Hadassah de Jerusalén, donde Ariel Sharón no acaba de cumplir los plazos marcados por su equipo médico habitual. Los partes son los mismos un día sí y otro también y eso es precisamente lo peor. Los galenos que le atienden, sus familiares y su entorno político más cercano temen que el primer ministro de Israel no despierte del coma en el que se encuentra desde hace más de una semana. A Sharón, que fue intervenido en la noche del jueves para retirarle unos cateteres, ya no le suministran medicamentos para mantenerle sedado. De ahí la preocupación de los doctores, que aseguran, en cualquier caso, que pacientes en la misma situación que el jefe de Gobierno hebreo han tardado en ocasiones días o meses en despertar. Mientras, el último ministro del Likud, Silván Shalom, de Asuntos Exteriores, presentaba ayer su dimisión por orden electoral de Benjamín Netanyahu. Le sustituirá la actual titular de Justicia, Tzipi Livni, que se convierte así en la segunda mujer jefa de la diplomacia israelí, después de Golda Meir. Algunos invitados judíos agredieron a los camareros árabes en presencia del presidente Katsav. El hermano de la novia había sido condenado a dos años y ocho meses de cárcel por secuestrar a un antiguo pretendiente El Gran Rabino de Israel casa a su hija a tortas JUAN CIERCO JERUSALÉN. La polémica y los escándalos persiguen desde hace más de un año sin cesar a la familia del Gran Rabino sefardí de Israel, Shlomo Amar. Tras ver cómo su hijo Meir, incitado por su madre, era condenado en 2005 a dos años y ocho meses de cárcel por secuestrar y dejar para el arrastre al penúltimo pretendiente de su hermana, el Gran Rabino Amar creía que iba a poder al fin pasar página el miércoles con la boda de Ayala, de 19 años, en la Gran Sinagoga de Jerusalén. Al festejo fueron invitados miles de personas, entre ellas el presidente de Israel, Moshé Katsav; varios ministros; el alcalde de Jerusalén y demás autoridades civiles y religiosas. Ofició la ceremonia el líder espiritual del partido sefardí ultraortodoxo Shas, el rabino Ovadi Yosef... y sirvieron el ágape un puñado de camareros palestinos que acabaron agredidos y humillados. Uno de los invitados, sin mediar provocación, rompió una botella de cristal en la cabeza de un camarero; otro, que chocó sin intención con el hombro de otro de los invitados, fue agredido por varios comensales. Así hasta que llegó la Policía y detuvo a dos de los agresores judíos. El escándalo acabó en las páginas de los medios de comunicación locales que ya vertieron ríos de tinta hace apenas unos meses cuando la familia Amar copó las portadas de los diarios hebreos. Por aquel entonces, Ayala Amar mantenía una relación algo más que platónica con un joven ortodoxo al que contactó a través de un chat de internet. La familia del Gran Rabino, sobre todo su mujer, Mazal, condenó la relación pero Ayala no dejaba de comunicarse con su pretendiente. Y ahí entró en juego su hermano mayor, Meir, de 32 años. Acompañado por una aterrorizada Ayala, Meir obligó al joven iluso a subir al coche y lo llevó a la casa familiar Uno de los invitados, sin mediar provocación, rompió una botella en la cabeza de un camarero de Jerusalén. Ayala quedó encerrada en el vehículo mientras que Meir y varios cómplices propinaban una paliza al indefenso muchacho, al que interrogaron, ataron sus manos con un cinturón, amenazaron con una navaja y lo que es mucho más grave y humillante para la tradición judía ortodoxa, le cortaron sus largos tirabuzones de sus patillas. Toda la familia Amar, también el Gran Rabino, fue interrogada por la Policía israelí. Meir confesó su culpa y un Tribunal de Tel Aviv le condenó a dos años y ocho meses de cárcel. Mazal fue absuelta sin levantar los ojos del suelo y su marido no se vio a la postre implicado. El enorme escándalo apenas se había borrado de las primeras páginas de los diarios. Esta semana, con la boda de Ayala con Barak Ben- Nissan, de 24 años, la familia ha copado de nuevo la actualidad. No por la alegría de la celebración de una boda forzada por las circunstancias y pactada por las familias de los contrayentes sino por las agresiones racistas contra los camareros árabes. AFP Duras críticas a la seguridad en las peregrinaciones a La Meca El mundo árabe analizaba ayer las causas de la tragedia que causó 362 muertos el jueves en Mena, en el marco de la peregrinación a La Meca, con fuertes críticas dirigidas contra Arabia Saudí. El periódico egipcio independiente Al Masry al Yom informó de la catástrofe con el título Ni seguridad ni orden A su vez, la prensa saudí abrió un debate acerca de cómo transportar a los peregrinos de forma segura en el futuro. Las víctimas murieron aplastadas en una aglomeración cuando los peregrinos se acercaban a la zona donde se realiza la simbólica lapidación del demonio. En la imagen, un hombre mira las fotos de los cadáveres en la morgue de Mena.