Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 14 1 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil VIOLENCIA SIN CONTROL L inicio de 2006 ha sido especialmente trágico para las mujeres. Ya han sido muertas cinco a manos de sus parejas. Las cifras de la violencia doméstica aún son peores si tenemos en cuenta que hay añadir el homicidio de una niña de cinco años, tiroteada por su padre, y de un hombre apuñalado por su novia. Con este saldo tan abrumador en menos de dos semanas es necesario insistir en que este tipo de violencia sigue fuera de control. Es cierto que en 2005 murieron diez mujeres menos que en 2004, pero también que ha habido años con cifras menores (en 2002) Este movimiento de alzas y bajas demuestra que hay que desterrar la demagogia y la manipulación de sentimientos cuando se trata de ofrecer soluciones a miles de mujeres que viven en situación de maltrato o amenaza. Otra cosa es que la sociedad cambie su percepción y, en este sentido, existe una rebaja de la exigencia social a los poderes públicos sobre la cuestión, debido en buena parte a que las entidades y colectivos de defensa de la mujer, que con el anterior Gobierno no escatimaban reproches de culpa a la política del PP o ponían en la picota a jueces y fiscales por su supuesta benevolencia, hoy calla y secundan al Ejecutivo socialista, diluyendo las responsabilidades en ese magma que todo lo aguanta que es la sociedad. Lo cierto es que ningún Gobierno es responsable de este goteo continuo de muertes, en la medida en que se trata de una violencia bien indetectable por falta de denuncias previas o bien impredecible, porque se manifiesta de forma súbita. Sí se puede hablar de responsabilidad política cuando el Gobierno alimenta expectativas que son imposibles de cumplir. En este sentido, el contraste de las cifras de muertes con la ley integral contra la violencia sobre la mujer refleja la frustrante limitación de los poderes públicos para actuar de forma eficaz en este problema. Al mismo tiempo, la esperanza que suscitó dicha ley en muchas posibles víctimas revela hasta qué punto es eficaz la propaganda política cuando recae sobre necesidades apremiantes de los ciudadanos. El aumento de penas y la discriminación negativa contra los hombres no disuaden a agresores que están dispuestos a matar también a sus hijos y suicidarse después, como sucedió el pasado jueves en la Base Aérea de Zaragoza. La reacción penal es imprescindible, pero, vista la situación, hay que cualificarla, tratando la peligrosidad que presentan muchos agresores, aun después de cumplida la condena y para los que una mera orden de alejamiento no constituye freno alguno. Quizá haya que subir el nivel de las medidas de seguridad posteriores al delito. Aun siendo necesario el incremento de los castigos, la única opción eficaz es la anticipación y prevención. Y para esto es preciso una mayor colaboración de las personas que se hallan en los ámbitos más próximos a la víctimas. No se puede seguir admitiendo estos silencios ante lo que muchas veces son indicios de un final trágico y no meros asuntos de pareja. E FRACASO DIPLOMÁTICO Y PERJUICIOS COMERCIALES L A torpeza diplomática del Gobierno socialista comprometeseriamente el interés nacional de España. La decisión de la Administración Bush de denegar las licencias para transferir tecnología (sensores, radares y cámaras, entre otros elementos) utilizable en los doce aviones militares que EDS- CASA acordó vender a Venezuela, es una decisión de carácter político, que se había aplicado ya a Brasil en un caso similar. Así lo aclaraba ayer la Embajada de los Estados Unidos en Madrid, saliendo al paso de unas singulares declaraciones del portavoz de Exteriores que pretendía achacar el veto a razones comerciales y empresariales. EE. UU. ha expresado con frecuencia su preocupación respecto de un régimen que se aleja de la democracia y contribuye a la inestabilidad de la región. La opción inexplicable de Zapatero en favor del caudillo que se ampara en una supuesta tradición bolivarianatuvo su reflejo en este caso concreto con la presencia del ministro de Defensa en la firma de los contratos. Así, Bono escuchó en directo los elogios envenenados que Chávez dirigió al presidente del Gobierno por su capacidad de resistencia ante el imperialismo norteamericano. La falta de responsabilidad se paga muy cara en política exterior. Porque si bien resulta posible la transferencia de la tecnología necesaria desde otros países europeos- -incluso desde Israel- eso conlleva un sensible incremento de los costes (unos 18 millones de euros) y un retraso inevitable en los plazos fijados. Tal es el trastorno que la operación le representa, que la compañía prefiere que se rescindan los acuerdos y que se paguen las indemnizaciones pertinentes a Caracas. Pese a ello, la vicepresidenta Fernández de la Vega insiste en que se acudirá a terceros países para reponer los componentes, lo que demuestra que el Gobierno está empeñado en seguir un camino que no conduce a ninguna parte. La primera damnificada de este despropósito es la propia diplomacia española. Con una agenda vacía de contactos relevantes en los próximos meses, Zapatero se encierra en su pequeño mundo de estrategias oportunistas para satisfacer a los socios parlamentarios. España ha perdido peso en los foros internacionales y en la UE. Nadie acierta a comprender la prioridad que se otorga a personajes que encarnan un populismo trasnochado y cuyo prestigio ante los países serios se sitúa bajo mínimos. Chávez, además, practica una peligrosa estrategia que arrastra a otros países de la región hacia fórmulas que han demostrado su incapacidad para mejorar la calidad de vida y el arraigo de las instituciones democráticas. Para este viaje, más vale que los responsables de nuestra política exterior se queden en casa porque amigos de este tipo sólo sirven para crear problemas. Por supuesto que EADS- CASA y sus socios europeos sufren un grave quebranto en sus legítimas expectativas comerciales. Se cree que al consorcio se le podría impedir participar en concursos de suministro de armamento en Estados Unidos por valor de 18.000 millones si el Gobierno español sigue empeñado en vender los aviones aChávez. Además, para cualquier empresa supone un grave perjuicio el hecho de que, una vez firmados, los contratos no se puedan llevar a efecto o que los costes crezcan de forma sensible a causa de la imprevisión gubernamental. La diplomacia tiene hoy día un fuerte componente económico y comercial. Un gobierno que no sabe defender el interés de las empresas nacionales merece el más severo reproche. En efecto, entre las obligaciones de Exteriores y los demás departamentos afectados, se encuentra el haber previsto la reacción- -nada sorprendente- -de un país del que se proclama la condición de amigo y aliado. Es notorio que entre Bush y Zapatero no hay sintonía de ningún tipo y que las puertas de la Casa Blanca siguen cerradas para el presidente español. Pero también lo esque lasrelaciones bilaterales se mantienen en términos razonables en los ámbitos económicos, técnicos y socioculturales, como corresponde a dos naciones cuyos vínculos están por encima de las discrepancias coyunturales. En este contexto es un error grave haber impulsado la firma de los contratos sin una consulta previa, con la discreción exigible en estos casos, a quienes tienen en su mano otorgar un permiso que condiciona la oportunidad de la transacción. Debe añadirse que también la parte venezolanaresulta perjudicada porque- -sean unos u otroslos gobernantes- -Bono les vendió algo que no podía venderles. Fracaso colectivo, en fin, del cual debe hacerse responsable a una política exterior errática, inconsistente y mal orientada. MERKEL Y BUSH RETOMAN EL VÍNCULO LEMANIA y los EE. UU se acercan. Con este movimiento diplomático la relación entre ambos países recupera lentamente el clima de normalidad después de la crisis vivida durante la guerra de Irak. La visita de Ángela Merkel a Washington y su encuentro con George Bush demuestran que es prácticamente un hecho el restablecimiento de la sintonía rota bajo el gobierno rojiverde del canciller Schröder. Con este gesto de aproximación a los EE. UU. además de reforzarse el vínculo trasatlántico, Alemania exhibe claramente la voluntad de ser más visible internacionalmente. La intensa agenda exterior desarrollada por la canciller desde su llegada al gobierno avala esta hipótesis. No sólo porque se aprecia una paulatina reducción del peso atribuido a la colaboración bilateral desarrollada dentro del debilitado eje franco- alemán, sino porque se intuye en ella un proyecto de liderazgo discreto y silencioso sobre el conjunto de la Unión Europea, siguiendo para ello una política de alianzas multilaterales que podría comenzar a A tejerse en los próximos meses aprovechando la oportunidad que brinda la presidencia austriaca. Quizá fuera bueno que el presidente Zapatero tomara ejemplo de la política exterior desarrollada por Merkel, aquella fracasada -en palabras del presidente español- -que hoy manda en la primera potencia europea. Sobre todo porque una Alemania dispuesta a desempeñar un mayor peso dentro de la UE necesitará de apoyos inteligentes que respalden su proyecto multilateral, siendo aquí España un país de gran valor debido a su posición como país mediterráneo y atlántico al mismo tiempo. Por lo demás, y en lo que se refiere a la coyuntura actual, la entrevista entre Merkel y Bush puso de manifiesto que va a ser muy difícil que Irán finte al Consejo de Seguridad de la ONU, una vez que el iluminado que preside el país, Mahmnud Ahmadineyad- -el mismo que se mostró partidario de borrar del mapa a Israel- siga obcecado en desafiar a toda la comunidad internacional con su programa nuclear.