Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 1 2006 Nacional 23 Jornada trágica en las carreteras españolas, con una decena de víctimas en ocho graves accidentes Una veintena de vehículos se vieron implicados en dos choques múltiples en Toledo y Guadalajara dos mujeres murieron arrolladas, primero por un turismo y posteriormente por un camión, cuando intentaban cruzar la carretera N- 340 ABC MADRID. La jornada de ayer fue una de las más trágicas de 2006 en las carreteras españolas. En total, nueve personas perdieron la vida y diez resultaron heridas graves en siete accidentes de tráfico. El siniestro más aparatoso se produjo cerca de Guadalajara, en el kilómetro 274 de la N- 320, zona conocida popularmente como cuesta del Sotillo El resultado del accidente fue de un muerto, además de cinco heridos graves y otros tres leves. Se vieron implicados cuatro vehículos, lo que motivó el corte de la carretera en ambos sentidos durante más de dos horas. Otro muerto y ocho heridos más, esta vez tres graves y cinco leves, se registraron en un nueva colisión que implicó a 15 vehículos en la autovía de los Viñedos a la altura de la localidad toledana de Consuegra. La niebla se baraja como principal causa del siniestro. También en Toledo, pero en el término municipal de Orgaz, dos personas perdieron la vida y otras dos resultab En Vinaroz, ron heridas graves tras la colisión entre un turismo y un camión a la altura del kilómetro 98,600 de la CM- 410. Los fallecidos son el conductor y uno de los ocupantes del turismo. Los dos heridos son el conductor del camión y otra de las personas que viajaba en el turismo. La grúa traslada a un coche accidentado en la carretera entre Padrón y Ribeira Oscuridad En la carretera de Oza (La Coruña) por su parte, un joven de 20 años perdió la vida al chocar frontalmente su coche con una locomotora sin vagones en un cruce de vías. La oscuridad en plena madrugada hizo que el conductor no advirtiese el semáforo en rojo. Dos accidentes más provocaron otros dos muertos tras salirse ambos de la carretera. El primero de ellos, de 31 años, conducía su camión a la altura de Nerja (Málaga) y en Viladecans (Barcelona) un chico de 27 años resultó herido muy grave cuando su turismo se salió de la vía. Y en la localidad de Vinaroz (Castellón) dos mujeres vecinas de Benicarló murieron arrolladas, primero por un turismo y luego por un camión, cuando intentaban cruzar la N- 340 a la altura del Hospital Comarcal de Vinaroz. Por último, un hombre murió en Roquetas de Mar (Almería) tras ser atropellado por un vehículo en la avenida Faro Sabinal, a la altura de Buenavista. EFE Múgica pide que la Fiscalía actúe de oficio contra los que causan los siniestros El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha solicitado al ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, el endurecimiento del Código Penal contra los responsables de los accidentes mortales de tráfico. Según Múgica, las sanciones previstas por las leyes españolas no se adecúan a la gravedad de los hechos, razón por la cual la siniestralidad de las carreteras españolas es tan alta. Además, las víctimas de los infractores de las normas de seguridad vial se sienten desprotegidas y, entre otras medidas, el Ministerio Fiscal debería intervenir de oficio en todos los casos delictivos, sin tener en cuenta si existe denuncia del perjudicado o no. Los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los menores de 39 años en España. Esta alta siniestralidad preocupa al Defensor del Pueblo, para quien estos datos no se ajustan con la tipificación de las imprudencias graves como simples faltas o con la sanción del delito de conducción bajo la influencia del alcohol con simples multas económicas, pues la pena de cárcel es suspendida con frecuencia. Múgica ve absolutamente necesario reforzar la sanción de los grandes infractores, que pueden actualmente disfrutar de una sensación de impunidad, al ser en la práctica excepcional que la causa de una o varias muertes, incluso en casos de conducción temeraria, comporte efectivo ingreso en prisión Dos coches de alta cilindrada circulaban de madrugada a gran velocidad por una autovía de Granada. A sus volantes, un joven de 19 años y un adolescente de 17 se adelantaban entre sí en una improvisada competición, cuyo fatal desenlace fue el fallecimiento de una niña de 12 años La carrera en la autovía acabó en muerte TEXTO: R. M A. M GRANADA. El accidente sufrido por seis jóvenes del pueblo de Iznalloz cuando regresaban de una noche en la discoteca la madrugada del sábado no se acabó con la muerte de una de las ocupantes: una menor de 12 años. Los agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada iniciaron una investigación sobre lo ocurrido, que ha concluido con la imputación en un presunto delito de conducción temeraria de un menor y un joven que se encontraban haciendo carreras en plena autovía en el momento del accidente. Uno de los acusados, de 19 años, es el conductor del vehículo que sufrió el siniestro. El otro, a sus 17 años, quedó a disposición de la Fiscalía de Menores porque iba al volante de otro turismo de gran cilindrada con el que presuntamente se dedicaba a competir en velocidad con su compañero. La conclusión alcanzada por la Guardia Civil está basada, según confirmaron fuentes de la investigación, en la declaración de los propios imputados, que reconocieron que iban picándose Es decir, adelantamientos endemoniados entre dos vehículos a una velocidad de vértigo. En uno de los vehículos, un Opel Calibra, viajaban cuatro adolescentes, incluido el menor que conducía. El otro que participaba en la competición era un Mercedes de 170 caballos en el que iban seis jóvenes, incluida la menor de 12 años que murió. Noche de fiesta El grupo venía de pasar la noche en una discoteca de Benalúa de las Villas, según declararon ante la Guardia Civil, y regresaban a Iznalloz. Sobre las cuatro de la mañana, una curva convirtió en muy peligrosa la trayectoria de la carretera que transformaron en su rally particular. Pero sólo uno de ellos sabía que esa curva estaba allí. Era el menor que conducía el coche de su padre. Según declaró, frenó a tiempo para evitar perder el control del vehículo. Su compañero de carrera no tomó tal precaución, quizá desconocía la forma de la autovía A- 44 en ese punto, y se salió de la carretera. El accidente fue muy aparatoso. La gran velocidad a la que circulaban hizo que no pudiese acabar de otra forma. Además, contribuyeron la nula visibilidad de la madrugada y el estado de la calzada, que se encontraba mojada. Tras realizar varios trompos al perder el control de la conducción, el vehículo se salió por un margen de la carretera para acabar destrozado en el contrario, tras cruzar los dos carriles del mismo sentido. En una de estas vueltas, la niña de doce años salió despedida por la luna delantera del Mercedes, propiedad del padre del joven que lo conducía. Según confirmaron fuentes de la investigación, no llevaba el cinturón de seguridad.