Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 1 2006 Espectáculos 59 Bille August: En Estados Unidos, la pena de muerte es un tema casi tabú El cineasta danés estrena hoy en España su último filme, Sentencia de muerte b La historia critica algunos sectores de la sociedad norteamericana, donde la muerte se convierte en un espectáculo muy lucrativo para muchos menos para el reo SUSANA GAVIÑA MADRID. Bille August confiesa que el desafío que le planteaba su último trabajo, Sentencia de muerte que llega hoy a las pantallas españolas, no era otro que comprender a una sociedad que mata a sus ciudadanos Algo que le resulta difícil desde la perspectiva de quien ha nacido en Europa- -en su caso en Dinamarca- donde el sistema judicial intenta rehabilitar a los criminales. Los seres humanos no somos perfectos y merecemos la oportunidad de ser perdonados frente a otras sociedades o estados, como el de Oklahoma, donde se persigue el castigo y no la rehabilitación. Allí veo- -continúa- -una gran contradicción, pues en cada esquina hay una iglesia, y para mí la religión significa reconciliación y perdón El cineasta danés, responsable de éxitos como Pelle el Conquistador película por la que obtuvo un Oscar, Los miserables o La casa de los espíritus asegura, sin embargo, que en este filme no ha querido posicionarse sobre el tema de la pena de muerte, ni a favor ni en contra August, que define la película como un thriller y un drama sobre gente en una situación especial explicó durante la presentación que el proyecto surgió de un artículo en un periódico que se hizo eco del caso de una persona que mantenía correspondencia con condenados a muerte, y cuyas cartas posteriormente vendía al mejor postor. gún lo requieran los índices de popularidad- -aún está caliente el caso de Tookie Williams- hasta el espectáculo mediático que se mueve a su alrededor, pasando por los 200 dólares que cobra cada uno de los tres verdugos encargados de pulsar un botón, acción que realizan como si se tratara de un gran honor subraya el cineasta; o los vendedores de perritos calientes para aquellos que se manifiestan ante las puertas de la cárcel pro o en contra de la pena capital. El sistema judicial en Estados Unidos tampoco queda al margen de estas críticas. Ejercer de abogado dedicado a los casos de pena de muerte es uno de los trabajos menos atractivos y se paga poco indica August, que ha estado asistido durante el rodaje por un asesor legal. Si bien el cineasta se declara completamente en contra de la pena de muerte reconoce que en Estados Unidos la gente es muy sensible a este tema y casi es un tabú. Sólo algunos intelectuales se muestran más abiertos para hablar sobre la abolición. Pero es un tema que produce en general muy mala conciencia colectiva Espero- -añade- -que con esta película el público se haga a la idea de que la pena de muerte es condenable SONY Cuenta atrás para El Código Da Vinci La adaptación cinematográfica de la célebre novela de Dan Brown, uno de los mayores fenómenos literarios de los últimos años, se encuentra ya en la cuenta atrás para su estreno, uno de los más esperados del año. Los problemas que rodearon el rodaje del filme, dirigido por Ron Howard y protagonizado, entre otros, por Tom Hanks, Audrey Tatou (en la imagen) Ian Mckellen y Jean Reno, la popularidad del libro y la magnitud de la superproducción, que se estrenará en todo el mundo el 19 de mayo, justifican la expectación. Teresa de Calcuta, la gota que llenó el océano J. BASTANTE MADRID. Sé bien, y lo saben cada una de mis hermanas, que lo que realizamos es menos que una gota en el océano. Pero si la gota le faltase, el océano carecería de algo cuentan que contestó un buen día la madre Teresa de Calcuta (Skopje 1910- Calcuta 1997) cuando le preguntaron si su trabajo, en mitad de los más pobres de entre los pobres, servía para algo. Y es que la religiosa albanesa, fundadora de las Misioneras de la Caridad y recientemente beatificada, quiso hacer de su vida un manantial del que surgiera el agua de la salvación para cientos de miles de apestados, leprosos y enfermos terminales, primero en Calcuta y posteriormente en todos los rincones del mundo, Vaticano incluido. Todo arrancó en septiembre de 1946, cuando la hermana Teresa, religiosa de las hermanas de Loreto, tomó el tren de Calcuta a Darjeeling para realizar su retiro anual. En la estación, un hombre agonizaba ante la pasividad de la muchedumbre. La beata de Calcuta se quedó a su lado, acompañándolo hasta que murió. Tengo sed susurró aquel moribundo, y Madre Teresa vio El precio del consuelo Éste es, precisamente, el punto de partida de Sentencia de muerte un abogado arribista (intepretado por Aidan Quinn) que tropieza con un caso excepcional, el de una joven (Connie Nielsen) condenada por asesinar a una niña de dos años. Dos ingredientes, una mujer- -sólo el 3 por ciento de los reos ejecutados en Estados Unidos son mujeres- -y un bebé, que incrementarán de manera extraordinaria el precio de las misivas (hasta 800.000 dólares) Sin embargo, acontecimientos inesperados darán la vuelta a una historia que August califica de conciliación y de perdón en la que el cineasta va arrojando a los ojos del espectador destellos de crítica hacia la sociedad norteamericana, donde la muerte parece formar parte de un negocio lucrativo. Desde los políticos que, a modo de los antiguos emperadores romanos, levantan o bajan el pulgar se- Olivia Hussey interpreta a la madre Teresa de Calcuta en esta película en sus ojos la mirada de Cristo en la cruz. Desde entonces, supo que su misión estaría junto a los más pobres. Tras unos comienzos no exentos de dificultades, Teresa y las primeras Mi- sioneras de la Caridad comenzaron su labor, educando a niños y ayudando a bienmorir a cientos de hombres y mujeres en los suburbios de Calcuta. Seguramente, la santa de los pobres no hubiera aprobado la película de Europroducciones que se estrenará el 20 de enero, dirigida por Fabrizio Costa y protagonizada por Olivia Hussey. No era muy amiga de los protagonismos; tanto, que hubo que convencerla para que viajase hasta Oslo en 1979 para recibir el Nobel de la Paz, en aquella famosa noche en la que consiguió que la organización cancelara un lujoso banquete en su honor y donara su coste a los pobres. Sin quererlo, Madre Teresa se convirtió en uno de los mayores iconos mediáticos del pasado siglo. Dios y yo hemos hecho un pacto- -decía entre bromas- Le he dicho que por cada foto que me hagan, Él se encargará de liberar a un alma del Purgatorio. Creo que a este ritmo, dentro de poco se va a vaciar Hoy, ocho años después de su muerte, las sucesoras de Madre Teresa siguen rebosando el océano con las gotas de su sudor, de su trabajo y de su amor incondicional por los desheredados de la Tierra.