Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional EL DESAFÍO DEL ESTATUTO CATALÁN SÁBADO 14 1 2006 ABC Tú eres el lento y la parábola del balón de rugby MADRID. Que la negociación va lenta es un hecho. Y que todos los negociadores se culpan entre sí, también. Los partidos catalanes acusan al PSOE de planificar citas bilaterales o multilaterales a su conveniencia. Incluso, se ha acusado a los socialistas de ocultar a unos lo que pacta con otros en la intimidad de la bilateralidad Mentira replica el PSOE molesto. Y Rubalcaba deja caer que si no hay más reuniones multilaterales es porque otros las vetan. ¿Y la nación? El PSOE quiere negociarlo bilateralmente pero CiU tiene claro que impera la parábola del rugby Quien tiene el balón, lo juega hacia atrás. Se lo quita de encima. Pero cuando el balón llega al último jugador, sólo tiene una opción: patadón hacia delante. El misterio de la nación se resolverá al final... y de golpe. ponde a la Generalitat la potestad legislativa, reglamentaria y la función ejecutiva, en el marco de las bases que fija el Estado como principios o mínimo común normativo en normas con rango de ley, excepto en los supuestos que se determinen de acuerdo con la Constitución y el presente Estatuto. En el ejercicio de estas competencias, la Generalitat puede establecer políticas propias. El Parlamento debe desarrollar y concretar a través de una ley aquellas previsiones básicas Puigcercós (ERC) señala a Rubalcaba durante un descanso de la reunión multipartita de ayer en Madrid FRANCISCO SECO El cuatripartito arranca al PSOE un aval para blindar competencias compartidas Pactan enmiendas comunes para que el Estatuto condicione la Ley Judicial que el acuerdo definitivo no depende de discusiones técnico- jurídicas, sino de qué partido catalán se atreverá a ser el primero en decir sí MANUEL MARÍN MADRID. La segunda reunión multilateral entre los negociadores del Estatuto de Cataluña- -el cuatripartito y el Gobierno socialista- celebrada ayer en el Congreso de los Diputados y no en Barcelona, sirvió al PSOE para concluir que aunque no se sellaron muchos acuerdos, el texto está maduro Habrá un pacto definitivo, incluso en materia de financiación y en la denominación de Cataluña, pero todavía es prematuro pronosticar cuándo. Los socialistas, que ayer tuvieron que soportar un auténtico chaparrón de críticas por parte de los partidos catalanes, muy exasperados por la lentitud de los avances- -culpan al PSOE de imponer una errónea metodología negociadora- ven factible cerrar un acuerdo definitivo el próximo día 21, pero no probable. No depende tanto de discusiones técnico- jurídicas como de la voluntad de los partidos catalanes. Quién dice sí el primero. Esa es la clave arguyen desde el PSOE, comprensivos con el hecho de que los partidos catalanes están obligados a rentabilizar sus respectivas estrategias ante su público y medir sus propios tiempos. Aunque socios en el Estatuto, son rivales en las urnas. Y eso se nota en la negociación porque nadie quiere ser el primero en reconocer que da su brazo a torcer. Por eso, el b Los socialistas creen cuatripartito huye de las prisas que sí tiene un PSOE que, a estas alturas, ni siquiera se molesta en esconder. La principal novedad de la cita de ayer fue el compromiso arrancado por el cuatripartito al Gobierno para cerrar una nueva redacción del complejo artículo 111 del Estatuto: el que determina el alcance y los límites de las competencias compartidas entre Administración central y Generalitat. Los partidos catalanes lo exhibieron como un trofeo toda vez que presumieron de haber conseguido preservar en buena medida el blindaje que el Estatuto traía de origen. La fórmula aceptada ayer por el PSOE evitará, tal como quería el cuatripartito la discrecionalidad del Estado para contrarrestar- -y en su caso anular de facto- -con normativa bási- ca los efectos de competencias compartidas. El cuatripartito había denunciado cómo el Estado, con normas o circulares sin rango de ley, podía llegar a eclipsar leyes autonómicas, usurpando e invadiendo -así lo definió CiU- -la autonomía legislativa de las comunidades. Ahora tiene ya su garantía. Los partidos catalanes no hablaron de cesión del PSOE, pero presumieron de su logro. Y el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, no lo calibró en términos de quién gana o quién pierde sino que se aplicó la doctrina de la patena Se ha constitucionalizado lo que era inconstitucional dijo. La nueva redacción del artículo 111 quedará así: En las materias que el Estado atribuye a la Generalitat de forma compartida con el Estado, corres- No se podrán convocar referendos Para ERC e IC- V, esta redacción impedirá al Estado meter las narices en competencias de las Comunidades y usar la legislación básica como tijeras contra las autonomías porque incluye el filtro previo de la Generalitat. Desbloqueados el artículo 111 y los demás alusivos a la definición de competencias, los negociadores allanaron parte del camino. Ayer, por ejemplo, quedó muy trillado el capítulo para atribuir competencias exclusivas en agricultura y educación a Cataluña. No hay acuerdo alguno, sin embargo, respecto a las Cajas de Ahorro y el PSOE ya ha dejado meridianamente claro que va a ser inflexible a la hora de reconocer a Cataluña la capacidad para convocar referendos. Tampoco se ha avanzado en infraestructuras- -cesión de puertos y aeropuertos- -ni en inmigración. En materia de Justicia, los partidos catalanes pactaron con el PSOE presentar enmiendas conjuntas a la Ley del Poder Judicial. De esta forma, eluden un eventual choque violento entre Estatuto y Ley orgánica y pactan su mutua armonización. Por el momento, no hay acuerdos en la reforma de los cuerpos nacionales de Justicia o en la exigencia del catalán a los jueces como requisito. La reunión de ayer se cerró con 47 competencias aún por tratar y con el compromiso de abordar la nación la semana que viene. Pero ayer, todos los partidos catalanes insistieron en que Cataluña es una nación Y no les vale que conste sólo en el preámbulo. Escuredo: Usar nación para una comunidad es anticonstitucional, se ponga donde se ponga A. F. C. SEVILLA. El ex presidente de Andalucía, el socialista Rafael Escuredo, advirtió ayer de que usar el término nación para una comunidad autónoma es anticonstitucional se ponga donde se ponga El también miembro fundador de la Plataforma Andaluces Levantaos se refería así a la aceptación por parte de los barones del PSOE, y entre ellos el presidente andaluz, Manuel Chaves, de aceptar que el Estatuto catalán incluya la denominación de nación para Cataluña en el preámbulo de ese texto legal, y no en el articulado. Si se pone en el preámbulo- -explicó Escuredo- tiene menos fuerza jurídica que si se incluye en el artículado, pero es en cualquier caso improcedente No obstante, reclamó también que si finalmente se ratifica incluir el término nación en el preámbulo del Estatuto de Cataluña, se incluya también en el del texto andaluz.