Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Espectáculos VIERNES 13 1 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Shooting Stars 2006 El 5 de marzo Marta Etura, entre los actores promocionados en la Berlinale La actriz española Marta Etura formará parte durante el Festival de Cine de Berlín- -se celebrará del 9 al 19 de febrero- -de los veintiún jóvenes actores europeos lanzados como Shooting Stars 2006 por la Oficina de Promoción del Cine Europeo. Etura participó en 2004 en la sección oficial de la Berlinale con La vida que te espera y el año pasado en Panorama con Para que no me olvides Robert Altman recibirá el Oscar de Honor a toda su carrera La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha anunciado que entregará al realizador octogenario Robert Altman el Oscar de Honor el próximo 5 de marzo en la 78 edición de la ceremonia de estos premios. Se le concede el galardón por una carrera que ha reinventado continuamente el arte cinematográfico y que ha inspirado a otros realizadores y a la audiencia por igual El Club de las olas A lomos de un tsunami EE. UU. Director: Dana Brown Documental E. R. M. unque uno oye la palabra tabla y piensa que hay quesos o patés encima, no puede cerrar la boca de admiración ante las imágenes de este documental, El Club de las olas que nos acerca a unos tipos singulares que cabalgan sobre olas de varios metros y muchas lenguas húmedas y peligrosas. Y si verlo es ya para cortar la respiración, hacerlo debe de ser tan estimulante como subirse a un escenario ante cien mil personas sin tener nada que decir. La ha dirigido Dana Brown y, en efecto, es sin duda un auténtico marrón meterse ahí con la cámara, en el ojo de la ola, gigantescos tsunamis algunas, mientras vuelan a la altura de la nariz los mejores surfistas o surferos del mundo, tan tozudos algunos en montarlas como las propias olas en pisar la orilla. No cejan nunca. Nos cuentan sus vidas, sus historias, sus vaivenes a la búsqueda del rizo maravilloso, sea en Wisconsin o en Vietnam. Vemos hombres, mujeres, niños, ancianos curtidos como bucaneros, gente que ha hecho de ese mundo una auténtica filosofía: no todos podemos afirmar que hay una tabla más o menos firme debajo de nuestros pies. No es fácil, sin duda, pertenecer al Club de las olas, pero lo que está chupado y es aconsejable es simplemente verla. A Borja Navas encarna a Juan Carlos Delgado, El Pera en la película de Miguel Albaladejo Volando voy José Antonio de la Loma y Eloy de la Iglesia dieron la confirmación a un subgénero, llamémosle de delincuentes juveniles que inauguró Carlos Saura con Los golfos Miguel Albadalejo abunda en él y coincide en los cines con 7 vírgenes del debutante Alberto Rodríguez Volando voy el lema de El Pera pero también el de Albaladejo E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Una escena de la película sumió dos riesgos enormes el director Miguel Albaladejo en Volando voy El primero, habitual en el cine, fue hacer una película cuyo protagonista absoluto es un crío de diez años; y el segundo, ya no tan habitual, el encomendarle el guión de la película a ese mismo personaje, aunque con unos cuantos años más. El propio Juan Carlos Delgado, El Pera cuenta su historia, la de un niño delincuente especialista en birlar coches para exprimirles hasta la última pata de sus caballos... Vemos los recuerdos de El Pera desde que metió la directa hasta que decidió cambiar de marcha y entrar en la Ciudad Escuela de los Muchachos, un curioso lugar de Leganés en el que un tal Tío Alberto se dedicaba a la acogida y reinserción de chavales. Dos riesgos. Y a los dos hay que irse acostumbrando a medida que avanza la película. Al pequeño protagonista, Borja Navas, que no es lógicamente A Sir John Gielgud, le cuesta hacerse con la física de un personaje tan extremo y da la impresión de que el mito le queda amplio. Sea por sus propias cualidades, o sea porque el espectador se amolda como un chorro de agua a su vaso, la cosa es que el niño acaba por dominar al antihéroe las últimas escenas, lo mejor, sin duda, de la película, apresan la emoción con la garra afilada. En cuanto al segundo riesgo, el de que sea él mismo el relator de sus hazañas, uno ha de irse igualmente acostumbrando al tono un anecdotario acelerado, secuencias rápidas y entrecortadas y un claro ejemplo de esas sutiles diferencias entre lo verdadero y lo verosímil... (tal vez se hubiera podido acudir también a un terreno neutral, el de la biografía de El Pera hecha por Antonio Olano) Sin duda será verdad la relación maternoamorosa entre el niño regordete y la impresio- nante Mar Regueras, pero tiene una costra de inverosimilitud difícil de despegar. Como algunos diálogos o algunos tramos de la historia (todo lo de el señorito la conversación entre el padre y los policías, la insistencia navideña... habría que haberlos modelado quizá más verosímiles, aunque se apartaran por ello algo de la verdad De todos modos, Volando voy que pertenece a un subgénero potente y variado de nuestra cinematografía, le aporta varias ideas y le abre alguna que otra espita: es interesante que se haya escogido una parte muy concreta de la biografía de este personaje (los dos o tres años previos a lo esencial, su entrada en el área de Tío Alberto y su espectacular reconversión a piloto) Por lo demás, el inclasificable Miguel Albaladejo tiene el valor de poner a un actor de comedia como Fernando Tejero para un papel muy dramático. ¿Valor o temeridad?